Del PSUV que tenemos al PSUV que necesitamos (Maracaibo)

Lo que bien podría considerarse un "ataque" desproporcionado y recurrente hacia el PSUV más bien debería de interpretarse como el más genuino e interesado esfuerzo por verlo emerger y asumir nuevamente sus raíces y propósitos originarios. Continuar pensando que todo allí carece de relevantes problemas sería continuar permitiendo que todo lo malo que actualmente sucede en Venezuela se lo endosen "alegremente" a nuestro presidente Maduro.

Siendo totalmente falso e imposible que esto pueda ser posible, a no ser que Maduro sea como dicen los Opositores que fue Chávez: presencia obligada de todo lo malo que ocurre en Venezuela, resulta el más importante" motivo del extravío de muchos de nuestros más "fieles" simpatizantes que, por la poca claridad política, y precisamente por no estar nosotros haciendo el trabajo, han sucumbido en el sempiterno y muy mal intencionado "Maduro no es Chávez", principal ataque y estrategia de la Derecha desde la desaparición física de nuestro Comandante. Continuar permitiendo que nuestro Presidente sea el "chivo expiatorio" de cuanto degenerado e irresponsable "camarada", que en la flamante comodidad de la estructura del PSUV, comete cuánto disparate se le ocurre, estando seguro que siempre se le buscará "reencauchar" en cualquier otra parte, ocasionará que jamás podremos salir a "flote" de la desmedida y salvaje campaña nacional e internacional en la que tienen sumergido a Nicolás Maduro Moros.

Conscientes estamos que en este momento "suicida" resultaría quedarnos sin nuestro Partido. Del mismo modo nos resultaría irresponsable y catastrófico con nuestro futuro y el legado de Chávez, no tener la valentía ni el "guáramo" por depurar lo que se nos está presentando como un verdadero "salto atrás" para eso de continuar creciendo. El "desorden" actual no es ni nunca podrá ser más fuerte que el "orden" establecido por nuestro presidente Chávez a la hora de crear y acorazar la naturaleza de nuestro Partido. A pesar de aquellos que lo desdicen, Chávez y su legado aun palpitan de manera generosa y lozana en él.

Hasta donde me la da la "vista", buena parte de lo que realmente promueve, distorsiona y mantiene los conflictos que caracterizan las relaciones de poder, en cada una de las parroquias de Maracaibo, es la visión caudillezca que se tiene del Comandante Chávez y del presidente Maduro. Ha no ser que sea otra manera infame de tratar de justificar su "caprichoso" comportamiento, al decir "yo solamente sigo las líneas de mi comandante Chávez y el presidente Maduro".

Si bien las condiciones "políticas" que permitieron la selección y auge de los actuales "camaradas" en las estructuras de nuestro Partido no son las mismas a las actuales, éstos han quedado estancados en aquellas "demandas" y por tanto caracterizan y acusan el anacronismo de su actual comportamiento. En aquel tiempo todo quien defendiera con los "puños" el Proceso era el indicado. El propósito primero era defender a Chávez, luego se comenzó por defender quien te defendía en el cargo, y por último, con los mismos "puños", se comenzaron a "defender" así mismos y a sus intereses. El Opositor era tan enemigo como enemigo era quien, desde el mismo Partido, era visto como amenaza al cargo, sobre todo si presentaba mayores fortalezas políticas o ideológicas.

Las relaciones de poder fueron enmarcadas y reflejadas en el conflicto dado que los actores nacieron de él. Los que se hicieron del poder crearon comarcas medievales en cada una de las parroquias, basta con "escanear" a cada uno de los "organizadores" de cada una de las parroquias de Maracaibo para caracterizar los intereses de quien manda verdaderamente en el Partido en Maracaibo, y para qué.

La poca formación y disposición a los obligados requisitos que debe reflejar todo Cuadro revolucionario, ha generado un exacerbado sectarismo que hoy verdaderamente empobrece la participación y secuestra no sólo nuestro partido sino, y sobre todo, todas las estrategias del gobierno en nuestras parroquias. Nuestro pueblo, en estos espacios que le son naturales y propios, siempre han estado más cerca de Chávez que de sus más cercanos y próximos "líderes". Ante cualquier demanda de participación del Poder Popular encuentran las mismas exigencias: abandonar el sentido crítico y automáticamente aceptar las opiniones y comportamientos de quienes se erigen como la exclusiva e irrefutable expresión del Chavismo en la comarca.

Han sido tan "malcriadamente" "mimados" que el comportamiento que han derivado se ha convertido en "referente" asumido por todos aquellos que cansados de lo nefastos de su comportamiento, también lo reproducen. No dejando claro si es peor la "cura" que la "enfermedad". Operando, lo que Hegel refería como, la "dialéctica del amo y el esclavo".

Buena parte del éxito de la Guerra Económica que atravesamos y que nos atraviesa de extremo a extremo en nuestra patética debilidad, redunda del escaso nivel y demanda que de nuestros "cuadros" solicitamos. No terminamos de confiar ni apreciar el enorme potencial que se pierde en la frustración de no encontrar espacios para la participación en los diferentes intersticios de nuestra revolución o comunidades, o, con mucha más paciencia, estar asumiendo desde el "culto a la personalidad y la sumisión mendigando oportunidades que nunca terminarán de llegar pues, hasta ahora, "la masa no ha estado pa'bollos ni" guiso" para tanta empanada".



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1056 veces.



Waldo Munizaga


Visite el perfil de Waldo Munizaga para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Waldo Munizaga

Waldo Munizaga

Más artículos de este autor