Necesitamos una nueva Referencia Política alternativa

Diálogo-Cayapa de Vampiros Vs. Participación y Consulta al Pueblo

Desde Marea Socialista, hemos venido cuestionando la suplantación del verdadero diálogo del pueblo, por un diálogo de cúpulas gubernamentales y partidistas, del Gobierno-PSUV y de algunos partidos de oposición agrupados en la MUD. El diálogo auspiciado y mediado por el enviado del Papa y por varios expresidentes, bajo la sombra de la diplomacia imperial, es un diálogo restringido a parcialidades políticas que no reflejan al conjunto de la sociedad venezolana. Allí no están contenidas otras variadas expresiones del país y de la ciudadanía, y por consiguiente, no es el interés general lo que en ese escenario predomina, sino las ambiciones y conveniencias particulares de sectores que se disputan el poder y la renta nacional.

Basados en nuestra CRBV, que propugna una democracia participativa y protagónica, consultiva y refrendaria, sostenemos que esa limitación del diálogo y la usurpación de la toma de decisiones por solo dos de los principales actores políticos, en realidad funciona como un espacio de componendas y se impone por encima de la soberanía popular. Por tal razón, afirmamos que no es realmente democrático y no puede ofrecer auténticas garantías para la preservación de la paz. Tampoco puede conducirnos a la resolución satisfactoria de los principales problemas del pueblo venezolano, al circunscribirse a los intereses de fracciones polarizadas, dejando al margen de la discusión y consulta a la gran mayoría de los venezolanos y venezolanas.

EXCLUIDOS ELECTORALES Y NO-ESCUCHADOS (POR LAS CÚPULAS)

Muchos ciudadanos y ciudadanas, electores y electoras, no pueden encajonarse entre los partidarios del gobierno y de los partidos de la oposición, y tanto las encuestas como el comportamiento electoral reciente (las elecciones del 6 D de 2015) indican que hay una amplia franja que se ubica entre los llamados "Ni-Ni", los que se abstienen, los que votan nulo, los chavistas descontentos con su gobierno y los opositores descontentos con la MUD. Existen, además, otras organizaciones y corrientes políticas, así como organizaciones sociales y populares, que no están ni se sienten representadas, ni pueden ser suplantadas por quienes configuran actualmente la llamada Mesa de Diálogo.

Marea Socialista es una organización que procede de una corriente excluida y desprendida del partido fundado por Chávez (PSUV), hace más de dos años. Congrega a buena parte de lo que hoy se conoce como "chavismo crítico" y a sectores no polarizados, que no se identifican ni con el gobierno ni con la MUD. Pero Marea Socialista ha sido impedida por el Consejo Nacional Electoral (CNE) en el ejercicio del derecho a iniciar su proceso de legalización, mediante trabas absurdas y arbitrarias que violentan la ley y los principios democráticos. El CNE se niega a autorizar que iniciemos la recolección de firmas para legalizarnos como organización política con nuestro propio nombre y nos niega también el uso de otras alternativas de denominación. De esta manera se nos ha mantenido excluidos de la participación electoral y de la posibilidad de postular candidaturas y ser electos, como es nuestro derecho constitucional. Hemos recurrido ante el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), institución que ha admitido el recurso, pero dilata la administración de justicia, con fines que percibimos como entorpecedores, manteniéndose en mora al rebasar los lapsos legales para su obligatorio pronunciamiento. Eso amenaza con marginarnos nuevamente de la participación en los eventos electorales que puedan darse próximamente en el país y nos coloca en situación de riesgo y vulnerabilidad en un régimen político distorsionado por el Estado de Excepción, con graves desviaciones autoritarias en el manejo del poder. A este cuadro se añaden las múltiples maneras de hostigamiento y sabotaje de las que hemos sido víctimas por nuestras posiciones críticas, nuestras investigaciones y denuncias contudentes, y nuestra defensa de la integridad de la revolución frente a las sus dos mayores amenazas: la burocracia pseudo-socialista y el capital (llámese "criollo" o imperial).

