Alerta, G. Misión Vivienda Venezuela: Los inmuebles redituales del Vaticano

El carácter laico de nuestra educación podría ser reconsiderado. Las comunas y conglomerados residenciales de la Gran Misión Vivienda Venezuela deberían ser dotadas de capillas protestantes, cristianas, judías y musulmanas. En ellas se iría esclareciendo verdades censuradas hasta ahora.

La activa participación de la jerarquía Cristiana en Venezuela contra la presente V República chavista ha sido notoria y sin tapujos: el difunto cardenal de marras-descanse en paz-fue uno de los primeros chicharrones durante la autocoronación de Carmona, El Breve. Éste marcó el ejemplo a seguir por sus subordinados y así, religiosamente, lo han hecho hasta ahora.

Creemos que en vida, él y quienes lo acompañaron a tan criminal e irrespetuoso acto político, antidemocrático y anticristiano, diabólico, por así llamarlo y no eufemísticamente, han estado evitando todo tipo de actividades socialistas que impliquen amputaciones varias de la propiedad de la tierra, pero no sólo agrícola, sino, particularmente, la citadina, la urbana que es la más rentable y menos exigentes de todas las actividades económicas burguesas. Es una propiedad parasitaria por excelencia o manguanguosa.

Así, más de 1MM de viviendas bien equipadas y 2 MM adicionales en proyecto y bastante adelantadas pone en peligro la rentabilidad del inquilinato[1] sobre unas 7MM de personas que abandonarán ese pernicioso mercado rentista y parasitario.

Serán muchísimas la personas que ya saldrán del mercado inmobiliario, y como secuela los dueños de departamentos y casas para venta y alquiler en general entrarán en default personal y sus repercusiones se generalizarán mundialmente porque esta Gran Misión Vivienda Venezuela (inclusiva de la Misión Barrio Adentro, B. Tricolor) está siendo emulada por el resto de esta América del Sur y buena parte de Mesoamérica.

De resultas, yo no aconsejaría a la empresa privada que siga construyendo inmuebles porque se presume una abaratamiento a mediano plazo cuando esas 3 millones viviendas, de mejor calidad, ubicación geográfica y dotación de servicios públicos, compitan en buena lid y perfectamente con las actuales y onerosas viviendas de la empresa privada.

Súmese el efecto bumerang que la propia clase burguesa recibirá como consecuencia de la carestía de la vida que ella provoca con maquiavélicos medios y fines políticos que están dejando a muchos inquilinos en condiciones de mora continuada, habida cuenta de que la comida y afines les está devorando todos sus modestos ingresos.

14/04/2016 06:53:02 p.m.


[1] En la Venezuela hasta los años 40 y h. más acá, muchos dueños de veintenas y centenares de casas las cedían para que se las cuidaran con cero canon o un c. simbólico de, por ejemplo, Bs 30/mes. Tengo 3 vecinos de la misma cuadra donde vivo que pagan ese irrisorio alquiler, y uno de unos metros más allá no paga un centavo. Tienen en eso sus buenos 70 años o más. Tales baraturas fueron impuestas porque la mayoría de los pobres tenían, por lo menos, una casita de paja y bahareque. La figura arquitectónica del inmundo y miserable "rancho" venezolano la impulsaron los puntofijistas de recientes años atrás, valga el oxímoron.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1237 veces.



Manuel C. Martínez


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: