¿Qué es hoy?

La falsa expresión, todo tiempo pasado fue mejor, carece de objetividad. Lo único mejor es el presente, por cuanto el futuro sólo existe como éxtasis. La gran falla de los gobiernos está en que su discurso carece de presente, sólo hablan del pasado oprobioso y del futuro utópico. Hablar del pasado es historia y del futuro: utopía.

¿Qué es hoy?

Hoy es el futuro. El futuro anunciado hace cincuenta, treinta o dieciocho años. Hoy es el futuro anunciado hace años: el mundo del futuro, el futuro mejor. Hoy es el futuro de las promesas incumplidas y de crecientes problemas económicos y sociales. En el pasado de hace cincuenta, treinta o dieciocho años, teníamos agua en el acueducto veinticuatro horas al día; teníamos libre tránsito por calles de pueblos y ciudades, sin trancas de vehículos; teníamos libre tránsito por las carreteras del país, sin policías acostados; teníamos seguridad en la calle, en la casa y donde quiera nos encontráramos, sin temor a ser víctimas de la delincuencia; teníamos un bolívar fuerte y con poder adquisitivo; no teníamos que hacer cola en la entidad bancaria ni en el supermercado ni en el hospital ni en el tráfico urbano ni en ninguna parte. El anuncio del mundo del futuro mejor, transcurridos cincuenta, treinta o dieciocho años, no es mejor, es peor. Es cada día peor. Es el deterioro, la pérdida permanente de lo que llaman el buen vivir.

No aceptamos que todo tiempo pasado fue mejor aun cuando la realidad que vivimos nos diga lo contrario. Consideramos que el futuro de hace cincuenta, treinta o dieciocho años que correspondía a hoy, es un fracaso por la acción de los malos gobiernos tanto de la Cuarta como de la Quinta República. En medio de tanto fracaso, promesas, planes, proyectos incumplidos, el chavismo se ganó la condecoración del oprobio nacional.

¡Hoy! Mundo del futuro de hace cincuenta, treinta o dieciocho años es la negación de todo bienestar adquirido. ¡Agua! ¡Comida! ¡Medicinas! Desde hace cuatro meses no puedo adquirir las medicinas de mi tratamiento cardiovascular, en el cual está incluida la alimentación apropiada ¿Cómo realizarla? Este gobierno nos niega el derecho, hasta de morir en paz.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1124 veces.



León Moraria

Nativo de Bailadores, Mérida, Venezuela (1936). Ha participado en la lucha social en sus diversas formas: Pionero en la transformación agrícola del Valle de Bailadores y en el rechazo a la explotación minera. Participó en la Guerrilla de La Azulita. Fundó y mantuvo durante trece años el periódico gremialista Rescate. Como secretario ejecutivo de FECCAVEN, organizó la movilización nacional de caficultores que culminó en el estallido social conocido como el ?caracazo?. Periodista de opinión en la prensa regional y nacional. Autor entre otros libros: Estatuas de la infamia, El Fantasma del Valle, Camonina, Creencia y Barbarie, EL TRIANGULO NEGRO, La Revolución Villorra, los poemarios Chao Tierra y Golongías. Librepensador y materialista de formación marxista.

 leonmoraria@gmail.com

Visite el perfil de León Moraria para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



León Moraria

León Moraria

Más artículos de este autor