Si, se murió Chávez ¿Y qué?

Pues que con su partida nos echó una gran vaina, nos dejó un testamento difícil de ejecutar. Nada más y nada menos que un Plan de la Patria, en un país acostumbrado a improvisar, al "como vaya yendo, vamos viniendo"; y al "se acata, pero no se cumple".

Nos dejó cinco órdenes precisas: Conservar la Independencia de la Patria, Construir el Socialismo, hacer de Venezuela un país potencia, ayudar a construir un mundo pluripolar y salvar al planeta de la barbarie capitalista. Son mandatos en los cuales se nos iría la vida y no veríamos los resultados de su ejecución. Nos dejó amarrados, pues si queremos seguir llamándonos "chavistas" tenemos que cumplir sus órdenes testamentarias.

Parodiando al testamento dejado por Bolivar, quien dijo: "Si mi muerte contribuye a que cesen los partidos y se construya la unión, yo bajaré tranquilo al sepulcro…" Chávez nos legó un Plan de la Patria, para indicarnos que no bajará tranquilo al sepulcro si no trabajamos por hacerlo realidad y cumplir los objetivos históricos allí descritos con magistral claridad. He allí la responsabilidad de los que nos identificamos como chavistas, revolucionarios, bolivarianos, socialistas, psuvistas o como de izquierda progresista.

Quienes no estén trabajando por llevar a cabo los Objetivos Históricos y Nacionales que constituyen las orientaciones básicas del Plan de la Patria, dejadas por El Comandante para los que dijeron y dicen seguirle, entonces no deben usar su memoria ni arroparse en su gloria para vivir y aprovecharse de ella.

El privilegio de tener un Plan de Acción minucioso, en el cual están contemplado objetivos y metas a lograr en todos los niveles , nos obliga a definirnos y a optar por seguir o dejar de lado ese legado. Es una decisión a tomar y hay completa libertad para hacerlo.

Es un derecho criticar las desviaciones que puedan suscitarse por mala praxis de los herederos del legado del Comandante, pero es un deber ineludible defender hasta con la vida al gobierno e instituciones que son responsables de la ejecución testamentaria .

No es tiempo de saltos de talanqueras, no hay posibilidades de otra opción a tomar. O lo tomas o lo dejas. Los que seguimos a Chávez no podemos optar entre la Derecha o la Izquierda, o Vencer o Morir como exclamara José Felix Ribas. Nuestra única opción es trabajar por la conservación de la especie humana y salvar al Planeta de la barbarie capitalista. Ese es el Quinto Mandamiento establecido en el testamento que Chaves nos dejó escrito por su puño y letra en el Plan de la Patria.

A tres años de su partida física y su siembra en el corazón en millones de personas que lo admiran y le seguirán hasta el final de sus tiempos, nos permitimos hacer esta reflexión a fin de conservar las esperanzas de un mundo mejor aquí en la tierra y saber que tenemos un rumbo y no estamos al garete del vaivén de las olas sino que hay una ruta navegación que nos llevará seguro al puerto del Socialismo en este siglo XXI.

Chávez Vive, la Patria sigue y con la Revolución bolivariana construiremos el Socialismo del Siglo XXI.


 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1372 veces.



Juan Veroes


Visite el perfil de Juan Veroes para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: