¿Qué pasa con el PCV?

Mañana es 18 de octubre, fecha aniversario del Golpe de Estado que derribó el gobierno del presidente Isaías Medina. Fecha que nos motiva a pensar si en Venezuela está en marcha un autogolpe para impedir que las mayorías nacionales ejerzan el derecho de utilizar el recurso constitucional del Referendo Revocatorio. Ante estos hechos, nos preocupa la actitud del Partido Comunista de Venezuela y de la Izquierda Clasista que no define su posición frente a las mayorías nacionales y la grave crisis económica, social y política que padecemos los venezolanos.

En la Tribuna Popular del 26 de agosto al 14 de septiembre del 2016, leímos el documento emanado del XIV Congreso del Partido Comunista de Venezuela. Interesante lo que allí se dice, pero, deja grandes interrogantes, por cuanto, del dicho a lo hecho por el PCV en estos 18 años hay mucho trecho. Lo dicho corresponde a la teoría revolucionaria del partido, y lo hecho, al apoyo incondicional del reformismo/militarista/ chavista/socialcristiano que nada tiene de revolucionario ni de bolivariano ni mucho menos de socialista.

La primera página de Tribuna, titula: "¡A DEFENDER LO CONQUISTADO!"

Consigna que para el Partido Comunista resulta muy comprometida con las mayorías nacionales a las cuales ha dedicado la encomiable lucha de 70 años. Vale la pregunta ¿Y qué es lo conquistado? ¿Acaso las políticas reformistas del chavismo que condujeron al desastre y ruina económica en que se haya empanado el país, sin posibilidad de salida por cuanto el gobierno se empeña en ahondar su fracaso? Desde siempre hemos aprendido que en la evaluación de una gestión, lo importante son LOS RESULTADOS. Si corresponden a los objetivos propuestos, la gestión es positiva. De no haber esa correspondencia, la gestión se considera negativa. Los resultados de la gestión de 18 años de gobierno chavista, son los que estamos viviendo: desastre y ruina económica que no concuerda con el discurso grotesco o edulcorante del presidente Maduro ni de los jerarcas del chavismo dirigido a la resignación de las mayorías nacionales, a la tolerancia, al perdón por el fracaso, al chantaje, al bozal de arepa: "¡Inventamos y erramos!"

En el Documento del XIV Congreso del Partido, me llama la atención:

Primero.- "La línea Política que identifica al gobierno como progresista, patriótico, antimonopólico y antiimperialista." Si le aplicamos cualquiera de estos conceptos al gobierno de los militares, con los militares y para los militares (chavismo), no le cuadra por ningún lado. Y si lo referimos a lo dicho en el párrafo anterior, luego de 18 años ¿Cuáles son los resultados? Con discursos no se hacen revoluciones ni con limosnas ni con subsidios ni con demagógicos aumentos de salario. Sólo valen los hechos y los RESULTADOS. Alimentar la pobreza no es revolución. Hay que erradicarla.

Segundo.-En el punto 28 el documento dice: "Estamos obligados a definir con precisión en qué consiste el socialismo, cuáles son los rasgos que debería tener…" Utilizan el verbo en futuro condicional del indicativo, cuando han debido utilizar el tiempo presente, "DEBE": "son los rasgos que debe tener el socialismo. Mejor aún:" "son los rasgos que distinguen al socialismo. ¿Debería cuándo? ¡Futuro incierto! Acaso dieciocho años no ha sido tiempo suficiente para decirle al gobierno chavista ¿Qué es el socialismo? ¿Cómo entender que el Partido Comunista, heredero histórico - junto a la clase obrera - del Manifiesto Comunista de Marx y Engels, le haya permitido al chavismo/militarista denominarse socialista? ¡Inadmisible! Lo ocurrido en Venezuela en estos 18 años, es una infamia al socialismo que durante 70 años agitó sus gloriosas banderas en la URRSS y las paseó por Europa en las manos del proletariado soviético y el Ejército Rojo, que derrotaron el fascismo y luego realizaron la gran reconstrucción de la economía soviética, destrozada por la aviación, los tanques, la artillería y los 10 millones de soldados alemanes que pisaron el sagrado suelo soviético sembrando la destrucción de todo a su paso. Diez años después de finalizada la Segunda Guerra Mundial, la URRSS era primera potencia y sus cosmonautas circunvolaban el planeta en gran demostración del desarrollo científico y tecnológico alcanzado. Durante setenta años el proletariado soviético se constituyó en el respaldo moral del internacionalismo proletario. Todo ello constituye el patrimonio de la clase obrera y del Partido Comunista. Y ese patrimonio hay que defenderlo y prestigiarlo al no permitir que unos aprendices de brujo, tomen la bandera del socialismo para arrastrarla por el lodo de la infamia, en lugar de izarla en la cumbre de una montaña. El socialismo no tiene nada que ver con lo ocurrido en Venezuela en los últimos 18 años.

Para el Partido Comunista, el sincretismo ideológico de Chávez ¿No fue suficiente para entender que ese señor como militar y socialcristiano anticomunista? En consecuencia, enemigo de todo lo que oliera a socialismo. En declaraciones de prensa, lo dijo muchas veces: "Este no es un proyecto marxista…" (Aló Presidente 2.10.2005) "Yo no soy comunista, no tendría ningún empacho en decirlo. Si yo tuviera un proyecto marxista para Venezuela lo hubiese dicho desde el primer día en que salí a la palestra política. Así que no soy marxista. Tengo aproximaciones al pensamiento socialista y progresista, pero no soy marxista. (Entrevista hecha por Lucía Newman de CNN, 18 de agosto del 2004). En este breve párrafo niega cuatro veces ser comunista o marxista. Si Chávez le negó su "amor" al comunismo, al marxismo ¿Por qué el Partido Comunista insiste en rendirle un amor platónico no correspondido y, durante 18 años, ha permanecido en lo que el general Müller Rojas denominó "Nido de alacranes"?

Pero hay algo más. La furia y soberbia de Chávez se desbordó al pretender imponer la idea ceresoliana de partido único. En ¡Aló presidente! decía cosas como esta:

El Partido Comunista de Venezuela (PCV) y el Partido Patria para Todos (PPT), desaparecerán del mapa político, por DESLEALES, CONTRA REVOLUCIONARIOS Y MENTIROSOS. […] ¡Van a desaparecer del mapa político! Yo me voy a encargar de eso, tengan la seguridad. "[…]Un grupo de partidos que se DICEN REVOLUCIONARIOS, un grupo de partidos cuyos líderes dicen que apoyan a CHÁVEZ, pero es mentira, no apoyan a CHÁVEZ. El partido PCV dejó de apoyar a CHÁVEZ hace tiempo, que sigan su camino […], el PPT dejó de apoyar a CHÁVEZ, que sigan su camino […], no tengo nada que ver con ellos[…] El que no esté con HUGO CHÁVEZ, no está con CHÁVEZ, está contra CHÁVEZ.

Mayor expresión de soberbia, mayor exaltación del culto a la personalidad ¡Im- posible! Lenguaje personalista, en primera persona, inaceptable para un revolucionario que se respete. Si se pide apoyo es, para la revolución, para el proceso revolucionario, para la organización popular, para el poder popular; pero, jamás de los jamases para exaltar el culto a la personalidad, el hiperliderazgo y cultivo del ego. El partido no se crea para un individuo. Advertido del error que envolvía la propuesta de partido único, la cambia a partido unido.

La diatriba contra la izquierda en ese ¡Aló presidente! quedó para la historia. Esa declaración es el retrato del verdadero Chávez que, Domingo Alberto Rangel conoció, sentados sobre cajas de libros en el depósito de "Vadell Hermanos". En sus periódicas visitas a Tovar, Domingo Alberto me decía: – -"Llevan Mi Lucha (Mein Kampf") bajo el brazo" - al referirse a Chávez y sus conmilitones.- "Son unos farsantes". Lo que Chávez decía de sus adversarios -"por más que se contoneen siempre se les ve el bojote"- le cuadraba a la perfección, "por más que se contoneaba", el anticomunismo le brotaba por todos los poros. Quienes durante 60 años hemos militado en las luchas sociales, hemos sentido –durante estos 18 años - la discriminación por nuestra trayectoria. Somos los indeseables de la izquierda que no nos plegamos a la farsa del chavismo.

Ante el terrible desastre y ruina económica que padecemos, las mayorías nacionales están huérfanas del liderazgo de la izquierda clasista y revolucionaria, como nunca en la historia de los últimos 50 años, había sucedido. Siempre en la trinchera de las luchas sociales estaba la izquierda clasista. Posición liderizada por el Partido Comunista, que Orlando Araujo definió con objetividad: "El Partido Comunista es el Alma Mater de la izquierda y del socialismo en Venezuela". Esa ausencia de la izquierda clasista, la cosecha la derecha – la MUD – que, con el mayor desparpajo, enarbola consignas de lucha y organización social de la izquierda. En días pasados, vimos a una burguesa de fino tupé, entrevistada en la TV, hablar de salario para el obrero, de salud, educación, seguridad social. ¡Habrase visto tamaña impostura! ¿Y todo por qué? Porque al Partido Comunista le dio por ser cola de ratón en el chavismo agorero, en lugar de ocupar su puesto de vanguardia en la lucha proletaria contra la dictadura del hambre, escasez, desabastecimiento, desempleo, salario de miseria, inflación, inseguridad, y la devaluación de la moneda como el más vil instrumento generador de pobreza: dramática situación creada por el gobierno chavista. Si el PCV es la vanguardia del proletariado ¿Marchar a la zaga del chavismo es ser la vanguardia?

Es necesario que surja el Frente de la Izquierda antichavista y antiMUD, para que asuma la conducción de las mayorías nacionales, que el Partido Comunista definió en su XII Congreso (2006: "(…) frente social y político (…) integrado por la clase obrera y demás trabajadores, los campesinos sin tierra y los pequeños propietarios del campo, los pueblos indígenas, las capas medias urbanas y rurales, los grupos sociales más excluidos y depauperados, la pequeña burguesía, la burguesía no monopólica y no asociada a los intereses imperialistas, así como los diversos movimientos, organizaciones y partidos que sean expresión de estos sectores y clases." ¿QUÉ HACE EL PCV METIDO EN EL CHAVISMO, EN EL TRISTE PAPEL DE DEFENSOR Y PARTICIPE DE LA FARSA, EN LUGAR DE OCUPAR SU CONDICIÓN DE VANGUARDIA DEL PROLETARIADO? 18.10.2016

Nota. Por causa de la crisis económica nacional, en Tovar, desde hace tres meses no tenemos servicio de Internet. La empresa que lo suministraba, se vio en la necesidad de suspender el servicio por cuanto debe aumentar la tarifa de 800,00 Bs/mes a 8.000,00 Bs/mes. Los usuarios no estamos en capacidad de pagarla. Por tal motivo este artículo que ha debido publicarse el 18 o 20 de octubre, sólo hasta hoy lo hemos podido enviar, gracias a la bondad de un amigo que tiene Internet. Los hechos de los últimos días confirman nuestra apreciación referida al autogolpe de Estado en marcha. Estos hechos ratifican también que el Partido Comunista no está en el puesto de vanguardia que le corresponde, junto a las mayorías nacionales.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3255 veces.



León Moraria

Nativo de Bailadores, Mérida, Venezuela (1936). Ha participado en la lucha social en sus diversas formas: Pionero en la transformación agrícola del Valle de Bailadores y en el rechazo a la explotación minera. Participó en la Guerrilla de La Azulita. Fundó y mantuvo durante trece años el periódico gremialista Rescate. Como secretario ejecutivo de FECCAVEN, organizó la movilización nacional de caficultores que culminó en el estallido social conocido como el ?caracazo?. Periodista de opinión en la prensa regional y nacional. Autor entre otros libros: Estatuas de la infamia, El Fantasma del Valle, Camonina, Creencia y Barbarie, EL TRIANGULO NEGRO, La Revolución Villorra, los poemarios Chao Tierra y Golongías. Librepensador y materialista de formación marxista.

 leonmoraria@gmail.com

Visite el perfil de León Moraria para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



León Moraria

León Moraria

Más artículos de este autor