Parasitismo ideológico

Un parásito es aquel ser vivo que pasa una parte o la totalidad de su vida en el interior o exterior de otro ser vivo de diferente especie. A nivel político-social les acuñamos el concepto a aquellos personajes que han pasado su vida al interior de un partido político y al exterior chupando la sangre del Estado venezolano. Ellos no saben hacer otra cosa que jalar mecate, acobijarse en algún "dirigente" con el cual forma grupo, le declara fidelidad hasta morir, se acomoda a sus pies y es mantenido en cargos de mayor o menor importancia dentro del aparato burocrático del gobierno de turno y cuando digo gobierno de turno es porque estos especímenes son una plaga generalizada. Su origen lo encontramos con la formación de comunidades organizadas, luego con la creación del Estado (protectora de la propiedad), devenida en Estado-Nación, es decir, son plagas milenarias. Son adoptados en campañas electorales y mantenidos el tiempo que dure el "dirigente" en el poder. Cuando éste cae en desgracia, el parásito cambia de camiseta y se aloja en otro ser ("dirigente") vivo. Hay unos parásitos que nacieron "enmantillados", sin grado de instrucción alguno llegan a altísimas posiciones sin importarles en absoluto resultado para mostrar. Dado que la burocracia es excesivamente codiciada, la clase obrera hace gala histórica de lo que es parasitar el Estado y quizá el mejor ejemplo es el de la Revolución Rusa destrozada por un burocratismo perverso que se enriqueció e hizo lo imposible para que la revolución bolchevique no trascendiera al Socialismo porque verían en peligro sus intereses grupales y personales. Gorbachov debió encargarse de enterrar aquel adefesio llamado Unión de Repúblicas Socialista Soviética) que ni era Socialista ni era democrática. La "clase obrera" venezolana, con la llegada de la Democracia Representativa, se fue incubando en el Poder del Estado hasta lograr posiciones importantes a nivel parlamentario donde les fue dada una importante cuota de participación que los "dirigentes" lograban repartir entre los más igualados. En los sindicatos, el carnet del Partido era la carta de presentación para enchufarse. A raíz del golpe petrolero del 2002, la estrategia era la depuración de la burocracia y trabajadores golpistas, en sana lógica, era lo correcto. Los trabajadores petroleros dieron una clara demostración de fortaleza al arrancar, con experiencia acumulada, las plantas destruidas por los golpistas, los trabajadores de las Industrias Básicas hicieron lo propio. Pero, los parásitos se colocaron camisas rojas y comenzaron a bordear a la nueva dirigencia hasta inocularle el ácido acetil-burocrático-corrupto. La superpoblación obrera no aguanta un análisis, felizmente el nuevo Ministro de Industrias Básicas, Juan Arias indicó: "En la Siderúrgica del Orinoco C.A. (Sidor), el incremento de la nómina de trabajadores, que calculó alrededor de 17.400 personas, respondió a "políticas erradas" debido a que en dicha empresa estatal trabajan menos de la mitad. "Hay una visión equivocada de lo que debe ser el control obrero. La gestión obrera". Y lo peor es que de 4,5 millones ton. anuales de acero ahora producen 900.000. Recuerdo cuando el Presidente Maduro en un acto con los trabajadores de Sidor se preguntó: ¿Cómo que aquí hay trabajadores tercerizados? ¡No puede ser, todos deben pasar a la nómina de la empresa! El aplauso no se hizo esperar. También la CANTV absorbió a todo el personal que solían contratar para reparar averías y cancelaban por contratos, disponían de vehículos propios y herramientas, pero por aquello de tercerización, ahora no salen a realizar el trabajo porque la empresa no les da vehículo. Y así vamos sumando ejemplos y frente a nosotros tenemos a un monstruo de 3 millones de empleados que viven a costillas del Estado y de las cuales acuñamos el término de parásitos a 2.100.000 burócratas. Y de ellos un 50 % se mimetizó al cambiar de camisa, pero no de ¡conciencia!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1955 veces.



Ezequiel Aranguren


Visite el perfil de Ezequiel Aranguren para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Ezequiel Aranguren

Ezequiel Aranguren

Más artículos de este autor