Salvar a la Patria Grande, es evitar el punto de no regreso de las partes

En el Jardín del Edén, Dios creó al hombre y la mujer y conscientemente les indico los conocimientos de las frutas que tenían que comer y el de la fruta ideal, prohibida, y que fue almacenada en el subconsciente. La serpiente, instigadora de hechos, convenció al hombre, de probar la fruta prohibida. Automáticamente y mediante la voluntad psíquica, " Lo que aparece" es la conciencia de la desnudez, causante de la expulsión del jardín. Algunos historiadores afirman, que por curiosidad, fue identificando los que los animales comían y aceptaron, los que les satisfacen y rechazaban lo que les incomodaban. Generando, una dieta en base a las nuevas existencias de frutas, animales y pescados. Al incrementar la poblaciones y las necesidades, se vieron obligados a recorrer largos caminos, para la recolección y de adaptarse a los periodos de presencias de peces.

Cada vez, se hacía más difícil la recolección de alimentos. También, se puede inferir, que por una observaciones indirecta, se dio cuenta que las semillas que separaban, germinaban y continuaban con el proceso de crecimiento. Y durante ciertos periodos, comenzaba el proceso de producción de frutas y otros. Dando inicio, al proceso de agricultura, eliminando vegetaciones, para la siembra. Con el tiempo, las pérdidas son cuantiosas, que les obligaban a desplazarse a otros sitios, donde la abundancia imperaba y las posibilidades de nuevas siembras. Con el tiempo, se dio cuenta que la madera y las palmas, les servían para construir las viviendas, sillas y otros. Al comenzar la explotación de la madera, fue deteriorando los bosques y los árboles en los nacimientos de las fuentes de agua.

Los Seres Humanos, mediante la Facultad de Conocer, fueron satisfaciendo las necesidades, sin pensar en las consecuencias de los actos. Iniciaron las construcciones de casas, sin percatarse de que al invadir las tierras productivas, están disminuyendo y contaminando las fuentes de aguas. Las enfermedades por contaminaciones y los estudios que permiten alcanzar las causas, los llevó a pensar, en tratar las aguas y en tecnificar la agricultura y la cría. Sin embargo, se incrementan las áreas deforestadas y el hambre en el mundo, porque son más los indolentes, que los que han tomado conciencia, de que el actual comportamiento, está llevando a la tierra, a un estado de inacción.

Una minoría pensante, se está concentrando en las posibilidades de incentivar a los gobernantes y legisladores, a desarrollar políticas que incentiven a la mayoría, a racionalizar el uso de las tierras, a incrementar la agricultura y la cría y racionalizar el uso de las aguas. Sin embargo, una minoría más significante, por la capacidad de administrar el poder, tiene otros planes; disminuir el incremento poblacional, con la finalidad de frenar el estado de deterioro de la tierra. Y una mayoría, captada para el disfrute de las veleidades humanas, no están pensando en el trabajo, sino, en la acumulacion del capital, mediante actividades faciles y antihumanas, como la corrupción, la manipulación, la especulación, el robo y otros. Lo que incentiva, hacer la siguiente pregunta: ¿Qué hacer para revertir, esa situación?

Por medio las Sabidurías de los Pueblos, se han obtenido respuestas valederas. Sin embargo, el afán de poder desplaza las buenas iniciativas. Por ejemplo, en el siglo pasado, como costumbre, las personas preferían una casa con patio, con la finalidad de sembrar algunos rubros y criar animales, en pequeñas escalas. Las casas, las hacían altas, para favorecer la ventilación natural. Sin embargo, las nuevas generaciones, han eliminado los patios y los han cementado, para evitar las limpiezas productos de los cambios de hojas y el crecimiento de montes. Y han introducido los aires acondicionados y cambios en las estructuras de las viviendas, consolidándose las construcciones de edificios, distribuidos en apartamentos.

En la actualidad, inmensas cantidades de tierras no intervenidas, una mayoría de la población en actividades de intermediarios, inmensas cantidades de pobres, una tendencia al monocultivos útiles, a semejanza de los pueblos europeos. Gran cantidad de aguas superficiales y subterráneas contaminadas, explotación minera sin control, con consecuencias negativas para el ambiente y del bienestar de los Seres Humanos. Por ejemplo, en Venezuela, las iniciativas para resolver la crisis económica, pasa por la siembra urbana. Y una inmensa masa de hombres y mujeres, en actividades de bachaqueros de productos, en forma inconsciente, los han activado automáticamente, para destruir parte de la Patria Grande. Es inminente un despertar de conciencia productiva, antes de pasar el punto, de no regreso.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1106 veces.



Basilio Lezama


Visite el perfil de Basilio Lezama para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: