¿Ayotzinapa con 13 de Barlovento?

El día martes, de esta semana que transcurre, cuando me contaron la historia de 13 desaparecidos en una población de Barlovento por un comando especializado de militares, no fui capaz de aseverar, creer o dejar de creer en lo que me estaban diciendo, a pesar de que la persona que me estaba contando la historia goza de mi total y absoluta confianza, pero, como las cosas en este plano terrenal político e ideológico partidista en ocasiones nos hacen presas fáciles de las dudas por aquello del "ciérrate pico, cállate boca", hasta tanto no confirme la información de una manera veraz, me permití dejar correr la arruga por unos días, no obstante, ese mismo día martes realice una consulta a un sabueso de la fiscalía, y en su respuesta me dejo saber que, aunque no había sido parte de ciertas y determinadas investigaciones, me dejo muy claro, que la historia que me habían contado gozaba de mucha certeza, es decir, el señor sabueso confirmo si asentir que el hecho era algo real, pero que estaba bajo un perfil de clandestinidad que rozaba confidencialidad del abuso del poder, y, a como están las cosas en donde en donde decir realidades nos convierten en blanco de ataques fascistoides para tratar de hacernos sentir enemigos y enemigas de este Proceso Político de Cambios Profundos, sin tener en cuenta, que los que asumimos como compromiso el legado de HUGO Chávez, no creemos en estupideces de arribistas revolucionarios y revolucionarias que solo saben de revolución cuando los vientos les favorecen, pero a las primeras cambio, se convierten en los más conspicuos enemigos del amo que le daba de comer…

Lo muy cierto de esto es que, desde el día marte, ya yo conocía la información de las personas desaparecidas, aunque al parecer nuestro Ministro de Interior, Justicia y Paz, no sabe que las personas desaparecidas –según mi fuente- eran 13 y no 12 como lo hacen saber, solo que, la persona que completaba las treces personas era uno de la tercera edad, al cual lo dejaron libre, no sin antes haberlo amenazado para que se callara la boca, y de "paso doble" -según "la fuente"- le quemaron el rancho donde vivía, para con ello abandonará el sector donde acontecieron los hechos.

Mi gran sorpresa fué el día de ayer sábado 26, cuando me llegan informaciones por mi Whatsapp, de una "compatriota cooperante" enviándome las declaraciones, vis red social, es decir, vía twitter, las declaraciones de nuestro ministro Néstor Luis Reverol, dando a conocer la detención de funcionarios (efectivos militares) de alta jerarquía de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, relacionados con el hecho que le he referido…

Ahora bien, en atención a la información suministrada ppor nuestro ministro Néstor Luis Reverol, en cuanto a la detención de estos efectivos y oficiales militares, la inquietud de quien suscribe, vendría a sumarse a varias voces, que, de por aquello del silencio cómplice por lo del temor a la represión, humillación, banalización y la estigmatización por parte de actores y actoras políticas y políticos que no aceptan las criticas puntuales, pero en fin, la inquietud de este cristiano, es la siguiente:

¿En realidad debemos confiar plenamente en los integrantes de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana?

Y hago esta pregunta, porque en ocasiones observo actitudes de muuuuchooos efectivos de la Guardia Nacional ¡Y qué! "Del Pueblo", realizando actividades, muy, pero que muy distanciadas y extremadamente distantes de la fusiones que deben realizar estos efectivos militares para favorecer a ese "su pueblo" al cual debe brindarle apoyo, seguridad y protección, para su mejor calidad de vida.

Y esto sin saber, si mucho más allá de haber dado a conocer la información de esta "desapariciones forzosas", están otro hechos, que por las razones expuestas, es decir, el cague que es libre y soberano, el miedo y el temor, aún se mantienen en la confidencialidad clandestina del silencio cómplice, probablemente porque los que sufren no tienen algún doliente de alta jerarquía, que pueda poner a pasar aceite a cualquier motor recién rectificado ¿Se entendió?...es algo así, como que si un teniente del ejército haya sido arrestado, torturado y amarrado con alambre y lo mantengan aislado, tan solo por haber detenido en una alcabala a funcionario familia de un gobernador; y no quiero que me vengan con cosas extrañas, porque quien me contó la historia de Ayotzinapa con 13 de Barlovento, es la mismo "patriota cooperante" que me relato el caso del teniente arrestado, torturado y amarrado con alambre de puas.

Luego no se diga que soy anti CHAVISTA o contra revolucionario, porque ese cuanto esta trillado, porque en esta vaina, o somos lo que somos o nos comportamos como mequetrefe, y así solo seremos un poco más de lo mismo.

CHAVEZ vive, en la consciencia y en la memoria de todos los pueblos pobres y oprimidos del mundo

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1474 veces.



Jesús Chua Espinoza


Visite el perfil de Jesús Chua Espinoza para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: