El Artículo 91 (CRBV) es abiertamente violado todos los días

La conducta capitalista no puede asumir conductas socialistas.

La mezcla informe de modos de producción que estamos confrontando resulta inevitable, pero, eso no significa que debamos sugerirle a los factores del capitalismo, a fabricantes burgueses e intermediarios mercantiles que asuman posturas socialistas. La idea del presente modo socialista del S. XXI es que debe reducir los dolores del parto de lo que viene naciendo y su lucha contra lo que se halla muriendo. Y la idea del capitalismo es obtener máximas ganancias y el control absoluto de todo el Estado.

La presente inflación de la comida, el calzado, el vestido y la salud, son claras, innegables y terribles manifestaciones de que el principal derecho ciudadano contemplado en nuestra Constitución está siendo dejado a un lado. Nos referimos al Art. 91 de la vigente Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, para cuyo justo respecto y cumplimiento estatal es necesario estar solvente, solvencia que sólo se garantizaría con salarios dignos, o sea, salarios capaces de cubrir inmediata y diariamente el costo de la cesta básica; no cada 4 o más meses, no cada dos o más años.

Si se viola el Art. 91 ejusdem los demás derechos desaparecen porque con hambre no hay ciudadanía, no hay vida digna.

El Estado se aboca casi 100% al derecho a la vivienda y mire que lo hace bien, a los derechos laborales y al derecho a la vida física, pero, pareciera que el derecho a comer rige sólo en favor de las personas en pobreza extrema.

Casi todo el paquete de los derechos sociales y familiares están referidos al trabajo asalariado[1], unos derechos que parecen lógicos ya que estamos inmersos todavía en un modo predominantemente capitalista. Para el capitalista la comida es mercancía y también mercancía es para ellos el trabajador en forma de fuerza de trabajo, y ,como tal, fuente segura de ganancias diarias, de sumisión, de opresión laboral ,o sea que este sistema se halla intrínsecamente ignorando y por ahora violando dimiariamente nuestra Constitución.

Tenemos una inflación despiadada que amenaza con transformarse en estanflación puesto que los consumidores potenciales solventes cada día son menos mientras los precios sigan subiendo sin que nadie los detenga.

Efectiva e innegablemente, es preocupante que hasta ahora el gobierno no decrete una congelación absoluta de los precios para que a partir del nivel actual comenzar a hacer los ajustes socialistas en esa materia, a fin de ir sincerando la Economía Nacional con respeto a la conducta capitalista convencional; por ejemplo ajustar lo viejo a lo nuevo con castigos severísimos a los violadores los derechos[2] más importantes de los consumidores, cuales son el derecho a la vida, a la alimentación, de su salud, además de la vivienda ya que que esta no es suficiente. De perogrullo, es preferible vivir en un rancho o alquilado sin hambre, que con esta y una tremenda casa propia. Las vajilla más preciosas ni el agua más potable darán cuenta de ninguno de esos derechos que descaradamente se hallan al margen de la Defensoría del Pueblo, más lírica que popular, ya que no hay razón alguna para respetar lo que de partida niega el presente proceso revolucionario porque es la propia Constitución la que para nada contempla la cuestión del hambre, de los precios elevados, del acaparamiento. En tal sentido, nuestra Constitución luce más demagógica y capitalista que socialista.

7/8/2016 5:15:06 p. m.


[1] Las palabras, hambre, especulación, precios altos e inflación no aparecen en ninguan aparte de la Constitución que nos ocupa, ella los da por inexistentes.

 

[2] Hasta ahora la preocupación de los poderes populares tiran más a la defensa los derechos políticos por encima de los derechos económicos, y por los pocos que existen son a favor del patrono y muy poco en beneficio de los trabajadores. Sería un contrasentido para la Constitución proteger al trabajador por encima del capitalista cuando este tiene el control en sus manos y bolsillo.

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 6389 veces.



Manuel C. Martínez


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: