De cómo el argumento de la supuesta nacionalidad colombiana del Presidente Maduro no aplica para el Golpe Parlamentario en su contra

En nuestro último artículo, en su parte final, señalamos que el tema de la suspensión de la fase de recepción de manifestaciones de voluntad para la opcional y eventual activación de un referendo revocatorio del mandato del Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro Moros, actuaría como un nudo crítico de los acontecimientos que pudieran desencadenarse en estos próximos días. No nos equivocamos al señalar que los tres temas dentro del análisis estratétigico y como medición del pulso de la actual situación tenían que ver con el siguiente orden: 1.- El tratamiento de la supuesta nacionalidad colombiana del Presidente Nicolás Maduro, que ha sido resucitado por la derecha en estos momentos; 2.- El tema de una serie de trabajos de investigación sobre diagnósticos sociales, que buscan oxigenar el discurso opositor para sustentar su proyecto político y deslegitimar el de la Revolución Bolivariana y 3.- El de la propia legitimidad del Jefe del Estado, concantenado con el tema de la privación relativa, escrito hace algunos años, pero que nos parece importante retomarlo, porque ha vuelto a surgir en el marco de esta coyuntura.

Y los eventos suscitados en el día de ayer en el parlamento adeco burgués, en el marco del Golpe Parlamentario, donde estos "representantes del pueblo" han declarado una "ruptura del orden constitucional" y se han declarado en rebelión, pues nos dan más razones para escribir sobre los temas planteados.

Como lo hemos señalado, hoy nos referiremos al tema de la supuesta nacionalidad colombiana del Presidente Maduro, y dar algunos razonamientos que desmontan esta tesis que pretende realizar la derecha, con el fin de aniquilar a la Revolución Bolivariana.

En el artículo que escribimos en fecha 17 de septiembre de 2016 titulado: "Declaratoria de abandono del cargo por ilegitimidad: Nuevo frente de ataque del fascismo", y que puede ser leído a través del siguiente link: http://www.aporrea.org/oposicion/a234205.html señalamos que la madre del General Marcos Evangelista Pérez Jiménez, quien ejerció la Primera Magistratura de nuestro país, era de nacionalidad colombiana, y no por ello hubo un escándalo por ello.

La fuente de esta información la podemos encontrar en el libro "Habla el General" de nada más y nada menos que de Agustín Blanco Muñoz, en la página 32 si la memoria no nos falla. Y este autor no puede ser vinculado con el chavismo.

También esta el caso del ex presidente de la República Ramón J. Velásquez, quienes sus padres eran colombianos, y tampoco hubo escándalo por ello.

Y ni hablar del caso de Carlos Andrés Pérez, de quien entendemos que su madre también era colombiana, y no se generaron los escándalos que se pretenden generar con el Presidente Maduro.

En el artículo que acabamos de citar, damos los argumentos del ius soli y el ius sanguini, y por eso colocamos el link para su lectura. Pero en éste, queremos complementarlo con lo siguiente.

En el programa del periodista Miguel Salazar de hace un par de semanas, este periodista polémico y que no es santo de nuestra devoción, entrevistó a Jesús Márquez, quien aclaró el tema de la nacionalidad colombiana de la fallecida madre de nuestro Primer Mandatario Nacional, Nicolás Maduro Moros.

Señaló Márquez en la referida entrevista, que la señora Teresa Moros, madre de Nicolás Maduro, actual Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, efectivamente nació en Cúcuta y es de origen colombiano, pero vivió muchos años en Venezuela, y al casarse con Nicolás Maduro padre, quien de hecho era economista, adoptó la nacionalidad venezolana.

Es importante destacar que el matrimonio Maduro-Moros salió de Venezuela en la década de los 50 del siglo pasado, porque ellos fueron cercanos a las corrientes del partido Acción Democrática de los 40, cuando ésta era una organización revolucionaria, y al ser derrocado Rómulo Gallegos, fueron perseguidos y por eso se vieron en la obligación de salir al exilio. Ellos sin duda vivieron 4 años en Bogotá, producto de la persecución política del régimen perezjimenista, junto a sus primeros hijos. De ahí la novela que montó la derecha sobre la supuesta nacionalidad colombiana de Nicolás Maduro Moros.

En el caso del General Pérez Jiménez, tuvo la gallardía de en el libro de Blanco Muñoz abordar el tema de su madre colombiana, maestra de escuela para más señas, porque el estaba muy claro que su nacionalidad venezolana no estaba en cuestionamiento y discusión. Y sabía, como buen militar, sobre el manejo estratégico y las implicaciones que este tema podía tener.

Y es evidente que con este tema de la nacionalidad "colombiana" del Presidente Maduro, lo que busca el fascismo criollo es aplicar un mecanismo expedito para poder destituir al Primer Mandatario Nacional.

Pero además de ello, desde la misma Registraduría Nacional de Colombia, ya han señalado y desmentido en varias oportunidades de que Nicolás Maduro Moros no nació en territorio colombiano.

Y es por ello, que Nitu Pérez Osuna, Enrique Aristiguieta Gramcko, Melva Paredes, Henry Ramos Allup y los que promueven la inhabilitación del Presidente de la República por este tema, actuaron y actúan de mala fe, pudiendo ser objeto de acciones legales por estos falsos testimonios que han levantado con respecto a este tema.

Pero si creemos, que por el mal tratamiento de este tema por parte de los factores revolucionarios, se ha ocasionado un desgaste innecesario de la imagen del Presidente Maduro. Y esto debería ser tomado en cuenta a la hora de los análisis.

De ahí nuestro reconocimiento al periodista y hoy Ministro del Poder Popular para la Comunicación e Información, Ernesto Villegas Poljak, quien en su primer programa "Siete Preguntas", el primero que realizó, y que fue con el Presidente Nicolás Maduro, en fecha 14 de marzo de 2016, éste le preguntó sobre el tema de la nacionalidad colombiana de su madre, manifestandole porque no habia tratado públicamente este tema, a lo que el Primer Mandatario Nacional respondió: "Por respeto a la memoria de mi madre".

Con todo respeto, el origen colombiano de Teresa Moros de Maduro no es algo vergonzoso ni delicitivo, además de que ella era venezolana por naturalización como ya lo hemos señalado. Entendemos que el Presidente como ser humano decida reservarse algunos temas producto de su vida privada. Pero, como este tema salió a flote, se ha convertido en tema público, y lo más correcto es que lo hubiese abordado como lo hemos hecho en estas líneas.

Además de ello, cuando producto de las informaciones que nos llegan, tratamos este tema, lo hacemos con el mayor de los respetos y consideraciones de los fallecidos padres del actual Jefe del Estado venezolano. Lo hacemos no solo en respeto a su memoria, sino para protegerlo y defenderlo a él y a la Revolución Bolivariana, que es lo más importante.

Así que, desde nuestro punto de vista, la novela que pretende montar la derecha sobre el tema de la doble nacionalidad del Presidente Maduro, ha muerto, y es nuestro deber terminar de enterrarla.

Si quieren buscarse un "método express" para salir de Maduro, búsquense otro, porque éste no es.

¡Bolívar y Chávez viven, y sus luchas y la Patria que nos legaron siguen!

¡Hasta la Victoria Siempre!

¡Independencia y Patria Socialista!

¡Viviremos y Venceremos!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2565 veces.



Juan Martorano

Abogado, Activista por los Derechos Humanos, Militante Revolucionario y de la Red Nacional de Tuiter@s Socialistas (RENTSOC).

 jmartoranoster@gmail.com      @juanmartorano

Visite el perfil de Juan Martorano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a236033.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO