¿La culpa será del Niño?

Cuando por razones de falta de agua en los embalses que producen electricidad nos quedamos sin energía eléctrica, culpamos a El Niño, fenómeno que se define como el calentamiento anormal de las aguas del pacífico sur, que hace variar las precipitaciones y sitios donde se producen.

Un embalse es un depósito de agua con salida por un vertedero que hace fluir el agua hacia las turbinas que generan electricidad llamada hidro-electricidad que en Venezuela es el 70 % de la generación eléctrica.

El agua viene desde las montañas donde se precipita a tierra en forma de lluvia, concentrándose en CUENCAS que la llevan hasta un caudal principal, un río que la conduce hasta que se encajona y se domina en un embalse para regular su volumen y velocidad.

Lo interesante es que nuestra irresponsabilidad al no haber sido diligentes en el manejo de nuestras cuencas dejándolas desprotegidas y permitiendo el deterioro y deforestación nos han causado un problema de arrastre de sedimentos que han colmatado nuestros embalses; generadores de energía eléctrica y al colmatar su capacidad se reducen los volúmenes útiles para la generación del fluido.

No es El Niño, el causante de la falta de energía eléctrica, ha sido nuestra indiferencia hacia el ambiente, la falta de atención y cuidado de nuestras cuencas, y el abandono al mantenimiento de los embalses, han hecho que estos veranos inusuales se hagan más traumáticos al escasear no solo la electricidad sino el agua de consumo, en Venezuela los programas de mantenimiento y protección de cuencas son letra muerta.

No le echemos la culpa al Niño, que en parte nos desnuda la debilidad, busquemos las verdaderas causas incluyendo la falta de inversión en la diversificación para generar electricidad desde plantas termoeléctricas o generadores a gas aprovechando la existencia del mismo en abundancia en el País.-

Rescatemos las cuencas sitio de concentración de las aguas de lluvia, Venezuela está en el grupo de los 10 Países con mayor cantidad de agua del mundo y cualquier verano nos pone a sufrir la escasez de Energía y de agua para el consumo.

Rescatar los acueductos rurales, surtir a pequeñas comunidades con acueductos rurales locales y aprovechar la generación de pequeñas cantidades de electricidad para esas comunidades y solucionamos de a poco, al integrar todas las comunidades resolvemos el problema de una ciudad.

Rescatemos las cuencas con programas agresivos y apliquemos las leyes del ambiente a quien deteriore sus predios y contamine sus aguas.

NO SE DEBE SER DEBIL, SI SE QUIERE SER LIBRE

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1157 veces.



Antonio Daza


Visite el perfil de Antonio Daza para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Antonio Daza

Antonio Daza

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a223803.htmlCd0NV CAC = Y co = US