¿Por qué el socialismo y no la socialdemocracia?

Porque la tarea de la socialdemocracia es falsificar al socialismo en favor del capitalismo. Es su razón de ser, socavar por la base al socialismo.

El mayor daño que le ha hecho el capitalismo a la clase trabajadora y explotada está en el espíritu. Está en obligarlo a pensar y actuar contra sus propios intereses de clase. A despreciar al pobre y no a la pobreza. A ver el mundo desde la óptica de los burgueses.

El socialismo es una idea de liberación de clase. El socialismo científico, marxista, es el mayor reto que se ha podido abrigar la humanidad. Fue la idea de la revolución socialista la única fórmula para acabar con la pobreza, la injusticia, la ignorancia y la alienación, el hambre, y elevar el espíritu humano a un nivel superior. Para Marx y los marxistas, para Einstein, inclusive para Oscar Wild, la gran solución para superar la miseria espiritual, la pobreza del espíritu es el socialismo, acabar con la propiedad privada de todos los medios de producción, incluidos la tierra, el agua, el aire. Después de Marx ha sido una constante en el pensamiento más avanzado, humanista del planeta. Son incontables los socialistas revolucionarios, poetas y científicos muertos en su lucha por confrontar al capitalismo de manera consciente.

Ante el hecho de las revoluciones obreras y socialistas, la primera "recuperación" capitalista de la idea revolucionaria socialista se hizo mediante los llamados "reformistas". Es decir, la hizo el capitalismo desde la base teórica misma, adulterándola a su favor. A partir de estas debilidades teóricas se impuso en la política revolucionaria el "reformismo". Y gracias a él fue posible la escisión de un partido revolucionario socialdemócrata en reformistas y comunistas.

La segunda "recuperación" capitalista fue confundir al socialismo marxista leninista con la socialdemocracia. Y la tercera "recuperación" fue condenar a las dos opciones como contrarias a los intereses de la sociedad burguesa, "libre y democrática", e instaurar la tiranía del capital en nombre de la libertad.

Así se pierde todo el esfuerzo revolucionario generado por el líder, por el líder revolucionario. Muerto el líder, se pierde todo, de manera gradual y rápida, hasta alcanzar los niveles más primitivos de la esclavitud y el fascismo.

Pero ¿Por qué el socialismo y no la socialdemocracia?

Porque la socialdemocracia representa uno de los niveles de "recuperación" del control capitalista ante los intentos revolucionarios socialistas, de obreros y campesinos conscientes de tomar el control de los medios de producción y ponerlo al servicio de toda la sociedad. Porque hoy día, la socialdemocracia, el "socialismo en los social" inventado por este gobierno –que es lo mismo- es una forma del capitalismo para protegerse de las revoluciones, manipulando el espíritu mercantilista y egoísta de la sociedad, usando el sustrato moral, la herencia de esclavos y pequeñoburgueses a su favor. Activando al egoísta que llevamos por dentro, al borrego, al esclavo, al aspirante.

Porque el socialismo es contrario al "consumismo", al consumo compulsivo. Y el consumismo está a la base del sistema capitalismo. Porque el socialismo estimula la conciencia del deber que tenemos todos por la sociedad; porque el socialismo racionaliza el interés individual y lo obliga a servir a la sociedad en su conjunto. Y el capitalismo, al contrario, lo estimula a ultranza, a los límites de poner a toda la sociedad a competir entre sí, a sus miembros unos con otros, "al sálvese quien pueda". A vivir como "miserables" sin pan y sin espíritu.

¿Por qué no a la socialdemocracia o "socialismo en lo social"? Porque le dejan abierto el camino a la dictadura de los más ricos, porque consolida el dominio de unos cuantos "súper copetones" mundiales sobre el resto de la humanidad y sobre su destino. Por eso el socialismo y no la socialdemocracia.

El socialismo es uno solo. En lo espiritual, en lo económico, en lo social. Es un cambio radical en lo económico: pensar la economía como un componente humano fundamental para su desarrollo de manera integral, tanto en lo biológico y físico como en lo espiritual. El socialismo es un cambio radical en la conciencia: esto es el mayor esfuerzo de toda revolución, significa estudio y poner en práctica todo lo que demanda su ideal. Transformarse en un ser nuevo, superior; luchar por eso, todos los días, a cada instante y en cualquier espacio. El socialismo es revolución permanente para cambiar todo lo que deba ser cambiado, a la luz de nuestra conciencia, a la luz de nuestra teoría y práctica política socialistas. Y por último, el socialismo es la voluntad de cambiar por encima de todo.

Al contrario, la socialdemocracia representa la ausencia de la voluntad de cambio. El "socialismo en lo social" es decir, la socialdemocracia, es ausencia de voluntad revolucionaria. Y sin esa voluntad de cambio el monstruo capitalista nos borrará de la faz del planeta. Así de simple.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1797 veces.



Héctor Baiz

http://hectorbaiz.blogspot.com/

 hecto.baiz@gmail.com

Visite el perfil de Héctor Baiz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: