Presidentes de la República y Asamblea Nacional caímos en pobreza relativa

Acogiéndome, al artículo 21, (igualdad ante la ley) numerales 1, (no discriminaciones) y 3, (trato de ciudadano) artículos 57(Libertad de pensamiento y expresión) y el 130, (De los deberes) preceptos establecidos en nuestra Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, que me permito utilizar como un derecho y deber ciudadano. Encabezo el título de estas líneas dirigidas al Jefe de Estado, y al actual Presidente de la Asamblea Nacional, pero la finalidad es hacer llegar mensajes y reflexiones a quienes fungen de jefes de partidos políticos, dirigentes de la MUD y los partidos políticos que forman mayoría en la Asamblea Nacional, y otras tantas organizaciones que forman parte de la sociedad, PSUV y Polo Patriótico, que son gobierno y a quienes de una u otra forma les asiste el derecho constitucional de opinar, aportar ideas, hacer propuestas en relación a la crisis que nos atañe como venezolanos y defender la soberanía e independencia del país.

La MUD, tienen gobernaciones, alcaldías, concejales, diputados en Consejos Legislativos, apoyo de las corporaciones de los medios de comunicación, nacional e internacional, de gobiernos y Parlamentos de la tendencia de derecha como Estados Unidos y algunos de Europa; autoridades de las universidades públicas autónomas y privadas, nada más, y nada menos que, de las Cámaras Empresariales y Comerciales, agrupados en FEDECÁMARAS, algunos Gremios de Profesionales, y el apoyo que forma por demás evidente reciben de algunos altos jerarcas de la Iglesia Católica, de sectores de la clase media alta, aquella que no está en la cúspide del triángulo de la burguesía, pero que sí sueña con alcanzarlo y forma parte de esa corriente, amén de los segmentos cautivos de la clase popular y media, por la fuerte incidencia y mensajes de alienación de sentimientos por la mediática, que dirige sus mensajes de captación hacia estos segmentos, y que con su insistencia y contundencia logra ciertos avances, como el resultado del 6D en elecciones parlamentarias.

Tampoco hay que descartar su poder de decisión, digamos discrecional, que por cierto utilizan al máximo, muchas veces en desacato a las limitaciones previstas en la CRBV y las leyes en la materia económica, social, y que norma los deberes y derechos de las actividades privadas, que según cifras se ubican en franca ventaja cuando manejan más del setenta por ciento de los sectores productivos, empresariales, comerciales e importadores, razones por las que se les sindica y acusa de utilizar esas ventajas para quebrantar la justa producción de bienes y servicios, en contra de la satisfacción de las necesidades del pueblo, cuando lo propio es garantizar una sana distribución de productos a precios accesibles, sin que medie la especulación y el aprovechamiento de variables para fomentar escasez y elevar los precios, golpear la moneda nacional, ocasionando inflación e indirectamente perjudicando los sueldos y salarios de los trabajadores(as), que es lo que lamentablemente viene ocurriendo en los últimos años, mezclando en una forma develada la economía con la política para afectar a la población de menos recursos económicos, que en sí, son la mayoría, persiguiendo dividendos políticos, cuando de manera directa se utilizan falsedades en campañas propagandísticas para ganar adictos.

El Gobierno nacional, éste en relativa ventaja en la actualidad por tener el Poder Ejecutivo, obviamente representado por el Presidente de la República, y la estrecha relación con el Poder Judicial, el Poder Ciudadano, el Poder Electoral, antes el Parlamento a su favor de la corriente presidencial, entendiendo que esta relación no es supeditación al Poder Ejecutivo, de los demás poderes, representado por el Jefe de Estado, sino todo está sujeto a lo que estable el artículo uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis y siete de la CRBV, este último por cierto expresa claramente, que es la ‘’Carta Magna’’ la norma suprema y fundamento del ordenamiento jurídico.

Todas las personas y los órganos que ejercen el Poder Público, están sujetos a la Constitución, así que también el PODER LEGISLATIVO, debe acatar lo que establece la Ley Suprema, y no debe, ni puede una fuerza política, aun ostentando mayoría, arrogarse poder de decisión por encima de la CRBV, vale para todos los poderes, así que el TSJ y su Sala Constitucional es la vía expedita para dictaminar sobre la legalidad de las leyes, como lo ha venido ejerciendo, porque recordemos, que muchas veces las pasiones políticas tratan de saltar las barreras legales, y es lo que, lamentablemente la actual AN, pretende aplicar retomando la otrora aplanadora y sectarismo al estilo AD, cuando el bipartidismo puntofijista y que ahora no lo podrán hacer debido a que la CRBV coloca los poderes en su sitio; entonces están los Magistrados y Jueces, para buscar el equilibrio de la balanza, estos magistrados o jueces, tampoco pueden dejarse dominar por pasiones ideológicas, políticas y religiosas, es lo que debe ser precisamente el Derecho al servicio de la justicia, el pueblo es el soberano, y que el artículo cinco de la CRBV, le otorga directamente la soberanía.

Recordemos, que, cuando el bipartidismo puntofijista, en la ‘’democracia representativa’’ los poderes se nombraban por decisiones directas de la relación política, así lo permitía la Constitución de 1961, ahora la CRBV, abre ventanas para que, los nombramientos de los poderes sean más pluralistas, participativos, esto, sin embargo no es óbice para que puedan cometerse ciertos desbalances legales, pero nunca como en aquella época de decisiones netamente establecidas por el caudillismo, que ordenaba desde las direcciones ejecutivas de las casas de partido, para determinar los planes de gobierno, las materias judiciales y legislativas; mientras que la CRBV, novedosa, avanzada, aprobada por el pueblo en una Constituyente y un Referendo, por lo que esta, no da lugar a interpretaciones amañadas, más bien con acciones y actuaciones al margen de la Ley Suprema, pareciera que hay fuertes intereses, precisamente por quienes nunca estuvieron de acuerdo en que una nueva Constitución fuera por voluntad soberana.

EL REAL EJERCICIO DE LA DEMOCRACIA Y LAS DECISIONES POLÍTICAS

A mi juicio, una real democracia se construye a partir de la evolución del pensamiento político de sus líderes y principalmente del pueblo, como protagonista legítimo de la democracia al ejercer en plena libertad el derecho al voto o sufragio, en Venezuela a partir de 1999, el pueblo legitimó a través de un nuevo Ordenamiento Jurídico que condicionó el poder y avaló que este poder fuera revocado en elecciones libres y democráticas, por lo que la democracia surgida de procesos democráticos legítimos no admite acciones de fuerza, así lo establece la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, entendido que esta no puede ser vulnerada por fuerzas políticas, así obtengan la mayoría de la votación soberana, pues en caso de desacuerdos o reformas la CRBV, establece los mecanismos para sus reformas, no es un poder, ni los cinco poderes los que pueden decidir unilateralmente, esta está blindada, desde la misma filosofía del concepto de democracia.

Las anteriores consideraciones, dan a uno los ánimos para expresar libremente los desacuerdos o emisión de juicios críticos contra quienes ejercen el poder indirectamente mediante la decisión del soberano, pues todos los órganos del Estado emanan de la soberanía popular y a ella están sometidos, así que no pueden aquellas autoridades electas, pensar en arrogarse métodos democráticos heredados de monarquías, socialdemocracias, burguesías, u otros sistemas importados, que por tradición clásica estarían al margen de un ordenamiento jurídico como la CRBV, que contempla una democracia social de derecho y justicia, además participativa y protagónica, razones por las que es de avanzada y acoplada a la real concepción de lo que es democracia, derivada de la Doctrina republicana de nuestro Libertador, lo que hace difícil a los acostumbrados a la democracia representativa, o afines con llamadas democracias, que en la práctica no lo son, como ocurrió en la Cuarta República, ya hemos hecho historia sobre esos 40 años; mientras que esta está sujeta a la decisión del soberano.

‘’El método democrático es aquel mecanismo institucional cuyo fin es llegar a decisiones políticas, en la cual los individuos adquieren la facultad de decidir mediante una lucha competitiva por el voto del pueblo’’. Josept Schumpeter 1942.