Esta situación de imposibilidad de tramitar la legalización, se mantiene con numerosos pequeños partidos y degrada altamente la calidad democrática en Venezuela. Pero no sólo se trata de la actitud de los poderes controlados o influidos por el gobierno: Uno de los principales dirigentes del partido Acción Democrática, integrante de la MUD y presidente de la Asamblea Nacional, Henry ramos Allup, ha hablado de convertir en "polvo cósmico y arena de playa" a todas las expresiones políticas que estén por fuera de la polarización entre el Gobierno/PSUV y la MUD. Algo que apunta a reproducir el viejo bipartidismo aplastante contra el cual insurgió, originalmente, el pueblo venezolano con la revolución bolivariana. La falta de espacio para la diversidad en el escenario del diálogo, y lo que es peor aún, en la vida política del país, sofoca la democracia y conspira contra el bien común, generando nuevos ingredientes que alientan la intolerancia y la violencia. Esto lleva a la configuración de una "democracia simulada" o peor aún, de un sistema autoritario "disimulado", sumamente limitado, que rompe con la avanzada tradición democrática instaurada en Venezuela luego de la aprobación de la Constitución de 1999. Hoy en día, en lugar de facilitarse la participación democrática, se le colocan cada vez más trabas y se arman trampas leguleyas que la socavan. Es nuestra percepción que desde las principales toldas políticas en contienda (Gobierno-PSUV Vs. AN-MUD) no se procura la esencia de la Constitución sino el uso retorico y oportunista de la apariencia constitucional, mientras en la práctica se atenta contra ella.

Creemos que el verdadero diálogo, entendido como diálogo social y no de cúpulas o de elites que se imponen sobre la población marginada, está en el respeto de los contenidos y las formas constitucionales de participación y de los medios electorales o consultivos que la Constitución dispone para dirimir los conflictos, incluido el Referendum Revocatorio. En este sentido, consideramos imprescindible que en la discusión del tema electoral, se aborde la necesidad de remoción de esas trabas y artificios o maniobras administrativas, y que se abandonen las actuaciones arbitrarias que cercenan la democracia; como las que impiden la legalización y participación electoral de nuevos agrupamientos políticos, entre los que se encuentra Marea Socialista.

LA CONSULTA DEMOCRÁTICA POR ENCIMA DE TODO

Nuestra organización hace parte de otras asociaciones más amplias de ciudadanos y de colectivos de lucha, como la Plataforma en Defensa de la Constitución y la Democracia, de la que son miembros ex-ministros y ex-ministras del gobierno del presidente Hugo Chávez, constituyentes, militares bolivarianos en situación de retiro, profesores, jóvenes, activistas populares, ambientalistas y defensores de los pueblos indígenas de Venezuela, entre otros. Entre nuestras luchas, venimos respaldando el derecho al Referendo Revocatorio como ejercicio democrático decisorio para evaluar y confirmar o revocar al presidente de la república, cuando lo solicita el porcentaje de electores que establece la CRBV, en lugar de la imposición autoritaria de gobiernos indeseables o de los pactos de cúpulas a espaldas del pueblo.

Hemos considerado como un hecho muy arbitrario y que icluso podría configurar delito, el sometimiento del CNE a tribunales penales ordinarios de algunos estados del país (y estimulados por sus gobernaciones), que decidieron por su cuenta suspender el proceso de manifestación de voluntades para la realización del Referendum Revocatorio; decisiones que el CNE acató y extendió a toda la nación, abdicando sus atribuciones y competencias constitucionales como Poder Electoral. Con ello se desconoció el derecho de más de 399 mil electores que firmaron para solicitar el proceso conducente al cumplimiento del requisito del 20 % del electorado para la activación del RR. Al cerrar el paso a este mecanismo constitucional nuestro pueblo queda a expensas de otras fórmulas, improvisadas por fuera de la Constitución, sinuosas y peligrosas, que dependerían de cómplices conciertos políticos entre factores de poder, soslayando la consulta al pueblo soberano.

MEJOR DIÁLOGO A VIOLENCIA, ¡PERO CAYAPA CONTRA EL PUEBLO NO!

Marea Socialista cree que es mejor que algunas de las partes enfrentadas dialoguen entre sí a que no lo hagan, por supuesto. Pero esto no les da el derecho a arrebatarle su soberanía al conjunto del pueblo, del que forman parte las otras formaciones políticas o sociales que no están en la Mesa de Diálogo cupular. Opinamos además, que en el llamado "diálogo" se está dejando de lado temas vitales y prioritarios para el destino de la patria y para poder resolver la gravísima crisis integral que nos embarga, a coveniencia de las mayorías populares y no de esas parcelas egoístas que forcejear por el poder y por la renta. ¡Eso se llama Cayapa!

¿DIÁLOGO CONTRA EL SABOTAJE A LA ECONOMÍA? ¡CLARO! PERO... ¡TREMENDO SABOTAJE SON EL DESFALCO Y LA CORRUPCIÓN!

En los acuerdos iniciales del gobierno con la MUD se habla de actuar en común contra el sabotaje a la economía; pues bien: Marea Socialista ha denunciado, con soporte en investigaciones propias y datos oficiales, la ocurrencia de un monstruoso Desfalco a la Nación que es ingrediente fundamental de la crisis económica, social (¡y también moral!) que nos azota. Un desfalco estimado en 475 mil millones de dólares (259 mil millones de la renta petrolera y un faltante de 216 mil millones de dólares detectado en PDVSA), causante de un hueco fiscal de dimensiones abismales, equivalente a 9 años de importaciones de alimentos, medicinas y bienes esenciales para toda la población. Ese desfalco explica en gran medida la prolongada situación de privaciones, escasez, falta de alimentos y medicinas, caída de la producción interna, carestía, pulverización del salario, deterioro de servicios, retroceso del bienestar social... que viene atravesando el sufrido pueblo venezolano. Frente a esto hemos reclamado que se dé paso a una Auditoría Pública y Ciudadana, y que se abran procesos judiciales; que se inicien gestiones para la recuperación de capitales, así como para el castigo de los responsables. Pero este tema, conectado con la corrupción burocrática y la acumulación mafiosa de capital, no está sobre el tapete de la discusión y es evadido tanto por el gobierno como por la oposición agrupada en la MUD (¿y por los mediadores?).

¿RECUPERAR CAPITALES O QUE LOS LADRONES "REINVIERTAN" LO ROBADO?

El gobierno nacional, a través de uno de los ministros del área económica (Jesús Farías) y del propio presidente Nicolás Maduro, ha tenido que admitir una "fuga de capitales" de por lo menos 300 mil millones de dólares y ha anunciado su intención de "atraer" de nuevo esos capitales para que sean invertidos en el país, como si fuesen capitales legítimos. No se les escucha hablar de su carácter delictivo y corrupto, ni de cómo la falta de estos recursos, en tiempos de reducción de los ingresos petroleros, ha llevado al gobierno a descargar sobre el pueblo duras medidas de ajuste económico (incluida la drástica y prolongada reducción de importaciones de alimentos, medicinas y otros bienes esenciales). No se reconoce que esta crisis es, en gran medida, producto de las consecuencias generadas por tan descomunal saqueo, ya que escurriendo el bulto, son atribuidas exclusivamente a la "guerra económica". Pero no se devela que en ella actúan, en pos del lucro ilícito y de sus fines políticos, tanto los factores dominantes del mercado como una burocracia corrupta que interviene en todas las transacciones y movidas, configurando una economía mafiosa, ¡antisocialista!

UN BUEN ACUERDO SERÍA... NO DESCARGAR LA CRISIS SOBRE EL PUEBLO TRABAJADOR. ¡QUE LA PAGUEN QUIENES LA CREARON: LA BUROCRACIA Y EL CAPITAL

Frente a todo esto, Marea Socialista ha propuesto una ruta de medidas económicas, acciones anticorrupción y de contraloría social para el enfrentamiento y superación de la crisis, pero no ha habido actitudes receptivas ni espacios para que esto pueda ser discutido y considerado por el gobierno, ni del PSUV (porque va en contra de los chanchullos de las grandes camarillas). Hemos acudido, con la Plataforma para la Auditoría Pública y Ciudadana, ante la Contraloría General de la República, ante la Defensoría del Pueblo y ante el Ministerio Público, integrantes del llamado Poder Ciudadano, que conforman el Consejo Moral Republicano. Pero estos órganos del Estado han desestimado nuestras denuncias y la exigencia de apertura de investigaciones, declarando que No Ha Lugar para ello. Los ciudadanos quedamos, entonces, desprotegidos, ignorados y marginados, a merced de los factores disolventes de la República y... sepultureros de la revolución. ¡Pero no nos quedamos tranquilos!

¿EL "AMO" NO SE DIALÓGA? ¡ES UN DEPREDADOR Y NO UNA SOLUCIÓN A LA CRISIS!

También hemos sido parte de la denuncia del decreto de explotación del Arco Minero del Orinoco (AMO), lanzado por el gobierno con el silencio cómplice de la oposición parlamentaria. Se trata de un macro proyecto extractivista y rentista, mega-minero, extendido por más de 112 mil Km cuadrados (tamaño comparable con Cuba), que constituye una gravísima amenaza para el Mazizo Guayanés y para nuestra región del Amazonas, para frágiles ecosistemas que constituyen un gran reservorio de la biodiversidad planetaria, donde se encuentra gran parte de las cuencas y fuentes de agua dulce de nuestro territorio y del sistema hidrológico conectado con nuestros países vecinos, generador de casi toda la energía hidroeléctrica consumida por el país.

Este proyecto ha sido iniciado sin la debida información, consulta y participación ciudadana referida a semejante ordenación territorial que no contempla las realidades ecológicas y poblacionales, y sin que se cumpla el mandato constitucional de previa presentación de los estudios de impacto ambiental y sociocultural. Igualmente, se omite la obligación de consultar debidamente y en sus respectivas lenguas a los pueblos indígenas que allí habitan.

Se violentan tanto los derechos ambientales y sociales como los derechos democráticos, así como los derechos de los pueblos indígenas, además de afectar la soberanía nacional con la introducción de intereses transnacionales regidos por su afán de lucro y contrarios a nuestro bienestar.

Miembros de Marea Socialista somos accionantes en un Recurso de Nulidad del Decreto del Arco Minero que fue admitido por el TSJ; pero éste negó las medidas cautelares que solicitamos para prevenir los daños previsibles mientras se decide sobre el fondo del asunto.

Todo indica que el Arco Minero es una gran "bolsa" o "botín" que engrasa los acuerdos y también suscita desacuerdos en torno al reparto de la "piñata", a la que le dan palo actores globales y locales. Es el nuevo botín extractivista del rentismo-capitalista y burocrático, que se enguye a la soberanía y al sueño bolivariano de la transición socialista.

De manera que esta es otra cuestión que no puede quedar por fuera del diálogo nacional y que requiere la participación del pueblo venezolano en la administración de decisiones que comprometen a las futuras generaciones.

¿DIÁLOGO, COMPONENDA O PACTO DE BANDIDOS?

