Baduel contra Dios en la Zona de Seguridad

Apoteósica Inauguración: 7 muertos

Mal arrancó, la llamada Zona de Seguridad en el Táchira. Con una masacre. Ocho muertos. Presuntamente asesinados con saña por un distinguido del ejército, apostado en esa zona. Zona “de malas”. Porque por allí mismo tuvo lugar la famosa masacre de Las Coloradas en la que perdieron la vida 15 campesinos a manos de una Comisión policial-militar que montó un polígono de tiro muy particular aquel día. Ahora se produce una singular masacre. Porque medio-matar a las víctimas a tiros, y luego quemarlas vivas, sin dejar por fuera a mujeres y niños, habla de que algo terrible hay detrás de todo eso. La haya perpetrado una sola persona o un grupo.

Más de un año denunciando

Desde esta misma ventana, hemos venido denunciando, hace más de un año, lo que vislumbramos que sucedería en el Estado Táchira. Aunque no es necesario ser analista político, para imaginar que: 1. Si tenemos al lado un país que recibe en dinero, en equipos militares y en pertrechos, la tercera ayuda más grande que otorga el Imperio, en todo el planeta; 2. Si sabemos desde hace tiempo, que la injerencia norteamericana (a través del llamado Plan Colombia) es más que notoria en ese país vecino, y que con la excusa de combatir al narcotráfico, combaten realmente a los grupos de liberación nacional que tratan de tomar el poder en ese país, el que desde hace más de 60 años no ha dejado de estar conducido por grupúsculos empresariales y sub-imperiales que actúan en favor de los intereses de las transnacionales norteamericanas y en contra de los intereses del pueblo colombiano; y 3. Si también sabemos ya que a raiz del triunfo de Chávez y el sostenimiento de la Revolución Bolivariana , el tal Plan (ahora Plan Patriota y Plan Andino) se ha ampliado, para montarle cacería al proceso venezolano, y, dentro del clásico formato represivo norteamericano, crear fuerzas militarizadas en alguna zona de Venezuela para comenzar una guerra de desgaste que conlleve en su esencia y en lo mediato una guerra civil (como la que instalaron verbigracia en Nicaragua), para acabar con el gobierno que hoy por hoy, le causa más molestias a la maffia que gobierna a los EEUU., era (y es) una solemne tontería no hacerle un seguimiento, un “monitoreo” especial, principalmente a los Estados fronterizos. Sobre todo al Zulia y al Táchira. Más aún si las denuncias comenzaron a llover, pública y privadamente, en contra de un gobernador dizque “chavista”, que en vez de gobernar como todos aspirábamos y -de paso- prever y crear las condiciones que condujeran a la preservación no sólo del territorio nacional, sino a la preservación misma de la paz y la salud de la revolución que viene gestándose, se dedicó absurdamente a imponer compulsivamente el culto cristiano-evangélico, utilizando dineros y mecanismos provenientes del poder, para acrecentar este fenómeno, cuyos orígenes precisamente están en los EEUU y viene extendiéndose como brazo neocolonizador y -lo peor- antisocialista.

Si acaso dudan de lo que vengo exponiendo, hagan una visita al Táchira y cuenten, por ejemplo, las viviendas que ha construido el gobierno de Blanco La Cruz en los casi seis años que lleva de mandato, y cuenten las iglesias evangélicas. Y vean y comparen las fachadas, materiales y espacios de ambas realizaciones. La semana pasada entregó veinte (20!) viviendas y esa “hazaña” la publicó en un aviso a colores en la prensa regional, con cuyo costo se ha podido construir media vivienda más…

Mecanismos perversos

Blanco La Cruz , desde antes de iniciarse en sus lides de mandatario regional impuesto, se convirtió en enemigo del Movimiento Quinta República (MVR), que según entiendo yo, es el partido en el cual el propio Chávez es Presidente. Desde sus comienzos ha gobernado con adecos y copeyanos, y con unos poquísimos militantes del PCV y de Podemos. Tanto adecos como copeyanos y otros cuantos vivianes, han descubierto que si se afilian, teatralizan sus ritos, se bajan de la mula con los diezmos y comienzan a militar públicamente en las huestes del cristianismo evangélico, pueden ser seleccionados como burócratas del gobierno local, tener acceso directo al control de la banca y dineros del Estado venezolano, y obtener contrataciones de obras, préstamos y donaciones a granel. Y, además, expandirse por todo el país. El año pasado (2005), en apenas los últimos cuatro meses del año, la Fundación “Cultural” Banfoandes, manejada por la hermana del gobernador del Táchira, repartió tres millardos setenta millones de bolívares, exclusivamente a organizaciones evangélicas en todo el territorio nacional, la mayoría de ellas de reciente creación. Ya el año anterior, ese banco del Estado Venezolano, y por tanto “de todos”, le había donado a la secta evangélica en la que es “pastora” la misma señora, un millardo de bolívares (!) para financiar…una vigilia! Que según entiendo es una concentración de creyentes para meditar, orar, ayunar, etc. Ah! Pero no sólo fue el millardo para la secta, sino que además, a los empleados del Banco (según me confesó uno de ellos, quien no estuvo de acuerdo con ese guiso) les colocaron 50 mil bolívares en cada una de sus cuentas, para incitarlos, digo, “invitarlos” a participar en la vigilia. “Pasen por allá, aunque sea una horita…”, les dijeron. La señora que tiene como segunda de a bordo, Secretaria de Gobierno, no tiene ni bachillerato aprobado, pero es la medium entre dios y el gobierno local. Lo que le otorga prerrogativas para pasar por encima de las líneas de la Revolución y hasta pasar memorandums en los cuales plasma que las compras que hagan las direcciones de gobierno deberán pactarse exclusivamente con una empresa que tiene su oficina en el CCT Tamanaco, y, por supuesto, lo que son ruedas de negocios ni licitaciones son engendros desconocidos en el Estado.

El perfil de estos líderes evangélicos de nuevo cuño les permite, ostentar nuevas y lujosas viviendas, y automóviles y camionetas no precisamente de las más baratas, a diferencia de los pastores tradicionales que venían a compartir con los pobres y los indígenas, y en igualdad a otros (que como también se ha denunciado) vinieron a actuar en favor de intereses norteamericanos.

El Cristianismo venido de los Estados Unidos

Ya dijimos que el fenómeno fundamentalista del cristianismo evangélico tiene su origen en los Estados Unidos. Se extiende compulsivamente por nuestro sub-continente para enfrentar principalmente a las corrientes de pensamiento progresista. Utiliza la radio, la televisión, el satélite, otros medios de comunicación masiva y el “pastoreo personalizado”, para imponer sus creencias. Que difieren de las creencias católicas (más “sanas”), mucho más arrraigadas en nuestro pueblo y que culturalmente, tradicionalmente y simbióticamente proveen a nuestra gente de creencias locales, regionales, etc., que desarticulan hasta a la misma maffia de la alta jerarquía católica, separando y diferenciando en esa “estructura” a los curitas de pueblo y de barrio, mayoritariamente chavistas, de los capos del catolicismo. Eso no lo supo “ver” el gobierno. Y cuando digo creencias “más sanas” es porque veo que no andan metiéndole miedo a los niños ni a sus fieles en general, con Satanás; no andan anunciándole a la gente que no van a ser “perdonados” si incumplen unos mandatos absurdos; y porque tampoco andan sacándole dinero a nuestros pobres (a través de los fulanos diezmos que diezman las economías de los más necesitados), ni a la clase media y los ricos contratistas, que se ven obligados a aumentar los precios de los insumos que utilizan y de los servicios que prestan, para compensar las “bajadas de mula” (léase comisiones) que ahora tienen que pagar con el calificativo “contable” de diezmos.

Cristianismo electrónico y Política

En los Estados Unidos, esta secta de cristianos evangélicos cuenta con radioemisoras y televisoras (e Internet también), que se articulan con radioemisoras y televisoras de países como el nuestro. Y en ella milita la derecha más reaccionaria, extremista, racista e intolerante de ese país. Los que llevaron a Bush a la Presidencia de los EEUU. Y a los que hoy Bush complace, vetando una Ley que pretendía permitir las investigaciones científicas con células madres provenientes de fetos humanos. Sustentado en la “moral” de no permitir el aborto, la de no permitirle a las mujeres decidir tener hijos o no, la moral de proteger fetos pero matar niños a bala (y de hambre) en Irak, Afganistan, Palestina, Líbano, Siria, en Africa, en nuestros países y hasta en su propio territorio. Desde una de esas televisoras fue que el pastor Patt Robertson pidió que se asesinara al Presidente Chávez. El poder de convocatoria que tienen estas sectas es mayor que el de los partidos políticos (Republicano y Demócrata). Los votos, en número importante, se encuentran en las feligresías de estas sectas. ¿Será que en nuestro país quieren hacer lo mismo en vista del aparente fracaso de algunos partidos políticos?

Medios evangélicos

En Venezuela, viene produciéndose igualmente una invasión peligrosa a través de las llamadas radios comunitarias. Si no lo creen, cuenten el número de estaciones de radio y televisión evangélicas que se han montado con el auspicio del propio gobierno, de la propia Conatel, en todo el país. No sé si es que la Conatel está manejado por evangélicos también o si es que personajes “con peso” en este gobierno revolucionario pertenecen a esa secta, porque de ser así, pues llevamos por dentro el germen de la destrucción. En el Estado Táchira existen más de 20 emisoras de radio comunitarias manejadas por evangélicos. Plagan los 29 municipios que tiene ese estado fronterizo y para ello ha sobrado dinero oficial. Recuerdo que la primera concesión de televisión que dio Conatel, en el gobierno de Chávez, para el Táchira (de la cual una vez me dijera Diosdado Cabello, a la sazón Presidente del Conatel, que sobre su cadáver la darían porque el socio principal había sido senador de Acción Democrática), fue otorgada con el auspicio del ejecutivo regional porque el otro socio, es un pastor evangélico. Recuerdo también que en un principio esta televisora reproducía abiertamente la señal de Globovisión en el Táchira. Pero, por no cumplir compromisos de exclusividad, Globovisión dejó de prestarle el veneno que nos “regalaba”. Para colmo, ya existe otra televisora de señal abierta, evangélica total, a la que el gobierno local, ayudó a “montar”. Y en lo que respecta a radioemisoras comunitarias, mientras los comunes mortales, revolucionarios o no, comenzaron a adelantar innumerables e interminables trámites para obtener concesiones de emisoras, indivíduos pertenecientes al compulsivo fundamentalismo evangélico resultaron beneficiados por Conatel, al presentar como requisito suficiente, una tarjetica de recomendación del ciudadano gobernador del Táchira (quien no es nativo del Táchira, por cierto), y arrancar casi de inmediato con sus radioemisoras, sumándose al proyecto de dominación “ideológico-espiritual” que viene gestándose.

El evangelio desde Miami

El inicio de la invasión mediática fue impulsada por el propio gobernador del Táchira. Firmó una especie de convenio con dueños de una radioemisora evangélica mayamera para retransmitir la basura que emiten allá, directamente, entre las 12 de la noche y las 6 de la mañana, a través de la única radioemisora oficial que tiene el Estado en esa zona, llamada tradicionalmente Radiodifusora Cultural del Táchira y rebautizada por el nuevo gobierno como “Vital Mil Ciento Noventa A.M.” Este proyecto arrancó. Los gringos vinieron y colocaron sus antenas para que se produjese la retransmisión directa desde Miami. Esto fue denunciado públicamente y tuvieron que ponerle término a esa aberración. En el Táchira ha venido desarrollándose una especie de Frankenstein religioso, que más temprano que tarde se volverá, por muchísimas razones (y muy lógicas), en contra de nuestro proceso revolucionario.

Religión gringa y Paramilitarismo caliche

Para efectos mediáticos, resulta enormemente sospechoso que el gobierno de Uribe (el creador y fundador de las organizaciones “Convivir” que devinieron paramilitares), anuncie con bombos y platillos una desmovilización de (sus) efectivos paramilitares. Los mismos que han utilizado los gringos y el ejército colombiano para hacer “el trabajo sucio” en la guerra que se libra en Colombia. Los mismos que han cometido atrocidades, masacres y asesinatos, a la luz de la vista gorda de las autoridades del hermano país, achacadas muchas veces a la guerrilla, y ahora bajo la vista “más gorda” aún de los ojos de Uribe. Muchos de ellos han dicho (los hemos visto por televisión) que “se han encontrado con dios” (!) y que -por eso- abandonaban las armas. Pero también ya hemos leido suficientes denuncias de la prensa colombiana en las cuales se aprecia que las tales desmovilizaciones no han respondido a otra cosa que a “teatros” montados para efectos televisivos y mediáticos en general. La otra llamativa coincidencia es que estos sujetos, entrenados desde muy jóvenes para matar gente, aparecen cada vez en mayor número en Venezuela. Y no tendría porqué sonar rebuscado imaginar que muchos de ellos vinieron a nuestro pais de la mano de su madre ideológica: La iglesia evangélica; y se muestran a través de su faceta más violenta: El Sicariato. Sicariato que originalmente vino a matar “enemigos” (lo que ACNUR llamaría desplazados) dentro de los límites de nuestro país y luego se asentó y descubrió que podía cobrar por el único oficio que conoce bien: Asesinar. Ahora por encargo.

La labor de “inteligencia” que tendrán que desarrollar los componentes de la Fuerza Armada que vienen a “administrar” la nueva Zona de Seguridad en el Táchira va a resultar bastante ardua.

Si quienes vienen a enfrentar la “inseguridad” son oficiales (y rasos), cercanos o propensos a caer en las redes de la secta cristiano-evangélica, o a dejarse llevar por lo que diga el gobernador, el trabajo será nulo, y la invasión y el cercano escenario para la “Contra”, estarán más que consolidados. Acá, incluso se aprovecharon de la Misión Identidad para nacionalizar pastores y fieles pertenecientes a esa secta religiosa fundamentalista, con la anuencia del gobierno regional, que vinieron no solamente de Colombia. También hay pastores evangélicos gringos y brasileros que se desplazan con salvoconductos oficiales y visas especiales, por la zona. No me extrañaría que después de una labor de inteligencia que arroje que ciertos personajes en la región, están vinculados con el paramilitarismo e igualmente con la secta, estos busquen la protección del gobierno regional, colmado de burócratas evangélicos.

La falta de visión geopolítica, o lo que está detrás

Siempre estuvimos en desacuerdo con crear una Zona Especial como la proponían el gobernador Blanco La Cruz y algunos políticos de la región. Querían que se decretara un “Estado de Excepción”, mediante el cual se restringirían los derechos constitucionales en el Estado Táchira. Los anuncios de estos oficiantes de la política eran contradictorios: Decían que en la mayoría de los delitos en el Táchira estaban incursos componentes de las fuerzas y cuerpos de seguridad… y pretendían crear una figura que le diera más poder -precisamente- a esos presuntos delincuentes y menos poder a la sociedad. Yo había predicho que Chávez no les otorgaría tal Estado de Excepción. Si no lo había impuesto frente a problemas más difíciles que había enfrentado (golpe, paro petrolero, guarimbas, etc.), no lo haría en el caso del Estado Táchira. Y menos si en el Táchira los muertos diarios alcanzan a 2,2 mientras en el Zulia se duplican. ¿Y qué pasó? Que se hicieron reuniones. Desde Caracas se movieron para allá. Jesse Chacón dijo que no iban a otorgar el Estado de Excepción. Ah! Pero le dieron la vuelta a la vaina y decretaron entonces esta fulana “Zona de Seguridad”, que tendrá un “administrador militar”. Los políticos regionales oficialistas y el gobernador mostraron su felicidad a través de los medios. Se salieron con la suya. Nos montaron algo raro que con seguridad… NO se traducirá en mayor seguridad, y SÍ en menos votos para el Presidente Chávez. Los políticos regionales celebran desde ya, la represión que (se) montará, esta vez el ejército, en alcabalas controladas por soldados reclutados -como siempre- en los campos venezolanos, con poca escolaridad, pocos modales y muchos de ellos “guapos y apoyados” en la labor que les han encomendado. O sea: Retrocederemos. Imagino otras vez las seis alcabalas (ya desaparecidas), de nuevo bajando -una y otra vez- a los pobres viajeros de los autobuses que van a Caracas y vejándolos como en los viejos tiempos que añoran los escuálidos. Porque la que va a llevar del bojote es la gente buena. Los malos evitan las tales alcabalas o, en el peor de los casos, sobornan (como ha sido tradición) para pasar sin inconvenientes. Y los burócratas y los políticos, en sus camionetotas y con sus carnets y chapas, harán valer su “representatividad”.

La óptica equivocada

En resumen, la inoperancia, la ineptitud, el desvío de los deberes gubernamentales, dará paso ahora a la represión al viejo estilo. Es más, el gobernador del Táchira, a pesar de que se le ha dicho (en Caracas) que el enemigo es el paramilitarismo colombiano (y el paramilitarismo venezolano que está ayudando a crear), ha pedido al nuevo aparato represivo, que la defensa sea “integral”. Es decir, que se ataque y se reprima a los grupos “irregulares” en general (sin discriminar). Lean sus declaraciones en la prensa. De lo que fácilmente puede deducirse que desea realmente que se ataque por ejemplo a las Farc (movimiento bolivariano que ya ofreció públicamente su apoyo a nuestro país en el caso de que suframos una invasión), en vez de a los paramilitares. No sé a qué está jugando este gobernador. Y casi en correspondencia con eso, uno de los altos jefes militares ha dicho que para reprimir a los “irregulares” va a pedir colaboración a las Fuerzas Armadas de Colombia !!! Casi podría apostar que le darán más golpes a las Farc que a los paracos, porque esa es la “línea internacional” establecida en el Plan Colombia. Pero bueno, Chávez, ¿qué está pasando? Y qué va a pasar? ¿ Saben nuestros militares que Colombia es el único país de latinoamérica que celebra, en Salon Especial dentro de la Casa Blanca , en Washington, su Día de “ la Independencia ”? Y otra perlita, la actual embajadora de Colombia en los EEUU, que fue la canciller de ese país hermano hasta hace apenas dos semanas, es ciudadana norteamericana? Qué de paradojas, ¿verdad? ¿Hasta dónde ignoramos? ¿Hasta dónde sabemos? ¿Con quién vamos y para dónde? Y otras preguntas: ¿Van a continuar enviando militares a nuestras fronteras a manera de “castigo” o le van a parar bolas en serio a la situación y van a enviarnos militares con clara formación histórica y conciencia política? Porque si no es así, el efecto que pueda querer Chávez, va a convertirse en un boomerang que catalizará las acciones que desean los gringos para esta, nuestra “Zona”. ¿Se imaginan, civiles y militares, lo que podría resultar de este fenómeno de confusión introducido en mal momento en nuestro territorio, a la hora de convertirse en un macro-poder fundamentalista, simbióticamente religioso y anti-socialista?

Pecado original

Este gobierno (mi gobierno), no fue suficientemente inteligente para manejar la “cultura” cristiana. Se sintió atacado por la alta jerarquía católica y emprendió una guerra de reacción en contra de esa religión, mayoritariamente y hasta culturalmente más arraigada en nuestro pueblo. Y que conste que no soy católico. No me interesa perder tiempo en esos temas, a menos que ello implique la potencial destrucción de nuestra revolución. No fuimos capaces de atraer a los sacerdotes, monjas y curitas que no se dejan arrear por esa alta jerarquía y, por el contrario, mayoritariamente están al lado de los pobres y del experimento revolucionario chavista. Los ataques a los grandotes -más que justificados- no supimos diferenciarlos de los que recibieron los de abajo, dentro de la estructura católica. El propio Presidente Chávez, que no sabemos en cual iglesia fue bautizado, aunque intuimos que en la católica, echa a Cristo por delante en discursos y demás expresiones, por razones prácticas. Eso lo acerca al pueblo que cree en Cristo, y lo aleja de la pretensión de analistas internacionales de mostrarlo como “comunista” y ateo. A veces se proclama católico, apostólico y romano (y de Sabaneta también), y otras veces se autodenomina “cristiano”. Y creo que esto es un error, porque de ello se aprovechan quienes representan el fundamentalismo evangélico para imponer sus creencias por todo el país, y el colmo es que lo hacen con dineros de la nación. ¿O es que nuestro querido y respetado Chávez nos va a resultar social(ista)-cristiano? Porque aquí si que la contradicción llegaría a términos de “auto-suicidio”, como dijera el personaje aquel…

Lo que va a pasar en y con la Zona de Seguridad

En el mejor de los casos y para la población inocente, la Fuerza Armada Nacional no hará mayor cosa hasta que la situación que nos tienen programada los gringos se ponga “color y ardor de hormiga” y se plantee una guerra abierta con una “Contra Paramilitar” actuando en la frontera colombo-venezolana contra el gobierno constitucional. Así ha pasado una y otra vez cuando anuncian operaciones “especiales” luego de un secuestro. Y en el peor de los casos se desatará una operación militar de represión (como las acostumbradas durante décadas), cobarde, absurda, vejatoria y violadora de los Derechos Humanos de la mayoría de la población. Lo que se traducirá en menos votos aún, a favor del Presidente Chávez. Más de los que ya le ha hecho perder el Capitán Blanco la Cruz con su desgobierno gris y evangélico.

Nota final al margen

De adulto siempre fui, incluso antes de graduarme de Licenciado en Comunicación Social, un periodista de denuncia. Ataqué duramente a gobiernos adecos y copeyanos y eso provocó que la economia familiar, los pocos bienes que teníamos, los perdimos en venganzas de funcionarios de esos gobiernos. Mantuve columnas de opinión, cuyos contenidos pueden ser chequeados en los archivos de periódicos en el Táchira, como Diario de La Nación , Diario Pueblo, Diario de Los Andes, con nombres como La Columnácida y Doble Filo. La primera la llamé así por el ácido que le aplicaba a los depredadores de la época. Y el segundo nombre se lo puse argumentando que mis denuncias tenían un doble filo: Uno (casi inocuo) para los denunciados; y otro para mí mismo, y para mi familia, que pagó los platos rotos. Hace como un mes atrás, escribí dos columnas para un diario de San Cristóbal (Diario de Los Andes). Y fueron publicadas porque las envió por e-mail el columnista consentido y exdirector de ese diario, Antonio Ruiz Sánchez. Le tercera no salió porque se movieron los resortes del gobierno regional para que no la sacaran. Al pobre periódico lo mantiene económicamente el gobierno del Táchira a punta de publicidad abierta y encubierta. Un colega, escuálido por cierto, hizo un chiste: Me dijo: -Coño, Manuel, te duraron mucho más en la Cuarta República … (las columnas..)

Por eso necesitamos chavismo más “a lo Chávez”. Porque estos personeros locales, mientras más pequeños son, más odio e intolerancia albergan…a pesar de sus amorosos discursos en los que dios siempre está presente. Y mientras más opacos y negligentes, más socavan y acaban con esta Revolución. Ojo Chávez! Alerta, Baduel! Queremos Chavismo más “a lo Chávez”. ¡Abajo los malos gobiernos!

manuelrugeles@gmail.com / manuelrugeles@walla.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4479 veces.



Manuel Rugeles


Visite el perfil de Manuel Rugeles para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: