Trincheras de Ideas

La publicación tardía de la "Carta de Adiós" de Pepe Mujica a Luis Almagro donde le dio consejos sobre Venezuela

El senador y ex presidente de Uruguay José "Pepe" Mujica se cansó de las actitudes del secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, que a su entender no favorecen el diálogo entre gobierno y oposición en Venezuela. Por eso decidió esta semana, bastante tardíamente por cierto, divulgar el contenido completo de la carta que le había mandado el 18 de noviembre –es decir, 7 meses después– y en la que le decía "adiós" a su ex canciller.

Mujica escribió entonces –y sigue manteniendo ahora– que estaba arrepentido de haber dado su apoyo, que resultó clave, para la designación de Almagro al frente de la OEA. "Lamento que los hechos reiteradamente me demuestren que estaba equivocado", aseguró en su carta. Autocrítica que ha debido haberla hecho saber mucho antes y no tildar de loco a un Presidente amigo.

La decisión del ex presidente de entregar la carta a sus allegados y a dirigentes del Movimiento de Participación Popular (MPP) es producto de las nuevas críticas que Almagro hizo sobre Venezuela. El secretario general de la OEA, en su ya tradicional actitud injerencista contra Venezuela, solicitó a fines de mayo que el organismo analizara si el gobierno de Nicolás Maduro cumplía la Carta Democrática de la OEA y exigió, como si fueras un supra presidente de América, que las autoridades venezolanas, avanzasen en la validación de las firmas que recolectó la oposición para llamar a un referéndum revocatorio.

Un Almagro, disminuido políticamente, tambaleante recibió esta semana el apoyo de Estados Unidos –de los cuales es agente de vieja data– ante el giro que tomaron los acontecimientos en el seno de la OEA promovidos por Venezuela, donde la derrota fue de 19 votos a favor de Venezuela y 12 en contra. El gobierno uruguayo, por su parte, sorprendentemente votó contra Venezuela –lo que se interpreta como la intención de evitar el desplome total de su paisano Almagro–, su aliado comercial y político; como salida a su error político, emitió una declaración conjunta con Argentina y Chile en la que celebró "el anuncio efectuado por la Presidencia del Consejo Nacional Electoral a fin de autorizar la validación de las firmas vinculadas al referendo revocatorio".

De nuevo la injerencia en los asuntos venezolanos y un claro deslizamiento hacia las posiciones de la derecha opositora venezolana. Con un evidente desconocimiento de la realidad legal venezolana, del Estatuto dictado por el CNE años atrás donde se establecen las normas para la realización de un referendo, revocatorio o no. Sutilmente le hacen el juego a esa derecha que exige violentamente la validación de unas firmas que se estaban y están validando, aunque para nada refieren que el 30% de las firmas auditadas presentan gravísimas fallas como que aparecen once mil fallecidos firmando, 1500 presos con condena firme igualmente firmando, menores de 18 años firmando, miles de activistas del Psuv que aparecen firmando.

Pepe Mujica terció negativamente en todo esa maniobra y deslizó infelices declaraciones que afectaron la integridad y soberanía venezolana en la Majestad del Presidente Nicolás Maduro a quién tildó de "estar más loco que una cabra" y también los venezolanos. Pese a la derrota que Venezuela le propinara a la maniobra del imperio yanqui desarrollada por medio de Almagro y el fascismo venezolano de la Asamblea Nacional en la OEA que buscaban sentar a nuestro país en el banquillo de los acusados y aplicarle la manoseada Carta de la desprestigiada institución para allanar el camino a una intervención militar gringa y defenestrar nuestra Revolución y, por supuesto, derrocar a Nicolás Maduro. Mujica no sólo obvia todo eso, tampoco se retracta de sus torpes e hirientes palabras y si lo hace es publicando la carta al traidor 7 meses después de haber sido escrita donde hace apreciaciones positivas sobre nuestro país, que han debido ser dadas a conocer en noviembre no en junio cuando ocurrieron tantos y tan graves hechos en la política venezolana y continental donde Almagro tuvo un negativo lugar destacado.

Su deber, suponemos, ha debido ser el acompañar a Venezuela, en la buena y en la mala, por principio político, por ideario integracionista bolivariano, por ética revolucionaria, no a Almagro por mampuesto con ese extraño adiós.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1609 veces.



Humberto Gómez García

Director de la revista Caracola. Pertenece al Movimiento de Medios Alternativos y Comunitarios (MoMAC). revistacaracola.com.ve

 humbertocaracola@gmail.com      @hgcaracola

Visite el perfil de Humberto Gómez García para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: