Venezuela país subdesarrollado por la mediocridad y decadencia de IV República (II)

El castillo de naipe de la democracia puntofijista

Pero en que quedaron todos los políticos, todos los economistas, todos los dirigentes políticos, económicos y sociales de la IV República con su corresponsabilidad de haber "dirigido" el capitalismo paternalista, "el capitalismo de amigotes" como lo llama Niño, ellos todos desperdiciaron una gran oportunidad histórica, de transforma un país con inmensos tesoros debajo de la Tierra, un país colmado de bendiciones por la naturaleza, bien nos lo aclara Niño, "Lo que originalmente fue un país que estaba a punto de ser una potencia económica a nivel mundial, quedó en ser solo el país más rico de América Latina a comienzos de los 90. La clase política e intelectual se quedó satisfecha con esa categoría, la cual no es nada del otro mundo cuando se considera el estado de mediocridad y estancamiento que América Latina ha padecido a lo largo de su historia. Es fácil parecer bueno cuando un país está rodeado de tanta mediocridad". Eso es lo que representó el Pacto de Punto Fijo y sus amigotes.

Vino otra fase, de la cual Niño no se aventura describir, crea un vacío, un silencio en su narrativa, una etapa oscura, un periodo vergonzoso de la sociedad venezolana, con la caída de los precios internacionales del petróleo, del salto, del Viraje de la Gran Venezuela, de la socialdemocracia al neoliberalismo, a l viraje en los años 80 y 90 del siglo XX, una fase donde el capitalismo trata de desentenderse y desembarazarse del Estado, de la conducción política de quiebra del Estado, del Estado endeudado, quebrado no solo por la corrupción política, sino también por las condonaciones de la deuda de los empresarios, por sus deudas externas privadas endosadas al Estado, (las deudas privadas ilegítimas), la mala administración pública de quienes se sirvieron durante décadas de manera paternal, de deudas privadas internas, créditos no pagados irresponsablemente, una economía que se sumergía en la escasez, la especulación, el alto costo de la vida, la inseguridad, dicho período, como dice Niño, "Naturalmente, dichos acontecimientos llevaron a Venezuela a varias crisis económicas y sociales –la devaluación del bolívar en 1983, El Caracazo, etc.– que socavaron la institucionalidad de una democracia que desde el principio parecía un castillo de naipes".

El estado democrático y su constitución de 1961, durante cuarenta años, había construido una democracia, donde la institucionalidad quedó reducida a un "Castillo de naipes", es decir no era sólida, no había afianzado en los ciudadanos y ciudadanas los valores democráticos, sino la rapiña en la empresa privada, la apatía e indiferencia en los ciudadanos, y que finalmente dado los acontecimientos de crisis, de las fallas en la gestión del capitalismo dirigista durante 1958-1998, hizo provocar el colapso de la institucionalidad, la desacreditación política de los partidos políticos, Ad y copey, quienes habían dirigido el país durante cuarenta años, de manera alternativa en que se compartían el poder llevándolos al ejercicio en la sociedad de la tiranía política en forma bipartidista, socavando la confianza en la democracia y por ende la desintegración de los partidos políticos tradicionales, pilares de la democracia puntofijista.

La decadencia de la IV República por obra de la mediocridad

La caída de los precios del petróleo, de las reservas internacionales, la insolvencia de pago de la deuda externa, la devaluación del bolívar, la hiperinflación, el empobrecimiento social, obligó ahora a la vieja socialdemocracia, tanto adecos como copeyanos adoptar programas neoliberales impuestos por el FMI y la banca mundial, bien dice Niño sin poder disimular que, "Naturalmente, dichos acontecimientos llevaron a Venezuela a varias crisis económicas y sociales….", todos recordamos "El Viernes Negro", la devaluación del bolívar frente al dólar, el empobrecimiento social millones de ciudadanos, la quiebra de empresas, de más de una decenas de bancos auxiliados por Caldera (II), recursos que fueron desviados y fugados al exterior por los mismos dueños de dichos bancos, dejando acreedores de cuentas ahorristas y corriente en el más completo desamparo social, también recordamos dentro de esas "peores crisis", la perdida de viviendas, de autos por culpa de las tasas de préstamos de intereses flotante, etc. Etc. Todo llevaron al "Caracazo", a la sublevación popular del pueblo, a cauda del descontento social y la desconfianza respecto al capitalismo de Estado dirigista, del capitalismo de amigote, de las fallas en la administración del capitalismo de estado socialdemócrata primero y neoliberal después.

Entonces respondámosle al señor Niño; corresponde saber si después de todo esto, de esta crisis social, económica y política de la IV República, los venezolanos que dicen: haber sido más feliz antes, si es verdad la decadencia de "Venezuela como país rico", la creación del "Estado mediocre", incapaz de impulsar el desarrollo del país, soberano e independiente, de poner la riqueza al servicio de los ciudadanos, entonces quiere decir si la decadencia del desarrollo no había comenzado sino mucho tiempo más antes, con "el ejercicio de la mediocridad", como bien agrega y advierte Niño, ---Sin embargo, no hay que caer en el conformismo que se plasma en el típico refrán "éramos felices y no lo sabíamos" para racionalizar la mediocridad de la 4ta República"---o si en verdad ha sido según Niño, que "Por desgracia, llegaron movimientos radicales, sobre todo el Movimiento Bolivariano Revolucionario 200 encabezado por Hugo Chávez, que se aprovechó del descontento social y desconfianza en los partidos punto fijistas iniciando la decadencia el siglo XXI de la sociedad venezolana con el socialismo bolivariano y chavista.

Por supuesto Niño esconde que las fallas de la IV República responden a las fallas de la administración del capitalismo, a su desastre de crecimiento económico, su modelo de la desigualdad distributiva de la riqueza, de la torpe administración de la renta petrolera, de la mediocridad política y económica del estado y de los empresarios, del conformismo popular, de los errores cometidos durante la IV República y el apuntalamiento de un modelo capitalista privado rentístico, con muchas trabas a la democratización del desarrollo nacional, de manera endógena, con barreras al desarrollo armónico territorial, desde adentro, con los de adentro, un capitalismo privilegiados, con los amigotes, sin libre competencia, total, el desperdicio de un capitalismo incapaz de asumir el desarrollo de una país, de los errores cometidos durante la IV República y por lo que va del siglo XXI, incapaz de aprender las lecciones del pasado, aquellas que socavaron la institucionalidad de la democracia, la guerra económica del capital contra el pueblo trabajador. La esperanza de la revolución bolivariana, chavista y socialista.

Fuente consultada:

Niño, Jose "Venezuela no es un país rico, y su decadencia empezó con el socialismo", Panam Post 11 SEPTIEMBRE, 2016 A LAS 13:07



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1622 veces.



Alexander Kórdan Acosta R.

Economista. Magíster en Gerencia de Servicios Administrativos. Doctor en Ciencias Estratégicas para el Desarrollo. Profesor de la Universidad Bolivariana de Venezuela (UBV). Instructor de Cooperativismo Comunitario.

 kordankovki@gmail.com

Visite el perfil de Alexander Kórdan Acosta R. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a234165.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO