Sentir Bolivariano

¡Un legado de amor!

"Y llevo en mi pecho un arma muy poderosa que cada día se hace más grande, regalo de los caminos y de los pueblos, de los hijos y los recuerdos: ¡el amor, el amor, el amor!"

"En aquellos sitios en donde viven, luchan y batallan los pobres hay amor desbordado por todas partes"

Hugo Chávez

Quise iniciar, este articulo de hoy con estas dos frases del gigante Hugo Chávez, porque creo que encierran real y sinceramente, "a riesgo de parecer ridículo" como en una oportunidad también lo dijo el Che Guevara, la verdadera causa de lucha, de empeño e insistencia revolucionaria: El amor que todo revolucionario siente por el pueblo, ese pueblo tangible, el que ves a tu lado cuando sales a la calle, la mujer, el hombre, el joven, el niño, la anciana, el hermano, el amigo…Es el amor que sentimos por la vida y la patria lo que nos motiva a seguir batallando muy a pesar de los obstáculos que nos encontramos en este camino de consolidación del Socialismo Bolivariano.

Si no sentimos amor verdadero e incondicional por el pueblo estamos perdiendo el tiempo camaradas, es un requisito indispensable, pero espontáneo y natural, no puede ser obligado ni impuesto y existen muchas formas de expresarlo. Esa expresión viva del amor que sentimos, es el motor inquebrantable de este proyecto bolivariano, revolucionario y chavista y que, acompañado de otros hermosos valores, nos convierte en un proyecto social que nunca podrá ser derrotado.

En estos 17 años de Revolución Bolivariana, hemos demostrado ese amor inquebrantable, espontáneo y tangible para y por el pueblo, muy a pesar de las grandes amenazas y ataques que seguimos esquivando bajo una resistencia admirable desde todo punto de vista. Indiscutibles logros sociales hemos concretado hasta ahora, y eso gracias a que el gobierno nacional ha dispuesto más del 70% de su presupuesto a la inversión social, aún con la disminución de los precios del petróleo y bajo la intención de dominación perversa a través de guerras no convencionales impuestas por los sectores del fascismo nacional y mundial.

A pesar de todo el ataque económico y la arremetida mediática, la Revolución Bolivariana se mantiene en pie y victoriosa. Contra todo pronóstico, el apoyo del pueblo a la revolución de Chávez y Maduro sigue manifestándose y no creo que haya otra razón más valiosa y real, que ese amor recíproco que existe entre este gobierno y el pueblo venezolano. Es la razón amorosa de Chávez, que se encarnó en el corazón del pueblo y que sin dudas, es factor fundamental en la consolidación de la conciencia del deber social.

Los logros sociales de la revolución pueden visualizarse con algunos números reales, reconocidos incluso por organismos internacionales: el índice de la pobreza extrema, pese a la guerra económica, se encuentra en 4.4%, el 75% de la población venezolana tiene acceso a la salud de manera gratuita, aún cuando seguimos luchando contra el boicot económico por la falta de medicamentos en los mercados tradicionales cómplices también de la guerra económica. El sistema de pensiones sociales, se llevó de un 18% a un 85% entre la población de compatriotas que se encuentra en el rango de edad correspondiente para recibir ese beneficio; la desnutrición infantil pasó de un 5% a un 3.7%. Todo esto sin contar los importantes resultados alcanzados por las misiones y grandes misiones sociales, que son producto también de ese legado de amor de Chávez por su pueblo.

La construcción de mil quinientas Bases de Misiones en todo el país, la entrega de tarjetas de alimentación como un apoyo para aquellas personas que aún se encuentran en situaciones sociales vulnerables, la construcción de más de un millón de viviendas a lo largo de todo el territorio nacional; más de 4 millones de canaimitas entregadas a nuestros niños y jóvenes, contar con 13.300 centros de salud cuando en tiempos de la cuarta república, apenas se llegaba a 4 mil; la construcción de escuelas, liceos, universidades y otros logros más, serían una utopía en cualquier otro país del mundo que esté batallando en medio de una guerra económica tan despiadada como esta.

El hecho de compartir tantos objetivos comunes,como alcanzar la verdadera igualdad y justicia social, hacen que este pueblo y el gobierno bolivariano se mantengan unidos, alimentando ese amor que hoy se muestra más fuerte que nunca. Amor con amor se paga, oíamos decir en muchas oportunidades al comandante Chávez y es lo que está sucediendo hoy día, de manera indiscutible, porque cuando la oposición sigue vaticinando un estallido social, continúa con planes desestabilizadores y sin dudas, persigue una intervención extranjera basándose en una supuesta crisis humanitaria, este pueblo sigue desbordado en las calles dando fe concreta de que está dispuesto a defender la senda ya trazada hacia el punto de no retorno de la Revolución Bolivariana.

El pasado primero de septiembre este pueblo le mostró al mundo que, contrario a lo que dicen los monopolios mediáticos de la desinformación, quiere paz, quiere trabajar por su patria y quiere echar adelante, y no quiere hacerlo bajo ningún otro sistema social, sino con el que nos legó Chávez. Un legado de amor que se sembró para siempre en lo más profundo de su alma y su corazón.

Por un nuevo mundo mejor y posible

También relacionado con el amor, esta vez con el amor a la humanidad, quiero referirme brevemente a la próxima magna cita que tendrá lugar en nuestro país, en la Isla de Margarita, entre el 14 y el 17 de septiembre: la XVII Cumbre del Movimiento de Países No Alineados (MNOAL).

Nosotros, desde Venezuela, estamos comprometidos con fortalecer la unión de todos los países que hoy integran el MNOAL, para hacer realidad ese mundo multicéntrico y pluripolar que el Comandante Eterno nos pidió en el Plan de la Patria. Un mundo, donde los principios que rigen a los países no alineados desde su surgimiento: antiimperialismo, anticolonialismo, antineocolonialismo, antirracismo, antisionismo y antifascismo, tienen más vigencia que nunca. Un mundo donde prevalezca el respeto al derecho internacional y donde la paz se imponga en favor de la humanidad y el desarrollo de los pueblos.

En esta XVII Cumbre del MNOAL, nuestro país presentará propuestas claras para un plan de acción hacia el Sur. Debemos tomar el pulso de nuestros pueblos y marchar a su vanguardia, articulados, firmes. El rumbo para nuestros pueblos es el camino de la paz, de la integración, del respeto a la autodeterminación, del multilateralismo; el rumbo de la verdadera unión. Como dijo el Padre Libertador, "lo que queremos es que la unión sea efectiva para animarnos a la gloriosa empresa de nuestra libertad, unirnos para dormir, unirnos para reposar en los brazos de la apatía, ayer fue una mengua, hoy es una traición". Unámonos entonces con un objetivo claro, con acciones concretas, unámonos para multiplicar la llama viva que arde en el alma de nuestros pueblos, unámonos para ser la "punta de lanza" que, desde el Sur, guíe el camino hacia la libertad, la independencia y la felicidad de nuestras naciones. Unámonos por amor a la Humanidad.

Este pueblo no se rinde!!

Viva Chávez!!

Hasta la Victoria Siempre!!

Venceremos!!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1417 veces.



Adán Chávez Frías


Visite el perfil de Adán Chávez Frías para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Adán Chávez Frías

Adán Chávez Frías

Más artículos de este autor