La Columna de Dante

¡Construyamos juntos!

Estoy persuadido de que en el nuevo tiempo institucional venezolano es posible construir una unión nacional operativa, para resolver los problemas coyunturales y alentar planes de corto, mediano y largo plazo. Es lo que necesitamos para hacer viable la nación soñada por los libertadores.

Y es que 200 años después de la dramática advertencia de Simón: "Unámonos o la anarquía nos devorará", debemos estar claros de que la Venezuela Siglo 21 es algo que deberemos edificar día por día. Pensando en grande con el corazón abierto, con la patria próspera, poderosa y generosa socialmente; como meta posible más allá de la utopía que siempre nos mueve a los revolucionarios.

Nos toca a los jóvenes de la generación intermedia, particularmente a aquellos que tienen roles de responsabilidad de gobierno, aceptar este reto y asumir la bandera maravillosa, limpia, inatacable de la unión nacional en la acción.

La democracia permite espacios de confrontación de ideas, principios, estilos de gerencia pública y hasta de fanaticadas deportivas. Jamás perdamos de vista la esencia de nuestro gentilicio que, enmarcado en la Constitución, nos obliga persuasivamente a desarrollar un espíritu de integración como filosofía indispensable para que la confrontación no nos anule.

Es necesario ajustar agendas, establecer prioridades y resolver meditadamente, pero con rapidez, las cuestiones pendientes por años. Eso es gobernar de verdad. Muchas veces "lo urgente" posterga el tratamiento de "lo importante" y el debate vía micrófonos complica.

Sigamos aplicando las 3R: revisar, rectificar los errores y reimpulsar los aciertos. Solo así encontraremos los cauces perfectos que nos conduzcan a la superación personal, grupal y en definitiva del conjunto de la comunidad.

Una flecha sola puede romperse fácilmente, pero muchas flechas son indestructibles. De esto trata esta misión común de todos los venezolanos. Solo los buenos sentimientos pueden unirnos. El interés material obsesivo, egoísta y personalista jamás ha forjado articulaciones duraderas.

La historia, en cualquier aspecto o región, nos demuestra que la unión nos hace tan fuertes como débiles la desunión. Por eso muchas veces buscan dividirnos desde adentro y desde afuera.

La unión nacional venezolana creciente depende solo de nosotros. ¡Hagámosla indestructible construyendo juntos! Demostremos que somos capaces de fabricar la Venezuela anhelada por el pueblo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1059 veces.



Dante Rivas


Visite el perfil de Dante Rivas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Dante Rivas

Dante Rivas

Más artículos de este autor