Interpretamos con claridad meridiana, que la democracia obliga a quienes fungen de dirigentes, y, a la vez gobernantes en todos los poderes de un Estado, a someterse a la voluntad de la mayoría del pueblo, sobre entendido, que no deben admitirse fuertes diatribas lejanas a la tolerancia del pensamiento que disienta ideológicamente y políticamente, la democracia como semánticamente interpretamos es acuerdo de las partes para una gobernabilidad en beneficio de la sociedad y comunidades, estableciendo prioridades en materia social, económica, política y cultural, para salvar en momentos difíciles la soberanía, la independencia y conciliar en la solución de graves problemas económicos como los provocados en nuestro país, producto de la intolerancia y el desvío de la filosofía política y democrática, entre liderazgos diametralmente opuestos, desde el punto de vista político, es decir entre derechas e izquierdas, resaltando algunos sectores radicales de derecha, que se niegan a dialogar, decimos esto porque, hace apenas días el Poder Ejecutivo y algunos sectores de la sociedad llamaron al Poder Legislativo a fin de poder cordializar sobre aspectos álgidos que alejan los entendimientos y estos dejaron las sillas vacías, como en otras ocasiones, asumen conductas reñidas con los objetivos democráticos y en beneficio de sus intereses.

En ese sentido podemos acercarnos a pensar que existen marcadas diferencias que hacen incompatible el ejercicio de una democracia real, como la que desde hace 57 años estamos observando, y más compleja la que desde hace 17 años transitamos con muchas dificultades y perturbaciones, por rechazo a una nueva visión democrática asentada en la ‘’Carta Magna’’ pero que la dirigencia política conservadora, elitista, cae en prácticas ajenas a la doctrina democrática, utilización del poder mediático para manipulaciones, propaganda de intriga, descalificaciones, mentiras y mentirosos, que lanzan matrices de opinión denigrantes, incluso al margen de las leyes, se está llegando a extremos de mucha gravedad, porque viene surgiendo desde hace años, un crónico problema económico, que no existe voluntad por parte del sector opositor que ahora controla el parlamento de contribuir a encontrar un camino viable, para recobrar la tranquilidad ciudadana, que cada día vive agobiada por esos problemas, que ya no vamos a mencionar porque bastante lo hemos dicho a través de este medio donde vastas críticas y propuestas hechas con sensatez, pero sin que las partes hayan podido ponerse de acuerdo y aplicado correctivos en beneficio del país y del pueblo.

PODERES PÚBLICO NACIONAL, LEGISLATIVO, EJECUTIVO Y PODER ECONÓMICO EMPRESARIAL INDUSTRIAL Y PODERES FORÁNEOS QUE EJERCEN INFLUENCIAS INTERNAS INJERENCISTAS.

Todos estos factores con poder de decisión e influencias en la vida política, social y económica, son las causas de la grave crisis económica por la que está atravesando el país, afectando a las mayorías de trabajadoras y trabajadores, con sueldos y salarios mínimos, pero también afecta a cargos de confianza en la Administración Pública y la Empresa Privada, con sueldos entre 50 mil y hasta más de 100 mil bolívares mensuales, debido a la pérdida en altos porcentajes del poder adquisitivo de nuestro signo monetario, fuerte golpe ante la imposición del llamado dólar paralelo que desde hace varios años ha ido marcando las pautas en las transacciones comerciales en el país, es innegable su influencia en el mercado, aunque ilegal, el gobierno con las diversas medidas cambiarias no obtuvo el éxito esperado para minimizarlo, y así evitar que los precios de todos los productos de la dieta alimentaria, bienes y servicios, la tierra, la vivienda, la atención médica y las medicinas, la educación privada, los vehículos para el uso particular, los repuestos y accesorios, están a precios imposibles para quienes, incluso tengan ingresos sobre los 100 mil bolívares mensuales, que queda entonces para jubilados y pensionados con salario mínimo, declararnos en pobreza relativa.

Como ciudadano común, alejado desde hace 24 años de la vida de la Administración Pública, aunque siempre he participado a través de la palabra escrita y hablada en la condición de venezolano con derechos y deberes, no ajeno a los problemas de mi país, hoy mi participación no es directa en los asuntos de gobierno, ni en asuntos de tipo político-partidista, testigo desde 1958 del desenvolvimiento de los liderazgos políticos y su actuación directa en los asuntos gubernamentales del país, creo tener valores y virtudes, así como vivencias suficientes para todavía a mi edad, poder hacer sugerencias, exigencias, críticas, todo consustanciado con los problemas de mi país, causados lamentablemente por quienes no han actuado apegados a nuestra identidad nacional, cayéndose en omisiones legales, errores, con actos reñidos con la moral y la ética, traiciones, hasta confabulaciones con altos intereses nacionales y transnacionales en perjuicio de la sana administración de nuestros recursos y riquezas naturales.

La historia registra todos los desaciertos de aquellos gobernantes, que no han privilegiado los intereses nacionales, y que por sus culpas no hemos logrado la indpendencia económica, la situación política y económica actual, es muy grave, hay quienes aun siendo culpables de esta inestabilidad económica y política se jactan de vociferar que esta es la crisis más grave que se ha confrontado en la vida política del país, es la manera más cínica para no asumir responsabilidades y jugar con la demagogia y el politiqueo, que tanto daño se le hace a la democracia y a la política, mal utilizada como disciplina y ‘’ciencia’’ en relación con la economía, la sociología, cuyas acciones de Estado y poder, deben armonizar para la práctica efectiva y en provecho social, claro nos referimos a la democracia en sentido amplio de objetivos democráticos para el bienestar del pueblo, y no la que en la práctica están haciendo los degradadores de esta ciencia, en detrimento de la sociedad como unidad psicológica.

En conclusión, pensamos que la negativa del poder Parlamentario a contribuir con la esperanza y mandato del pueblo otorgado en las elecciones del pasado 6D, pensando en que con su influencia y mediación, harían esfuerzos por solventar el problema económico de la escasez, las largas colas y los altos precios y otros factores, pues el pueblo sabe que dentro de la Asamblea Nacional hay sectores que puede decidir e interceder para que los productos vuelvan a los anaqueles, se normalice la distribución, y el dólar ilegal deje de ser un factor de perturbación a la moneda nacional, en ese sentido ya en la calle y en conversaciones con gente del pueblo que votó por esta Asamblea en la firme creencia que estos solucionarían el problema de desabastecimiento y especulación, pero ante la negativa evidente ante los llamados del Presidente de la República, semejante actitud refleja que entonces si son estos los responsables de la crisis económica, y lo están demostrando ante la conducta que han asumido con legislar en materia que no es prioritaria, sino lo hacen en función de intereses afectos al politiqueo.

El gobierno tuvo oportunidades de haber decidido dentro de las atribuciones constitucionales como el Estado de Excepción en materia económica, pero durmió en los laureles y le dio ventajas al adversario, y los errores o la falta de estrategias planificadas en razón del tiempo, se suelen pagar caros, en todo caso el Ejecutivo Nacional tiene aun ciertas bondades constitucionales para tomar decisiones, apegadas a la CRBV y las leyes, el problema es obtener la eficiencia, el despliegue de recursos humanos, la estructura organizativa, que hasta ahora no ha podido combatir la llamada guerra económica, se decomisan cargamentos en toneladas de alimentos y otros productos, pero en otros lugares aparecen los desafíos a las autoridades y a las leyes.

El pueblo de Venezuela quiere la gobernabilidad, quiere la paz, quiere vivir en sosiego, quiere que los gobernantes de todas las tendencias políticas cumplan con lo que establece la CRBV y las leyes, que haya ‘’DEMOCRACIA REAL’’, y que el politiqueo se deje para las campañas electorales, porque aquí se viven los 365 días del año en campaña política, más que política es la otra cara de la política, que es la que hemos descrito aquí y en otras entregas en Aporrea, muy triste y deprimente sería seguir causando caprichosamente problemas inducidos, que pueden originar violencia de magnitudes imprevisibles, cuesta creer que en la ciencia política hayan seguidores de Mussolini, Hitler, Robespierre u otros que gobiernan en algunas partes del mundo siendo azuzadores de violencia y guerras para defender a ultranza su pensamiento único y causar desgracias humanas y materiales.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1384 veces.



Teodoro Guerrero Salas


Visite el perfil de Teodoro Guerrero Salas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a226425.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO