Freddy Bernal, nosotros no hemos fracasado en la producción, sino que no hemos derrotado a la V columna

Freddy, vamos a ver si nos entendemos. El domingo pasado ofreciste una entrevista al canal golpista Televen, y si mal no escuché, dijiste: "En el pasado, en el pasado reciente, tomamos algunas medidas como expropiación de algunas empresas, que lamentablemente, o no las hicimos productivas, o incluso fracasaron en nuestras manos".

No camarada, creo que a este cuento le falta un pedazo. Esto podría interpretarse como que la clase trabajadora no es capaz de producir sino la dirige un explotador capitalista. Estaríamos dándole la razón al enemigo. Ya la derecha está haciendo fiesta con esta declaración que explica muy poco.

Freddy, en primer lugar creo que tenemos que aclararle a la audiencia de Televen, que el Comandante Chávez no expropió empresas privadas porque sus propietarios sean unos explotadores —como toda empresa capitalista—, sino debido a que estas empresas no eran productivas, o estaban violando los derechos de los trabajadores, o estaban conspirando para derrocarlo a él, a la Revolución Bolivariana y a la posible unión de Nuestra América. No es poca cosa.

Recuerda que en 2005 muchos empresarios amenazaron con cerrar, y el Comandante mandó a enfrentar la conspiración con la consigna: "Fábrica cerrada, fábrica ocupada". Y con firmeza ordenó: "Si los empresarios no quieren abrirla, habrá que expropiarla y la abrimos nosotros". Más recientemente, hace apenas unas semanas, en el fragor de la guerra económica, Nicolás lo reafirmó en la plaza Diego Ibarra: "Planta parada, planta entregada al pueblo, llegó la hora de hacerlo, estoy listo para hacerlo y radicalizar la Revolución".

Entonces camarada, el enemigo no está jugando carritos. Nosotros no podemos ocultar la lucha de clases impuesta por la clase dominante. Eso es precisamente lo que ellos quieren. Señalas en la misma entrevista: "Se quiere decir que nosotros tenemos una guerra contra el empresariado privado". Claro Freddy, es la vieja táctica de la victimización, ellos siempre manejarán la matriz de opinión de que nosotros tenemos una guerra contra el empresariado privado en general, cuando todos sabemos que es la clase dominante quién no acepta cambios sociales de manera democrática, conforme al Plan de la Patria, que es Ley nacional.

Pero la lucha no es solamente contra el imperialismo y la oligarquía, sino también contra la burocracia y la corrupción que sostiene al sistema del capital. La lucha por el control obrero de las empresas expropiadas es una guerra permanente contra la burocracia sindical, contra dirigentes sindicales reformistas que dividen a la clase trabajadora, pero también contra los escuálidos y contrarrevolucionarios camisas rojas que están bien instalados dirigiendo organismos y empresas del Estado. El primer vicepresidente del PSUV Diosdado Cabello está conciente de esto último, siempre lo recuerda en su programa Con el mazo dando, de VTV, pero aún no ha podido lograr que los destituyan de sus cargos de confianza. Creo que permitimos que acumularan mucho poder. Hasta tienen sus empresas privadas.

Ahora los reformistas junto con sus aliados adecos y copeyanos en cargos de dirección continúan haciendo todo lo posible para sabotear la producción de las empresas expropiadas, y también las creadas por el Comandante Chávez. Más de uno se debe estar frotando las manos cuando escucha por Televen a un alto dirigente del PSUV decir que fracasamos en la producción en las empresas expropiadas, sin aclarar en cuáles y por qué no producen. Freddy, muchos de ellos han montado empresas de importación con sus amigotes. Se están llenando.

Semanas atrás escribí un artículo titulado "Mario, preguntémosle a Juan Arias por qué nosotros no producimos", donde cito palabras de Juan Arias, para entonces Comisionado Presidencial para el Sistema de Empresas Recuperadas, Ocupadas, Nacionalizadas, Creadas y Aliadas, en el programa En Tres y Dos de VTV, y las vuelvo a recordar aquí:

"Ha habido operadores, prácticamente operadores políticos manejando empresas del Estado con una agenda política de oposición. Eso es lo que los trabajadores llaman quinta columna. Gente que realmente no hicieron nada para hacer productivas las empresas. Al contrario, el que estaba tratando de poner su máximo esfuerzo para que las empresas, digamos, prosperaran, entonces lo despedían". "Los trabajadores muchas veces a través de mí le informan al Estado de estas irregularidades. A veces hemos actuado diligentemente otras veces no. Lo digo con dolor, porque incluso, a veces fíjate, algunos trabajadores que han puesto denuncias han sido despedidos. Y no hizo nada, pues, el Ministerio del Trabajo, quienes tenían que hacer algo allí, y bueno, no operaron. Y lo digo ante las cámaras. A mi eso me da vergüenza, o sea, los trabajadores confiaron en mí al darme una información, ¿y qué pasó allí? No pasó nada". (En Tres y Dos, 29 de febrero de 2016).

Camarada Freddy Bernal, no podemos transformar la sociedad con el aparato del Estado burgués y burocrático. Tenemos que desmantelarlo. Derrotar la quinta columna es un objetivo pendiente de la clase trabajadora conciente. Si hemos fracasado en alguna tarea, esta es una de ellas. En la demora está el peligro. Saludos.

Más artículos del autor en:

http://www.fernandosaldivia.blogspot.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1730 veces.



Fernando Saldivia Najul

Lector de la realidad social y defensor de la sociedad sin clases y sin fronteras.

 fernandosaldivia@gmail.com

Visite el perfil de Fernando Saldivia Najul para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Fernando Saldivia Najul

Fernando Saldivia Najul

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a230573.htmlCd0NV CAC = Y co = US