¿Qué futuro tienen los CLAPs frente al capitalismo?

Distracción de los CLAPs

Mientras los Comités Locales de Abastecimiento y Distribución (CLAP) distribuyen los productos Polar dentro la población, en los supermercados, la empresa de Mendoza y sus similares, disfrutan la victoria. Los precios de sus productos y marcas; Las Llaves, pasta y arroz Primor, de Toddy, de las cervezas, Pepsicola y otras marcas de refrescos, Atún Margarita, cachapas Pan, Don Gourmet (comida para perros), todos está aumentados. En menos de un año, por lo menos diez veces. Igual pasa con la marca Ariel, Ariel líquido, el cual ha aumentado en un año de 315 bs. a 4. 100 bs, doce veces. No son los bachaqueros de la Redoma de Petare, hablamos de productos con el "precio justo" impreso en los envases y paquetes, y que gradualmente han ido apareciendo en los anaqueles de los supermercados como productos regulados, a "precios justos" pero nuevos, algunos inflados en un año hasta el mil por ciento.

¿Quién gana la guerra? ¿Quién ganó la guerra? Lorenzo Mendoza y sus aliados, el "pelucón". Ya eso se sabía. Se supo desde que fue invitado a formar parte al Consejo de Economía. Pareciera que el gobierno no lo sabía, pero sí. Que ya Lorenzo Mendoza había ganado la nombrada "guerra económica" , que no es económica y que al parecer no es ni guerra, pues él siempre ha sido condescendiente con los "precios inflados", siempre y cuando aparezcan los productos en los anaqueles. Es decir, el gobierno, ante los precios inflados sobre los anaqueles de los supermercados, pide PAZ al pueblo, que se la cale.

La "guerra económica" que libra el gobierno es contra los bachaqueros pelabolas. Y si acaso hubo otra "guerra económica" el gobierno la perdió hace tres años, aquella noche de febrero, en la cual el presidente Maduro le tendió la mano a Lorenzo Mendoza y se reunión con Gustavo Cisneros, y aquello estuvo llenos de empresarios contentos.

Por otra parte, mientras los Comités Locales de Abastecimiento y Distribución (CLAP) distribuyen casa por casa los productos Polar más baratos (Harina Pan Arroz, jabón Las Llaves) y otros más, PDVSA piensa en aumentar la producción en la Faja del Orinoco, perforando más de cuatrocientos pozos, y entregando el negocio a dos de las empresas golpistas del 2002, a saber, Schlumberger y Halliburton. Además de Horizontal Well Drillers, Baker Hughes, escondidas detrás de socios nacionales; más aquellas que ya estaban instaladas (Emi, Petro China, Total, Gazprom, Rosneft, Aramco, Statoil etc…) en un nuevo esquema de asociación donde cuentan los privados con el manejo operativo de las empresas con más del 50%., hasta el 70%, del control accionario.

Y mientras el gobierno afina la distribución de comida, casa por casa, a la población más necesitada (o sea, casi toda), en el Arco Minero del Orinoco comienzan a "limpiar el terreno" para Barric Gold y Gold Reserve, dos empresas mineras canadienses-"venezolanas" con antecedentes de muerte y contaminación en todo el mundo. En la primera tiene su mano metida Gustavo Cisneros, la segunda la echó del país el propio Chávez, por maula y depredadora. Además de estas dos hay otras más, todas extranjeras, todas con antecedentes negativos; no puede ser de otra manera con la extracción minera masiva. Creo que con estos recaudos se podrá dialogar en sana paz con Shannon, cuando venga (Dios capitalismo así lo quiera).

Dificultad política de los CLAPs

Es difícil que los CLAPS puedan tener éxito mientras la economía esté bajo el control de los capitalistas. La distribuir de alimentos baratos, casa por casa en la población, es una actividad destinada a desaparecer en el tiempo. Los capitalistas no lo van a permitir. Así como tampoco van a aceptar que haya productores comunales que compitan con ellos. O los asimilan a sus negocios o simplemente los quiebran, pues ellos controlan la economía (la importación, procesamiento de alimentos y medicinas, transporte, distribución, almacenamiento de alimentos y medicinas; la publicidad, la consciencia, la conducta de consumo); antes, ahora y mañana también. Mientras no haya oposición a sus actividades se fortalecerán dentro de la población, y, dentro de lo que queda de revolución, en el espíritu de su gente. Mientras no haya oposición al capitalismo perdimos la guerra POLÍTICA en la conciencia.

Unos CLAPs que solo tocan al estómago de los venezolanos y jamás la consciencia; que precisamente están hechos para distraernos de la restauración del capitalismo y de las políticas socialdemócratas; y, además, usando para ello la excusa del desarrollo de las fuerzas productivas, de vencer al rentismo petrolero (¿con rentismo minero y petrolero?), NO tienen futuro socialista, ni capitalista. En realidad se trata de volver a lo mismo, se trata otra vez de desviar la renta del país hacia los bolsillos de falsos productores, como Lorenzo Mendoza y sus similares nacionales, de chulos nacionales, o Procter & Gamble, Nestlé, Colgate Palmolive, Kargil, etc…, de mercachifles y especuladores.

Y no tienen futuro porque su función principal es distraernos con bolsitas (y como dice Aristóbulo, como bolsas) mientras se entrega el país a grandes consorcios multinacionales: según el Plan de Maduro, Venezuela, no nada más Aragua, será toda ella una nueva Shandón, con sus grandes zonas libres e industriales, con sus puertos libres, pero también con sus respectivas fajas de miseria, con sus masa de explotados, con sus muertos y su olor a muerte.

En fin, nosotros nos preguntamos ¿Dónde están nuestros líderes? ¿Por dónde andan que no se dan cuenta de lo que está pasando en el país? ¿Será que un "superintendente de precios" puede contra la falta de consciencia (del deber social o la más mínima consciencia social) de los panaderos, de los propietarios de abastos y supermercados, de las redes de farmacias, de los bachaqueros y de todo tipo de especuladores; un funcionario va poder el solo con la falta de consciencia revolucionaria de nuestra gente? NO, no puede.

Y pensar que ese "Superintendente" en la calle es lo más cercano que ha estado el gobierno de la realidad ¿Por qué tanta soberbia y no escuchan a la gente? ¿Por qué no dejan de pensar en abstracto y de hablar tantas tonterías, y escuchan a la gente?

En la calle se dice que nuestros líderes no hacen mercado, no usan transporte público, no buscan medicinas, es decir, no "sufren" el sacrificio que le exigen a el resto de la población, y que por eso no dan con la solución de los problemas "¿Por qué no ponen preso a los dueños de la Polar?" se escucha por ahí. Pero, tampoco preguntan. Parece que no les interesa saber lo que pasa, se conforman con la "puesta en escena" de sus productores de tv, de las redes sociales filtradas, de las opiniones inmaculadas de sus aduladores, en fin, prefieren la mentira.

Así, camaradas, desde esa nube, DESDE ESOS DESEOS TAN ELEVADOS donde vive el gobierno, la caída es para no recuperarse jamás, por no decir que mortal.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1342 veces.



Héctor Baiz

http://hectorbaiz.blogspot.com/

 hecto.baiz@gmail.com

Visite el perfil de Héctor Baiz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: