Lo cotidiano no produce billete

Atender los problemas cotidianos de la gente, no produce billetes, pero si mucho prestigio y votos para el gobernante que los resuelve.

Hola camaradas mi saludo de año nuevo para todos mis consecuentes lectores de la Columna del Guerrillero.

A juzgar por las ultimas declaraciones del Presidente NICOLÁS MADURO  da la impresión que la procesión en el gobierno va  por dentro y en la oposición ni se diga,cada día de mal en peor.
Así sera de evidente el malestar que se percibe en la calle contra el gobierno, que su principal exponente, no se pudo aguanta rmas y exploto,removiendo a 15 Ministros .

Actitud que no es criticable peyorativamente, por el contrario,debemos verla como un acto de rectificación forzado por las circunstancias políticas  que atraviesa el país.

Lo cierto es que el propio presidente al fin se esta dando cuenta que hay malestar en la gente, no solo por consecuencia de la guerra económica ,sino por la inoperancia de muchos de sus colaboradores cercanos,  que producto de su apego a la practica burocrática, perdieron el contacto con el pueblo y por ende con los problemas mas sensibles que afectan a los venezolanos en general.

Allí tenemos el tema de la escasez inducida de los alimentos y productos de uso personal.
No hubo un solo Ministro que se viniera a las catacumbas del pueblo a oír lo que decía y proponía la gente para hacerle frente al problema.

Bien decía el comandante Cháves,"hay que gobernar obedeciendo al pueblo,".El tema es que en la medida que se le transfiera poder al pueblo ,se debilita la capacidad de maniobra de los funcionarios de alto rango,privilegio al cual ninguno quiere renunciar.

En consecuencia tomar las medidas pertinentes con el concurso del pueblo,resulta una practica muy incomoda  para los funcionarios que andan en otra onda.

En el común del pueblo,existe  el criterio que para atacar el problema de la escasez hay que golpear los intereses económicos de  monopolios  empresariales  e introducir cambios radicales en las políticas económicas, cuya aplicación,deben  estar en sintonía con los problemas cotidianos del pueblo.
El gobierno tendrá que invertir todo el dinero que sea necesario para levantar la producción nacional,.impulsando un plan de industrialización en donde sin abandonar los grandes  proyectos  empresariales privados y mixtos,se priorice un proyecto de micro empresas que abarque la geografía nacional.

Iniciativa que recoja la opinión del pueblo en cada comunidad acerca de cuales rubros alimenticios y de uso personal tienen mas demanda local.

Mientras no se desarrolle una lógica productiva destinada a  acabar con el monopolio , tipo Lorenzo Mendoza ? que pone de rodillas al gobierno cada vez que le da la gana , no sera posible derrotar la es cases prolongada que dichos sectores económicos le tienen aplicada al pueblo venezolano.
El Presidente  tendrá que gobernar de cara al pueblo, haciendo contacto real con la gente de carne y hueso,la que se cala 6 horas en una cola para comprar 2 productos regulados o 3 horas para comprar un pan campesino.

O las que van a un hospital y se encuentran con la misma escasez de medicina.
Igual tendrá que hacerlo con la gente que no encuentra explicación al inusitado incremento de precio de todos los productos de un día para otro ,sin que se produzca ninguna medida del gobierno que le ponga coto al desangramiento del salario del trabajador y que convierten en sal y agua los aumentos del Presidente Nicolás Maduro.

Da tristeza,malestar y arrechera  ver como la voracidad de los comerciantes destrozan el estado de animo  de las amas de casas cada vez que salen a comprar cualquier producto alimenticio o del hogar,vulgarmente son atracadas impunemente.
Esta situación ,se agudiza progresivamente.

No hay día que los precios no suban entre el 300 y 500,% ,con cuyas acciones y abusos los comerciantes desafían al gobierno y  la paciencia del pueblo.

El gobierno no puede seguir de espaldas de esta realidad, dando la sensación que no hay gobernanza real,sino pura lírica mediática para engañarse a si mismo,toda vez que en la calle se siente la terrible  impugnación que recorre al país de la gestión de gobierno,de Ministros, gobernadores, Alcaldes y funcionarios burocratizados .

Si el presidente  procede de la manera como lo anunció recientemente de obligar a su tren de gobierno a confundirse con los problemas del pueblo, no solo para anotarlos, sino para resolverlos y llevar al Presidente los problemas mas sensibles que vive la gente,  podrá enterarse de primera mano,de  las calamidades que esta pasando una buena parte de la población.

Mientras tanto llega la respuesta gubernamental, seguiré   tratando en este espacio los problemas cotidianos del pueblo,cuyos efectos están permeando la capacidad de aguante de la gente que apoya al gobierno como a los que militan en la oposición, que también están  súper molestos por la irresponsable actitud de sus lideres ,que lo abandonaron a su suerte en medio de esta descomunal guerra económica que no distingue entre chavistas y opositores .Un liderazgo opositor que goza una bola viendo sufrir al pueblo la calamidad de no encontrar los alimentos, por el solo y miserable hecho de sacar a Maduro de la Presidencia.

Allí es donde esta fallando el liderazgo del gobierno que anda mas interesado en los grandes negocios,donde hay billetes ,que dedicarse a resolver los problemas cotidianos de la gente,que es la única fórmula para que esa población que ha dejado de creer en el gobierno y en la oposición encuentren un aliciente para cerrar filas al lado de quien tuvo la pupila para ver y atacar la problemática social y económica de la población, en respuesta a la fuerte presión que hay en la calle,demandando la acción de un gobierno que de verdad gobierne para todos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 992 veces.



Hernán Urbina

Guerrillero Ayer. Combatiente Siempre.

 orgmbr200@gmail.com

Visite el perfil de Hernán Urbina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a239747.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO