Diosdado te tomo la palabra: Estoy dispuesto a conversar sobre errores cometidos por nuestra gestión para enmendar y avanzar

En el artículo de hoy, me quiero permitir saludar y resaltar una propuesta importante que el compañero y camarada, diputado a la Asamblea Nacional por el estado Monagas, Diosdado Cabello Rondón formuló y creo que debe ser muy tomada en cuenta.

Siempre he sentido un profundo respeto y consideración por Diosdado Cabello. Recuerdo cuando lo conocí nada más y nada menos que en la Plaza Altamira, siendo él Presidente de la Comisión Permanente de Administración y Servicios de la Asamblea Nacional, en el marco de la consulta pública de la reforma de la Ley de Arrendamientos Inmobiliarios aplicado a Viviendas, todo esto en cumplimiento de instrucciones que nuestro Comandante Eterno y Supremo, Hugo Chávez Frías le dio a este compañero, que siempre ha sido leal a la causa de la Revolución Bolivariana. Recuerdo que hasta una foto nos tomamos.

Pero no es una historia y una anécdota personal lo que quiero comentar en estas líneas, sino con una idea que me parece importante no echar en saco roto, y que debe ser tomada muy en cuenta por todos los factores revolucionarios y de izquierda en estos momentos de emergencia y crisis revolucionaria.

En el programa "Con el Mazo Dando" de Cabello de fecha 20 de abril de 2016, Diosdado expresó su disposición al diálogo con todos aquellos grupos chavistas descontentos. No menciono a ninguno en particular, pero dijo estar dispuesto a sentarse a conversar. Se refirió a algunos que con sus declaraciones le hacen juego a la estrategia a la derecha. Y él se permitió hacer un llamado a sentarse para dirimir las diferencias.

Lo que me parece insólito y grave es que nuestro Sistema Bolivariano de Comunicación e Información (SIBCI) como Venezolana de Televisión no hicieron referencia a esta extraordinaria propuesta y factores revolucionarios no hayan manifestado algún tipo de respuesta ante esta propuesta loable y valiente.

Me parece que esta propuesta del primer Vicepresidente de nuestro Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), es muy importante. En el Gran Polo Patriótico hay una inmensa cantidad de organizaciones políticas y sociales que hacen vida, pero no olvidemos que en el año 2011 o 2012, no lo recuerdo exactamente, lo confieso, Chávez habló de que hay que la alianza de nosotros también debe ir mucho más allá de la izquierda.

Y entiendo esto, cuando Chávez habló de esas alianzas más allá de la izquierda, no para pactar con el fascismo y la oligarquía, sino con factores que son de izquierda, pero que difieren de la línea psuvista y que no están dentro del Gran Polo Patriótico. Pienso que hay factores a lo interno del PSUV que tienen visión crítica, radical, revolucionaria y progresista con la que se puede sostener diálogos y establecer acuerdos importantes.

Creo que organizaciones, aún a riesgo de ser satanizado por algunos, como Marea Socialista, y otros que por razones que no vienen al caso se me escapan, y ruego me disculpen por no mencionarlos, tienen mucho que aportar, y creo que deberían tomar en cuenta esta propuesta de Cabello para la discusión y el debate, que no implica renunciar a sus convicciones políticas o ideológicas.

No olvidemos que en el marco de la Operación Freedom Twoo, uno de los objetivos que buscan los enemigos de la Patria de Bolívar y Chávez, es que las fuerzas chavistas, revolucionarias, de izquierda, patrióticas no nos reencontremos, no nos reagrupemos, no nos articulemos ni acumulemos fuerzas para dar esta batalla. Con todas y nuestras diferencias que podamos tener, no caigamos en esta estrategia del enemigo que lo que busca realmente es destruirnos.

En lo particular he sido, soy y siempre seré crítico. No escribo para regodearme el ego ni para que me aplaudan. Y sé cuando escribo algunas cosas les gusta a unos y a otros y a unas y a otras, y disgusta a unos y a otros y a unas y a otras. Pero, y esto me lo enseñaron mis padres, no obedezco a otros dictados que los que me indica mi moral y mi conciencia, además del legado y las enseñanzas del legado de Hugo Chávez.

Por una vía que me reservo llegó esta información: "Una pregunta, ese compatriota Juan Martorano, no tiene algo mejor que criticar públicamente a los nuestros y deja a los enemigos completamente ilesos? No sé, preguntó? Por una duda que tengo… ¿O será que la oposición lo hace perfecto? Que no posee debilidades… ¡O hasta cuando debemos autoflagelarnos? ¿No basta con los coñazos de la oposición o le está haciendo el juego a la derecha? No sé, sigo con la duda…

Pues hubiese preferido que ese compañero al hacer esta observación por lo menos hubiese tenido el coraje de dar la cara y no enviarme con interpuestos emisarios este tipo de mensajes. Soy un cuadro revolucionario, que asistí a la Escuela de Cuadros del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) cuando era dirigida por el camarada Jesús Faría, y los que me conocen saben que he sido probado en más de mil batallas. Y el mismo Hugo Chávez nos ha enseñado que la crítica no le hace daño al proceso revolucionario, le hace bien más bien, valga la redundancia, y si viene acompañada de propuestas, mejor.

Sé que no soy infalible, y como ser humano, tengo aciertos y errores, virtudes y defectos, pero algo sí sé. Ni le hago juego a la derecha ni claudicare en mis principios y valores socialistas. Incluso cuando me ha tocado rectificar y ofrecer disculpas públicas, lo he hecho sin ningún tipo de prurito.

Si confieso con un verbo irreverente y rebelde como somos los verdaderos revolucionarios y revolucionarias, y me disculpan lo duro, no compro la cartilla de que como estamos en la mira del imperio que maneja el complejo tecnológico industrial más formidable del planeta, por denunciar errores que hemos cometido en nuestra gestión es darles argumentos al enemigo, es darles luz y herramientas. Y más subestimar a sus lacayos de aquí, que no tienen iniciativa, ni inventiva, y que por eso debemos "cuidar nuestras armas" y que no vaya a ser que se nos "revierta". Y yo me pregunto: ¿No será que por este tipo de afirmaciones, la no rectificación y el sectarismo de parte y parte, nos dieron la pela que nos dieron el 6 de diciembre de 2015 en las pasadas elecciones parlamentarias?

Si el Comandante Hugo Chávez estuviera con nosotros en estos momentos y en momentos como éste, nos diría y hablaría la verdad. La firma y el estilo es otra cosa. No podemos ocultar la molestia de la calle y que se basa precisa y fundamentalmente en no ver en los medios, tanto de nuestro Sistema Bolivariano de Comunicación e Información (SIBCI) como en los medios privados de la derecha abiertamente identificada. Pareciera que la dirigencia revolucionaria y de la derecha estuviera metida en una burbuja en la que se encuentran unos pocos.

La campanada dada el 6 de diciembre, muchos políticos burócratas o politiqueros no entendieron y al parecer no entienden lo que está ocurriendo en el seno del pueblo, y ocupan cargos clave.

Siempre he tratado y me planteo hacerlo más seguido, escribirle a ese pueblo que tiene ese vacío de no verse reflejado ni tomado en cuenta. A ese pueblo con vacíos ideológicos, espirituales, morales y éticos. Creo que nuestra tarea entre todas y todos es aliviar la carga de nuestro pueblo. No es mi intención convertirme en blanco de los burócratas que no están entendiendo las actuales dinámicas sociales, porque son las circunstancias las que determinan las acciones de un líder con ética revolucionaria.

Sin embargo, y volviendo al tema que me motivo a escribir estas líneas, con todas y estas inquietudes que manifiesto acá, saludo y aplaudo el llamado de Diosdado Cabello a la unidad de las revolucionarias y los revolucionarios, y sobre todo que la destaque en el marco de esta coyuntura. Creo que todas y todos debemos contribuir a que esa iniciativa loable y válida sea ampliamente difundida y saludada, y que el programa de esa fecha se difunda masivamente.

De mi parte, y en este caso me disculpan que lo haga como individualidad, pero lo hago porque estoy expresando opiniones muy personales que no comprometen a organizaciones y colectivos en los que hago vida, manifiesto disposición a sentarme para dirimir diferencias, seguir formulando críticas pero con propuestas para enmendar y corregir el rumbo. Sigo creyendo en la utopía, en la Revolución Bolivariana y en lo que representa en estos momentos Nicolás Maduro y el Alto Mando Político y Militar de la Revolución para la paz, la estabilidad, la libertad y el progreso de mi Patria. Pongan fecha y hora, que allí estaré.

Lo dijo Bolívar y lo repitió Chávez: "Unámonos y seremos invencibles".

¡Bolívar y Chávez viven, y sus luchas y la Patria que nos legaron siguen!

¡Hasta la Victoria Siempre!

¡Independencia y Patria Socialista!

¡Viviremos y Venceremos!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3572 veces.



Juan Martorano

Abogado, Activista por los Derechos Humanos, Militante Revolucionario y de la Red Nacional de Tuiter@s Socialistas (RENTSOC).

 jmartoranoster@gmail.com      @juanmartorano

Visite el perfil de Juan Martorano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a226872.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO