El motor que le hace falta al gobierno

El presidente Maduro en cadena nacional anunció la creación de catorce motores con los cuales enfrentaría la guerra económica a la que ha sido sometido el gobierno revolucionario, poniendo al pueblo a sufrir una serie de calamidades que van desde pegarle al estomago enflaqueciendo al mismo tiempo los bolsillos con altos precios en detrimento de los que menos ingresos perciben y llenando aun más la botija de los "empresarios" especuladores y parásitos que han vivido toda su vida enriqueciéndose con las dadivas otorgadas por el estado venezolano.

Ahora bien, al parecer a esos motores les ha faltado un buen combustible que haga posible su arranque con efectividad, porque la situación no ha cambiado en nada a pesar de llevar unas cuantas semanas de su creación. Las colas continúan creciendo cada vez y en los abastos, supermercados y bodegas los bachaqueros son los que llevan la batuta y tienen prioridades en la adquisición de los productos de primera necesidad, con la anuencia de los ahora llamados "gorgojos" y hasta de funcionarios policiales encargados de poner orden en las colas. Esto lo sabe Villegas y todo el que llega, es un secreto a voces, pero nadie hace nada y en el caso de los establecimientos del estado, como el caso del Bicentenario y PDVAL, solo unos cuantos pendejos han sido descubiertos y puestos a la orden de las autoridades, no existe aun un chivo grande que haya sido encontrado responsable de dirigir estas redes delictivas, lo que no significa que no exista.

El gobierno, en boca de funcionarios encargados de poner en movimiento estos motores, ha dado una explicación al parecer bastante razonable del porque la escasez de productos de primera necesidad, tanto de alimentos como de aseo personal. Han dicho que las fábricas se limitan a empaquetar los productos en envases de mayor tamaño a los que tradicionalmente puedan ser adquiridos por los ciudadanos de menos recursos económicos, pero lo cierto es que tampoco esos empaques grandes se ven por ningún lado, a menos que vayan a parar a manos de los bachaqueros.

Entonces a uno le surge una interrogante obligatoria: ¿si lo expuesto por el gobierno es cierto, porque no se intervienen esas empresas y se les obliga a empaquetar los productos en diferentes tamaños para que puedan llegar a las clases menos pudientes?..¿o es que el gobierno no tiene la suficiente voluntad o existe algo o alguien que le impida hacerlo? No estamos hablando de expropiación, sino de la obligatoriedad a las empresas para que cumplan con el propósito para el cual fueron creadas, que no es otro sino el de que sus productos puedan ser adquiridos por todas las clases sociales. ¿Por qué Miguel Pérez Abad no recomienda este procedimiento para evitar que esto continúe sucediendo?

Otro asunto y bastante delicado que puede estar a punto de causar una explosión social es el desmedido alza de los precios. Y no lo digo con pretensiones alarmistas, sino que ya esto se está saliendo de lo normal convirtiéndose en algo inaceptable. Cada día se aumentan los productos tanto de dieta básica como de cualquier otro uso y la gente se está cansando, ya hay una mecha prendida con esto. Para ejemplo ya una lata de atún pequeña cuesta casi 800bs y en una semana más les apuesto que llega a los mil bolívares y nadie hace nada, la ley de precios justos solo ha servido para que los comerciantes se limpien el trasero con ella. Nadie respeta nada y el gobierno solo se limita a hablar de sus motores que no terminan de arrancar. Y tampoco es que estoy dudando de la buena voluntad y el deseo que tenga el presidente Maduro de sacarnos de esta crisis, pero sus asesores y colaboradores al parecer no patean las calles para darse cuenta de la grave situación que estamos atravesando y pongan en funcionamiento un verdadero motor que solucione esto.

Ante lo expuesto arriba no puede uno evitar tampoco pensar que a este gobierno parece que le falta el principal motor que debe ser una condición sine quanón de toda revolución, las esféricas bien colocadas para enfrentarse a esa cuerda de gánsteres que tienen controlada la economía en nuestro país y cada día se enriquecen más a costillas del pueblo. O se intervienen esas empresas y se ponen a producir, al igual que combatir la especulación con los precios, o esos catorces motores se quedarán en el camino. Ojala me equivoque pero si esto sigue así nos vamos al barranco.

hermoj28@yahoo.es



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1295 veces.



Hermo Rosales

Comunicador social, poeta, cuentista, escritor, autor entre otros de los libros, “Evocaciones”, “El jardín de las Dalias”, “Mi abuelo el cazador”. Sus trabajos han sido publicados por los diarios “Provincia”, “SigloXXl”, “El Norte” y la revista “Síntesis”, es cofundador del semanario “Anzoátegui hoy”

 hermos4848@yahoo.com

Visite el perfil de Hermo Rosales para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: