Los CLAP magnífica estrategia pero sin grietas

La estrategia de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción, constituyen un arma eficaz para la lucha contra la guerra económica que busca hacer chirriar a la economía venezolana y rendir al pueblo por el estómago, pero lamentablemente las desviaciones ya comienzan a hacer mella en tan importante herramienta.

Traemos esto a la palestra, porque pareciera que ya comienzan los tentáculos de las mafias a controlar y a desvirtuar tan importante iniciativa. Es lamentable que la falta de conciencia y de formación revolucionaria nos lleve a reeditar las prácticas de la vieja política que dio al traste con la IV República. El sectarismo y partidización de todas las instancias, generó la corrupción de los partidos del estatus y con ello la putrefacción de las bases del proyecto político, que tras 40 años de desastre implosionó.

Recientemente se estrenó el CLAP en el sector "Los Próceres" de la parroquia Agua Salada de Ciudad Bolívar. En ese debut se puso de manifiesto la mala praxis del sectarismo partidista y en consecuencia se generó lo inevitable: las críticas y las dudas sobre la transparencia en el manejo de los alimentos, cuyo empaque se hizo de manera autoritaria, sin la presencia de la estructura en pleno y los responsables de calle, que son actores principales, quienes tienen que dar la cara a la comunidad.

Esta actividad más que satisfacción trajo severas críticas a la gestión revolucionaria y alimento para la matriz de opinión que impone la oposición, en el sentido que todo es un negocio y clientelismo del PSUV. La comunidad se queja porque de la noche a la mañana después de tantas reuniones y tanta organización, vino la directriz de no se sabe donde y alguien en nombre del PSUV y con una jefatura que el colectivo no ha otorgado, quitó y agregó su antojo miembros a la estructura del CLAP y beneficiarios al censo que habían levantado los responsables de calle. El día que llegó la mercancía hasta bien entrada la tarde era un secreto bien guardado y muchos tuvieron que salir de emergencia a buscar dinero para pagar el costo de la bolsa.

Pero lo más grave y que fue difundido por los diferentes noticieros de las emisoras locales es que a ultima hora a muchos beneficiarios al parecer les devolvieron el dinero porque supuestamente no había alcanzado para todos. A buena parte presuntamente le recortaron el contenido. La gente se pregunta y con sobrada razón: ¿A donde fueron a parar las bolsas que estaban previstas de acuerdo al censo y cuyos beneficiarios fueron excluidos de manera arbitraria? ¿Si el censo se entregó con un mes de antelación aproximadamente, como es que a última hora no alcanzó para todos los que estaban registrados, ni para cargar debidamente las bolsas? ¿Será que hasta allí llegó el síndrome del bachaquéo?. Algo huele mal en Dinamarca y no es el queso. Esta situación debe ser corregida, porque de lo contrario lejos de hacerle bien al proceso, estamos colocándole una lápida y dándole insumo al enemigo para que alimente la matriz de opinión, que pretende etiquetar como corruptas todas las acciones que en beneficio del pueblo articula el estado..

Los voceros del alto gobierno han manifestado de manera pública y comunicacional, que los CLAP no son órganos del PSUV, sino que se trata de una herramienta entregada a la comunidad, para que desde las instancias del poder popular la ejerza como apoyo a la revolución contra los enemigos de la patria. Esto quiere decir que el poder popular debe utilizar esta herramienta, sin caporales, ni arrieros y mediante asambleas de ciudadanos nombrar las estructuras y toda la organización. En esas mismas asambleas también debe discutirse el funcionamiento y la manera de cubrir las necesidades de la comunidad, para evitar la infiltración de "bachacos" . En esa misma instancia la comunidad también debe recibir toda la información, de cuando llega el abastecimiento, cual es el precio y el contenido de los paquetes, para que todo fluya con transparencia, "clara y plena como la luna llena". Hagamos las cosas con honestidad y amor revolucionario, transparencia y ética, para que los CLAP, sean esa magnifica estrategia contra la guerra económica, pero sin grietas.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1301 veces.



Cástor Díaz

Periodista CNP 2414

 cd2620@gmail.com

Visite el perfil de Cástor Díaz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: