Y se apaga la luz física emanada de Simón Bolívar

Pero dejó encendida su luz espiritual para la consecución de una Gran América.

Estimado lector. Es muy importante tener siempre presente que quien invita a los Estados Unidos para que asista al Congreso de Panamá, fue el Vicepresidente (impuesto a Bolívar por el Congreso) de la Gran Colombia, Francisco de Paula Santander; traidor colombiano. Con este escrito termina el relato de quien fuera, lo es eternamente, el hombre más resaltante del siglo XIX. Él legó al venezolano su coraje, sacrificio y su sed por la libertad de todos estos pueblos, algunos todavía subyugados por gobernantes que no deberían llamarse americanos sino caínes, pues insisten en sus propósitos guerreristas tratando de desunir y de esa manera matar las esperanzas de sus habitantes de ser libres y soberanos, que solo buscan paz y desarrollo; pueblos que hoy insisten en encontrarlos cuente lo que cueste.

1830

8 de mayo: Bolívar, presintiendo sería la última vez, se despide de Manuelita Sáenz; y sale de Bogotá.

16 de mayo: Bolívar se embarca en Honda rumbo a Mompox, Colombia, pasando por Zambrano, Barracas, Tamalameque y El Banco; todas estas poblaciones en territorio Colombiano.

25 de mayo: Bolívar sigue su viaje, su deseo es dejar todo atrás y recuperarse, y llega a Turbaco, Colombia. 26 de mayo: Bolívar le escribe al General Antonio José de Sucre, y en parte de la carta le dice: "Usted se complacerá al saber que desde Bogotá hasta aquí he recibido mil testimonios de parte de los pueblos"…"Yo me olvidaré de usted cuando los amantes de la gloria se olviden de Pichincha y Ayacucho"

1° de julio: Simón Bolívar, muy enfermo, recibe la noticia del asesinato del Mariscal Antonio José de Sucre.

2 de septiembre al 15 de septiembre. Se pronuncian varias instituciones públicas e individualidades para que Bolívar se encargue nuevamente del Gobierno.

12 de octubre: Simón Bolívar se encuentra delicado de salud y esto le obliga a permanecer en Turbaco.

8 de noviembre: Bolívar, después de una leve mejoría llega a Barranquilla.

23 de noviembre: Bolívar escribe al general Montilla: "Mis males van de mal en peor"

1 de diciembre: Simón Bolívar ya sin fuerzas para mantenerse en pie llega a Santa Marta, Colombia.

6 de diciembre: Simón Bolívar se instala en la finca San Pedro Alejandrino y le escribe una apasionada carta a Fanny Du Villars, una prima suya radicada en París.

10 de diciembre: El Libertador hace su testamento y dicta su última Proclama.

17 de diciembre: El Libertador Simón Bolívar muere a causa de una tuberculosis, en la Quinta San Pedro Alejandrino, cerca de Santa Marta, Colombia, a las 1:03 de la tarde.

Aquí finaliza los breves datos históricos de nuestro querido Libertador Simón Bolívar, escritos con la más inmensa admiración y la intención buscada es la de remover en la mente del lector la gesta que fue dedicación y lucha de un venezolano por darnos la libertad a costa de muchos e inimaginables sacrificios. Aquella revolución bolivariana dirigida por el propio Bolívar, no llegó a tener una totalidad de feliz desenlace a pesar de que aquel hombre lo dio todo por lograrlo: Gastó toda su inmensa fortuna, viajó miles de kilómetros durante buena parte de su vida, a caballos, en mulas, a pie y en barcos, aguantó el sol y calor de las llanuras, se mojó muchas veces por inclementes lluvias, aguantó mal abrigado el frio de las montañas; y sufrió de otras muchas dificultades a lo largo de 20 años. Piense profundamente el lector que Simón Bolívar no fue el hombre que sin mayor esperanza por alcanzar un mejor nivel de vida tiró una parada, aventurero, oportunista, vividor, para ver que le salía de eso.


Si alguien quiere comparar lo realizado por el Libertador Simón Bolívar, solo tiene que imaginar si hubo o existe algún militar, estadista, tribuno, literato, estratega, romántico y/o desprendido hombre como él; no, no, no lo conseguirá. Simón Bolívar, Nuestro Libertador, tiene que ser la mayor fuerza espiritual que esté dentro de cada venezolano de bien; y por ésto hay defender su memoria a toda costa. Viva Venezuela. Viva la Justicia. Viva la paz. Viva el amor por la Patria. Viva Simón Bolívar, el Libertador.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1008 veces.



José M. Ameliach N.


Visite el perfil de José M. Ameliach N. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José M. Ameliach N.

José M. Ameliach N.

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a229042.htmlCd0NV CAC = Y co = US