Por razones como estas, no podemos aceptar que se entienda el "diálogo" como una componenda ni como un pacto entre bandidos, que pretenden decidir por su cuenta el destino de todos. Por eso rescatamos la esencia revolucionaria y democrática de lo que fue en algún momento nuestro proceso popular constituyente, con cabida para la participación de múltiples expresiones sociales y políticas de nuestro pueblo. Los contrarios pueden dialogar y conviene que lo haga; pero lo que no pueden hacer, ni podemos permitírselo, es que consumen una usurpación del derecho a decidir que le corresponde inalienablemente al pueblo soberano, que para ello tiene los medios establecidos en nuestra Constitución, que no pueden ser torcidos por ningún "puntofijismo" de nuevo cuño.

EL OTRO DIÁLOGO Y EL EJERCICIO CONSTITUCIONAL DE LOS MEDIOS DE PARTICIPACIÓN Y PROTAGONISMO DEL PUEBLO

En este sentido proponemos la apertura de Otro Diálogo, realmente amplio, diverso, abarcante, no discriminativo, democrático y crítico, receptivo a las demandas y propuestas del pueblo, que sí se corresponda con lo dispuesto por el Art. 70 de la CRBV: "Son medios de participación y protagonismo del pueblo en ejercicio de su soberanía, en lo político: la elección de cargos públicos, el referendo, la consulta popular, la revocación del mandato, las iniciativas legislativas constitucional y constituyente, el cabildo abierto y las asambleas de ciudadanos y ciudadanas cuyas decisiones serán de carácter vinculante, entre otros..." (Omissis).

Este Otro Diálogo debe ser un multidiálogo político-social del pueblo y no exclusivo de las "macoyas" del poder político y económico. Impulsarlo es una responsabilidad colectiva que debe partir de iniciativas de base y no puede ser un show estilo "Congreso de la Patria" (donde la patria no participa ni decide nada), ni la burla del "Parlamentarismo de Calle" (donde el pueblo no pasa de entregar papelitos en algún toldo junto a la Asamblea Nacional), ni las "10 Propuestas para el Presidente Maduro" (que nunca se supo a dónde fueron a dar). Para esto tiene que haber disposición y convergencia para el ejercicio de una verdadera participación y protagonismo democrático popular. Para esto deberíamos poder crear nuestras propias tribunas.

TRIBUNAS PÚBLICAS DE DIÁLOGO-DEBATE CON PARTICIPACIÓN DEL PUEBLO

Pero, sin desdibujar nuestra autonomía e iniciativa, debemos exigirle, como mínimo, a los mediadores internacionales del "diálogo", al gobierno-PSUV y a la AN-MUD, que se comprometan con la apertura de tribunas públicas y espacios de diálogo-debate abierto, con responsabilidad de cobertura por los medios de comunicación privados, del Estado (que no son propiedad del PSUV) y los medios alternativos, para que la participación y protagonismo del pueblo pueda manifestarse en torno a sus inquietudes y a los temas más sentidos o preocupantes que aquejan a la nación.

UN NUEVO REFERENTE POLÍTICO ALTERNATIVO PARA RECUPERAR LO MEJOR DE LA REVOLUCIÓN Y LA DEMOCRACIA

El Vaticano (y el enviado papal) saben que las cúpulas son de los "dueños" de las catedrales y de quienes tañen las campanas. Los demás no tocamos ni pitos ni flautas; estamos condenados a ver las apariencias por la televisión. Pero sí podemos formar pobladas en las plazas y calles, delante de esas catedrales, y hacerlas estremecer cuando las condiciones históricas convergen en el día indicado. También podemos dar de vez en cuando sacudidas electorales, como las que dimos con Chávez y como la que dieron los descontentos en las elecciones del 6 D. Eso puede suceder cuando un actor privilegiado, o dos, pretenden forzar a su propio antojo el destino de un pueblo y de un país. Pero las condiciones se incuban, y cuando las viejas direcciones políticas ya no suscitan más esperanza, hay que lanzarse a construir el nuevo cauce para la fuerza popular represada o desviada.

Marea Socialista, con sectores cada vez más amplios del pueblo, está convencida de que la burocracia neo-burguesa y corrompida del Gobierno-PSUV ya no representa el haz de esperanzas que se encendió junto a Chávez, ni la derecha clásica capitalista de la MUD o que pulula alrededor de ella, pueden sacarnos de este atolladero que ellos mismos crearon, cada quien con sus ingredientes. Son distintos, pero tienen mucho en común: comparten el propósito principal de servirse del poder para la acumulación privada de capital. Con este afán ambas expresan formas variantes de entrega al capital financiero y transnacional; ambos son vampiros de la renta nacional que han participado, más allá de la diatriba política, en el festín del desfalco y fuga de capitales; la MUD apunta hacia la aplicación de un duro paquete neoliberal para resolver la crisis en favor del capital, descargándola sobre el pueblo que vive de su trabajo (lo hacen a través de sus cadenas empresariales y banqueros), pero el Gobierno-PSUV lo ha venido haciendo (hecho el "pendejo") con la aplicación paulatina y no declarada de un paquete económico que aunque tenga diferencias, tiene mucho parecido con el llamado "paquete de la MUD". Y para completar: más allá de los disfraces; ambas facciones se sirven del pueblo y le suplantan, pero no le dan real participación ni poder de decisión, pues pretenden imponer por su cuenta el rumbo de la República, forcejeando y por las malas, o pactando a espaldas del sobernano, aunque puedan utilizar el referendum o las elecciones según se acople o no a sus conveniencias.

A los venezolanos y venezolanas; a la gente que convive en esta patria, que vive de su trabajo y no de arrebatar el esfuerzo de los demás, les llamamos a construir un nuevo referente político alternativo, que frente a la situación actual, entre sus metas principales, se proponga:

  • Rescatar lo mejor que conquistamos para el pueblo con la revolución bolivariana, superando sus errores y deformaciones

  • Despejar los caminos con real participación democrática-protagónica y no con menos, a través de los medios establecidos en el Art. 70 de la CRBV.

  • Acabar con el burocratismo y la corrupción, recuperando la dimensión contralora de la participación social y aplicando tajantemente la ley

  • Enfrentar la crisis con medidas que no la descarguen sobre el pueblo y que la hagan pagar a sus responsables

  • Recuperar los recursos desfalcados por capitalistas y burócratas, a partir de la realización de una Auditoría Ciudadana y con la aplicación del Artículo 116 de la CRBV*, e invertir estos recursos para la resolución de la crisis y la recuperación productiva

  • Anulación del decreto de explotación del Arco Minero del Orinoco, en respeto de nuestra biodiversidad, fuentes de agua y pueblos indígenas, como parte de la lucha contra el modelo rentista-extractivista depredador, y avanzando hacia la verdadera "siembra del petróleo" para recuperar la capacidad productiva, especialmente la de alimentos y de medicinas para el pueblo

Estos son apenas algunos planteamientos contributivos para la solución de la crisis que actualmente atravesamos y para evitar males mayores, dentro del conjunto de temas que deberíamos abordar con Otro Diálogo participativo y democrático del pueblo. ¡Generemos los escenarios de encuentro y discusión!

* El Art. 116 CRBV dispone que "...Por vía de excepción podrán ser objeto de confiscación, mediante sentencia firme, los bienes de personas naturales o jurídicas, nacionales o extranjeras, responsables de delitos cometidos contra el patrimonio público, los bienes de quienes se hayan enriquecido ilícitamente al amparo del Poder Público y los biens provenientes de las actividades comerciales, financieras o cualesquiera otras vinculadas al tráfico de sustancias psicotrópicas y estupefacientes".



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2298 veces.



Gonzalo Gómez Freire

Psicólogo y comunicador popular, co-fundador de Aporrea. Miembro de la Coordinación Nacional de Marea Socialista y de la Plataforma para la Auditoría Pública y Ciudadana.

 gonzalo@aporrea.org      @GonzaloAporrea

Visite el perfil de Gonzalo Gómez Freire para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a237419.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO