Guerra, economía conductista, escasez programada y holocausto social

Muchos pensamos que "Chávez, representa el corazón del pueblo", la esencia de la revolución bolivariana, la esencia del socialismo, el ambiente venezolano está inspirado por el la herencia del líder, por la apoteosis del líder de la revolución, Hugo Chávez Frías, ni aún la muerte borra en el pueblo su memoria, la pasión, la devoción de sus seguidores, la devoción por el socialismo, los aires de Patria en el siglo XXI que inspiraban el difunto presidente, y aún hoy seguimos recordando su ejemplo, podemos decir que el tiempo del chavismo está vivo, no mitiga las ilusiones del pueblo, la esperanza de triunfar, en cambio la oposición no haya como apagar esa luz, dividir el chavismo, contraponer el chavismo a Maduro, aprovecharse de la crítica a Maduro, de los errores de la revolución chavista, así pues; el odio de la oposición es que no ha podido superar por un lado el chavismo, y por el otro, no logran derrotar a Maduro.

Por lo que la oposición sigue convocando a las guarimbas, al alzamiento social, continúan apostando a terminar con el mandato de Maduro, forzar la Salida, evadiendo su responsabilidad con respecto a las actividades de saboteo económico y terrorismo político, con el desabastecimiento, la inflación, la corrupción, la destrucción de líneas eléctricas, paralización de plantas, todo para inculpar la revolución bolivariana, si antes culpaban a Chávez ahora toda la culpa la achacan a Maduro, una manera para justificar la tarea de erosionar la imagen del gobierno, de su líder, repitiendo siempre los mismo, la misma técnica propagandista, de repetir falsedades constantemente, más allá de lo obsceno hasta confundir al pueblo, sin reconocer la culpa en sus planes macabros, de vender la Patria, se subastarla al imperio, de congraciarse con el fascismo, con el entreguismo de la soberanía.

De manera pues las oposición procura frenar el Legado de Chávez, no solo por la protesta sino también por la violencia, incluso apelando al crimen tal cual lo han demostrado las Guarimbas I y II, sembrando miedo en el pueblo, quebrando la fe en el Estado, socavando el orden, azuzando la represión, impidiendo a la mayoría chavista ejercer sus derechos políticos con intimidación, desacreditando el modelo político, amenazando con huestes paramilitares y delincuencia común para desestabilizar el país. ¿Qué propone pues la oposición? El "principio del fin", el holocausto económico y social después de la muerte de Chávez, se han propuesto mediante un imparable ataque político y económico, el caos, las masacres, el crimen, los enfrentamientos, el horror social, el sufrimiento, el deterioro social todo un holocausto con tal de frenar las exitosas políticas de las misiones sociales y socialistas.

Para explicar el holocausto económico y social a donde han conducido el país la burguesía después de la muerte de Chávez, aplicaron "políticas de economía conductual", pretendiendo mediante la escasea de bienes básicos de primera necesidad, avivar el egoísmo personal, la riñas sociales y de clases en las colas, reducir la capacidad de pensar, mover los instintos individuales, impulsar reacciones contra la sociedad, limitar la inteligencia, la capacidad de análisis de la realidad, paralizar la moral colocando a las personas unas contra otras, además inhibiendo cualquier acción constructiva, en pocas palabras la política económica del capitalismo conduce a crear la ingobernabilidad creando la escasez en alimentación, en salud, generando efectos significativos adversos en la paciencia y la humanidad del pueblo.


Con la escasez programada de manera sistemática, la burguesía apátrida pretende la sobrevivencia del egoísmo por encima del gregarismo, retroceder en la escala social y humana, arruinar los valores de solidaridad, cooperación y compasión, borrar cualquier noción humanitaria del socialismo del siglo XXI, los logros de las políticas sociales, en definitiva impedir todo desarrollo individual y social, todo proceso de mejoramiento de las condiciones sociales de vida del pueblo, la perfección humana. Significa, el riesgo de perder toda identidad nacional, toda identidad con la independencia, el sacrificio de la nación, del Estado nacional en la medida que expande la miseria social con su guerra económica, vale decir; la disolución social. El fin de todo esto, es el cambio que promete la oposición que consiste en acaparar el poder política, la riqueza económica para los banqueros, los empresarios, los comerciantes y toda elite social dominante, desmontando los programas sociales, asegurando inversiones económicas, reproduciendo la desigualdad social, sin eliminar los vicios sociales, los abusos de poder, la riqueza desigual donde los ciudadanos son condenados a vivir como los propios parias en su Tierra.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1154 veces.



Alexander Kórdan Acosta R.

Economista. Magíster en Gerencia de Servicios Administrativos. Doctor en Ciencias Estratégicas para el Desarrollo. Profesor de la Universidad Bolivariana de Venezuela (UBV). Instructor de Cooperativismo Comunitario.

 kordankovki@gmail.com

Visite el perfil de Alexander Kórdan Acosta R. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a228205.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO