Diálogo para anar tiempo al tiempo

Más allá del Cunaviche, más allá del Sinaruco, más allá del Meta, del más lejos que el más nunca. Así comienza la novela Doña Bárbara, de Rómulo Gallegos nuestro insigne escritor venezolano.

A este párrafo, se parece el llamado al diálogo entre el gobierno del presidente Maduro Moros y la oposición golpista vende patria venezolana, también llamada MUD o derecha fascista.

Es bueno entre amigos dialogar o con personas afines. Siempre que existan ganas de dialogar y estén creadas las condiciones necesarias para dicho diálogo.

Nos preguntamos

¿Es este el caso?

No, no lo es.

Dialogar con el enemigo de clase, de principios y de acciones pasadas como las guarimbas, los 43 muertos etc., puede y será infructuoso. Cuando menos desalentador y hasta peligroso, para el gobierno de Maduro en estos momentos.

Podría ser esta una concha de mango.

El diálogo es un conversatorio, cuyo significado es “Discusión sobre un asunto con la intención de llegar a un acuerdo conjunto de ambas partes, o de encontrar una solución.

Existen posiciones opuestas de las partes y diferentes criterios respecto al punto o temas a ponerse de acuerdo: política, economía, geopolítica y otros temas álgidos y de interés para cada quien y cada cual de los participantes.

Vemos que el partido PSUV, no ha dialogado, ni muestra intenciones de hacerlo, con su disidencia, quizá, quizá, como dice el bolero hizo falta. Tal y como pudimos apreciar, por la derrota sufrida por el partido PSUV el 6 de diciembre pasado.

Derrota preocupante, para la continuidad del proceso en el tiempo, ya que vienen las elecciones de Gobernadores y Alcaldes en diciembre próximo.

Creemos que, para el gobierno y el PSUV debería ser prioritario en este momento un diálogo con la disidencia de izquierda y con los llamados izquierdosos chavistas del PSUV. Más que con la derecha.

Este diálogo sería necesario para el triunfo del PSUV en futuras elecciones.

¿Porqué y para qué, es necesario este diálogo con la MUD?

Ahora con el gobierno en guerra y perdiendo batallas, aunque no se ha perdido la guerra todavía, pues este combate no ha terminado, y lleva siglos de lucha.

¿Es este acaso un encuentro condicionado?

Como ya lo dijo el presidente Husein Obama, a la libertad de los llamados “presos políticos”, y a que se realice este año el revocatorio.

¿Será este, el diálogo que se promueve desde la OEA? por parte de países y personeros extranjeros.

Señores la patria y su futuro, no se pone en manos ajenas y menos de un Zapatero y compañía.

Recuerde presidente Maduro Moros, lo que pasó con la frontera colombiana.


La oposición nuca antes hizo caso a los llamados de diálogo y paz, hechos por Chávez y realizados por el presidente Maduro.

¿Por qué lo haría ahora?

¿Cuestión de conveniencia, táctica, estrategia u órdenes recibidas de sus amos imperiales?

Llegar a acuerdos en mesa de Diálogo con la oposición venezolana, del 11 de abril, que pide la intervención extranjera desde la Asamblea Nacional, no es nada halagüeño para el presidente Maduro, todo lo contrario. Esto sería algo así como arriar las banderas de lucha. Como una traición anunciada. Como renunciar al legado de Chávez.

Sin lugar a dudas, la situación económica del país es nuestro talón de Aquiles. Por una parte la baja desmedida del precio del petróleo, por el otro el interés del imperio puesto en conquistar nuestras riquezas, toda la biodiversidad, oro, coltán, etc.

Imprescindibles para U.S.A. en caso de una futura o probable confrontación con China, Rusia, Irán o Corea del Norte.

Vivimos una crisis de gobierno. Crisis esta, que se niega a disminuir por el temor del presidente Maduro, de aplicar las leyes y la mano dura, a la contra opositora de la derecha terrorista, que desde tiempos del presidente Chávez, han conspirado sin parar para derrocar este proceso. Tal y como lo hace hoy EE.UU. con su Ley Patriot anti-terrorista, y en España cuando insultan al rey, etc.

A la derecha y sus amos, le es prioritario, borrar todo rastro del espíritu chavista del pueblo venezolano. Ya acabaron con su cuerpo físico. Ahora, siguen en su avance, sembrando las colas, la escasez, la inflación y la desesperanza en el pueblo.

Sus socios gringos lo saben, por eso es tan necesario ahora, ¡precisamente ahora!, para esta oposición de derecha, este diálogo desordos.

¡Hipócritas vende patrias!

Esto ya forma parte de sus planes.

La crisis como esta que vivimos, no se arregla conversando en cenáculos y mesas de diálogo sean estas patrocinadas o no por zapateros o por OEA. Si se pueden remediar haciendo más revolución, trabajando, siendo eficientes, e implacables con la corrupción, los bachaqueros, el contrabando y la especulación e inflación galopantes. Luchando al lado del pueblo, escuchando sus carencias y necesidades diarias.

Sin duda señor presidente el momento es muy difícil. Es ahora cuando se destacan los líderes y los grandes hombres. Estamos pasando hambre, no tenemos medicinas, ni repuestos, no hay divisas para importar lo más prioritario. Tuvo el gobierno que echar mano del oro (las reservas) para comparar comida para el pueblo, a precios subvencionados.

Que luego por desgracia, la bachaquean y la contrabandean, enemigos de la patria.
Ahora es cuando debemos demostrar que estamos hechos del temple de la Espada de Bolívar. Y que somos dignos hijos de Bolívar y Chávez.

¡Señor Presidente!

Vemos el conversatorio, este diálogo, como una espada de dos filos para el proceso. Quizá sea el mismo, una trampa sin salida.
Aquí el pueblo nada tiene que ganar, si no tiempo al tiempo.
Como bien dice Roy Charlestón “con una oposición enloquecida es difícil avanzar”.
Añado, creo que imposible.
Más aun, cuando sus intensiones no están en el diálogo.

El solucionar la escasez de alimentos, la inflación el bachaqueo, las colas, la corrupción y el contrabando, no depende del dialogo con la oposición. En lo más mínimo. Si así lo creen, o algunos lo piensan en este momento, estamos bien jodidos.

La solución a esta crisis, está en manos del gobierno, que debe tomar medidas duras para remediar las causas que originan esto males, el gobierno todo debe actuar sin piedad y con mano de hierro, dando ejemplo como los profetas de Cristo. Es lo que espera el pueblo chavista.
Mano de hierro, señor presidente contra todos los enemigos de la patria como lo ha dicho usted una y mil veces por los medios.
La oposición debe acostumbrarse al convivir pacíficamente en socialismo y democracia. Esto por ahora no forma parte del ADN opositor.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1631 veces.



José Juan Requena


Visite el perfil de José Juan Requena para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Juan Requena

José Juan Requena

Más artículos de este autor