Análisis Abierto

Diosdado, Diosdado, ¿Qué tiene Diosdado? que la burguesía no puede con él

Trayendo esa consigna motivadora del pueblo cubano en referencia a la larga lucha social y antimperialista del comandante Fidel Castro, no se puede negar ni disimular que tal frase hoy en día se le configura al compañero Diosdado Cabello. Un revolucionario continental que seguramente pasará a la historia absuelto con honor y gloria. Es importante analizar los ataques continuos y desmedidos por parte de los detractores del compañero Cabello; y que dichas arremetidas no sólo provienen de la Oposición manifiesta, sino también de pequeños sectores internos que buscan degradar a otro hijo de CHÁVEZ por parecerse casi exacto a él.

En este escrito no se hará un análisis amplio sobre los tipos y origen de la burguesía, porque la intención es recabar en un solo saco los detractores del compañero Diosdado; sin embargo, se debe aclara algo: la pequeña burguesía, aquella clase media-alta que logra dominar la economía en Venezuela y cuyas armas de opresión se encuentran en la posesión de los comercios, pequeñas y medianas industrias, gremios profesionales, políticos influyentes, intelectuales, cúpula eclesiástica, medios de comunicación, etc.; cuyo sector burgués se encuentra subordinado a la oligarquía y que a su vez pretende algún día escalar para llegar ser como sus amos o jefes superiores, inclusos en los peores casos, mantenerse parasitariamente en su estatus social. Por debajo de la pequeña burguesías existen los lacayos o serviles; estos pueden ser incluso miembros del sector popular, inducidos por debilidades ideológicas, la manipulación de los medios de comunicación y la falta de valores humanistas y sociales.

El Comandante HUGO CHÁVEZ no se equivocó en colocar a su izquierda al compañero Diosdado; y que luego lo precisara al lado del compañero Nicolás Maduro para que lo ayudara a guiar el golpe del timón revolucionario. Como dos hermanos unísonos se encuentran al frente del proceso bolivariano; trabajo arduo que deben garantizar el arribo a tierra firme para consolidar la Revolución en Venezuela. Por un lado, el compañero Nicolás Maduro se maneja por la senda de la lealtad, honradez, paciencia, tolerancia y perseverancia; fórmula que ha demostrado la poca equivocación en sus acciones para lograr los objetivos y combatir los ataques del enemigo. Por otro lado, el compañero Diosdado, ha mostrado probidad, sencillez, disciplina, sinceridad y lealtad absoluta al legado de CHÁVEZ; método que lo ha llevado a superar cualquier obstáculo y ataque del enemigo declarado y oculto.

Los detractores del compañero Diosdado han intentado endosarle cualquier tipo de infamia y nexos delictivos; pero curiosamente sólo quedan en rumores de pasillos por sus patas tan cortas. No existen hoy en día ninguna prueba contra Diosdado; solo personas vociferando cualquier vilipendio de manera descomunal e irresponsable. Es usual andar en la calle y conseguirse a algún opositor hablando mal de otra persona y cuando le preguntas si existe prueba de ello, la respuesta es: "me lo contaron, eso es evidente". ¡Cosa pa´loco!

Del compañero Cabello han dicho que posee innumerables empresas, cuentas en bancos europeos, fábricas de calzados, industrias de lubricantes, televisoras, narcotráfico, homicidios, contrabandos, yates, aviones, mansiones, etc.; pero lo que es seguro, nunca se ha visto una sola prueba de lo señalado; aun cuando existen contrarios en instituciones públicas o privadas que tienen acceso al manejo de información. Sin duda alguna, tal ignominia es una obra orquestada y sistematizada de desprestigio que han usado sus detractores para sacarlo de los rieles de la Revolución, usando todo medio de comunicación para pretender crear por lo menos la duda. La pequeña burguesía no es común que gaste esfuerzo en una sola persona, cuando se propone hacerlo es porque en verdad le están atentando contra sus interés económicos; y su existencia sería inoportuna.

Es ilógico e irracional creer que el compañero Diosdado tenga esos señalamientos; veamos: primero; si posee tantas empresas, estas deben estar debidamente registradas; y como documentos públicos estos ya debieran estar hasta en internet. Supongamos que haya usado nombres de terceras personas; entonces pondría en riesgo su fortuna porque al final no sería de él sino de los llamados testaferros; (por ahí hay varios que han perdido grandes cantidades por usar tal práctica). Nuestra legislación no posee ningún instrumento jurídico que obligue a un testaferro a "devolver lo que es suyo por derechos adquiridos legalmente y no por hechos supuestos"; salvo que convengan en un documento privado; pero, éste al autenticarlo volveríamos a un documento público; de resto, sería un documento con vicios de legalidad. Segundo; de poseer el compañero Diosdado, fortunas en cuentas bancarias, éstas aunque gozan de confidencialidad ya la información se hubiese filtrado desde hace mucho tiempo; sino pregúntenle a los cuentas ahorristas de la banca d´andorra, la banca suiza-británica e incluso en la banca de los Estados Unidos entre otros escándalos que han flotado donde se han revelado lista de personas con cuentas en dólares. Tercero; sobre el narcotráfico, Venezuela no es productor del mismo ni mucho menos es un alto consumidor comparado con otras naciones; en tal caso, estaríamos hablando de puente para el transporte. Es evidente los ataques que ha realizado el Estado Venezolano contra el narcotráfico y, si el compañero Diosdado estuvieses frente a tal "negocio" desde hace tiempo sus detractores le hubiesen echado el guante, porque estaríamos hablado del primer capo de la droga en Venezuela. ¡Cosa pa´loco! Cuarto; poseer yantes, aviones, mansiones o cualquier mueble o inmueble suntuario, este debe adquirirse bajo un documento debidamente registrado; entonces nos toparíamos con la lógica del primer elemento de este aparte.

En conclusión, la pequeña burguesía le ha señalado al compañero Diosdado innumerables infamias sin prueba alguna; sector pudiente que busca descalificar al hijo de CHÁVEZ y que pudiera ser quien más se le asemeje; quizás ésta sea la razón fundamental para quienes desean no volver a tener otro CHÁVEZ en Venezuela; posiblemente Diosdado sea un factor incómodo para los intereses de la economía burguesa. Escuchar hablar a Diosdado nos hace recordar más a CHÁVEZ; sin duda alguna, el Comandante CHÁVEZ, amoldó a su imagen y semejanza al compañero Diosdado; así lo diría cualquier cristiano en tiempo de Revolución.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 5635 veces.



Carlos Gutiérrez


Visite el perfil de Carlos Gutiérrez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a230927.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO