En síntesis

¿Se parece el 4 de febrero de 1992 al 11 de abril del 2002?

No son meras formas las que distancia a estos dos eventos que registra la historia contemporánea. Aunque en ambos sucesos la ruptura del hilo constitucional estuvo guindando sin ser bola, también fue la posteridad la que aclaro el verdadero final de la película. De modo que confunden gimnasia con la magnesia, quienes por carecer de método científico, afirmen de manera simplista de que en ambos sucesos los actores andaban juntos pero no revueltos.

No cabe duda que hay una diferencia de cien años luz, entre la rebelión militar que encabezo Hugo Chávez, y el efímero Golpe de Estado con el que EEUU quiso imponer un monigote que protegiera intereses de las corporaciones trasnacionales. Y decimos que no puede haber ningún paralelismo, porque en estos dos polémicos sucesos de la vida republicana, existió una marcada diferencia en la motivación, y también en los objetivos que se habían trazado sus principales actores.

Para nadie es secreto que para el momento del fallido alzamiento militar del 4 de febrero , Venezuela era un verdadero hervidero de contradicciones sociales; además, estaba húmedo en el recuerdo los terribles días de la masacre conocida como "El caracazo" o "sacudón". En esa ocasión, fueron violando todos los derechos humanos por parte la Policía Metropolitana y las Fuerzas Armadas del Ejército y la Guardia Nacional, quienes arremetieron de manera bestial contra el pueblo que salió a protestar el paquetazo neoliberal que el FMI y el Banco Mundial habían impuesto a Carlos Andrés Pérez, gobernante a quien sus propios compañeros de partido lo echaron a patadas del poder. Aunque las cifras oficiales reportaron 276 muertos y numerosos heridos, extraoficialmente se supo que hubo más de 300 personas fallecidas y 3000 desaparecidas.

La hegemonía de AD y COPEI por más de cuarenta años, la corrupción galopante que apestaba a descomposición moral, así como esos reiterados actos de traición a los intereses de la patria, fueron caldo de cultivo para que en los cuarteles se encubara una rebelión militar que tuvo entre sus principales fallas no haber contado con un considerable apoyos en la sociedad civil. Al igual que en 1918 y 1928, la delación volverá a torpedear la eficacia de la acción castrense, y a Chávez no le quedaría otra salida que anunciar en aquel célebre discurso: "Compañeros lamentablemente, por ahora, los objetivos que nos planteamos no fueron logrados en la ciudad capital". "Nosotros, acá en Caracas no logramos controlar el poder. Ustedes lo hicieron muy bien por allá, pero ya es tiempo de reflexionar y vendrán nuevas situaciones y el país tiene que enrumbarse definitivamente hacia un destino mejor".

Con el golpe de Estado del 11 de abril del 2011, ocurrió un hecho muy curioso, pues misteriosamente fue en el seno de alto gobierno que desfilaron los integrantes del ejército de traidores, y quienes habían entrado en combinación para confabularse con la Embajada de EEUU, Fedecamara, la CTV y los partidos de la vieja cultura puntofijista. Como es sabido, el gobierno de facto de Pedro Carmona duro el mismo que un ´peo en chinchorro, pues en las FAN la reacción no se hizo esperar, rechazando las pretensiones de quienes no fueron más torpes porque Dios es muy grande.

Al conmemorarse un aniversario más de los sucesos que fueron noticia dentro y fuera de nuestras fronteras, valdría la pena traer a colación algunas reflexiones que debería ser pitazo de alerta. Hoy, vivimos tiempos de grave crisis institucional, y por ello las ramas del Poder Público no logran ponerse de acuerdo con el objeto de mejorar su mejor funcionamiento. El chavismo que otrora fue una poderosa fuerza popular que irradiaba confianza, ahora se disputa la tumba con AD, COPEI y sus derivados. De ahí, que la mayoría de los venezolanos apuesten a un nuevos liderazgos, que tengan visión de país y que no arrastren los vicios de esa partidocracia que hiede a cacho quemado.

Con tanta vaina que a diario suceden y que nos tienen al borde de la locura colectiva, uno no sabe si conmemorar o darnos el sentido pésame.

 

 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3401 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Freddy Elías Kamel Eljuri

Presidente del Instituto Municipal de Patrimonio Histórico de la Alcaldía Bolivariana del Municipio Miranda del estado Falcón. Vicepresidente de la academia de Historia del Estado Falcón. Escritor. Productor radial.

 kameleljuri@gmail.com

Visite el perfil de Freddy Elías Kamel Eljuri para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Freddy Elías Kamel Eljuri

Freddy Elías Kamel Eljuri

Más artículos de este autor