Mensaje a opositores radicales

Deseos no empreñan

Nota de Aporrea: Originalmente publicado en el Diario El Sol de Margarita, lunes 3 de febrero de 2003.
Usted, ciudadano venezolano, mayor de edad e inscrito para votar, está en su derecho para aupar por la vía legal la salida del teniente coronel Hugo Chávez Frías, quien ejerce la Presidencia de la República Bolivariana de Venezuela, electo para el período 2000-2006.

Supongamos que usted tiene apremiantes razones de peso y también de pesos, bolívares o dólares. Pongamos por caso que usted es uno de los comerciantes que creen a pie juntillas los argumentos de Consecomercio y con, mayor razón, los de Fedecámaras. Que admira en alto grado el desparpajo de Carlos Ortega, quien sin andarse por las ramas actúa como representante obrero o patronal, indistintamente. También, como es lógico, respeta al comedido y culto gerente tecnocrático de Pdvsa, Juan Fernández, quien debe ostentar al menos un master, si es que no un Ph. D. en ingeniería, del MIT o alguna prestigiosa universidad norteamericana.

Abundando en suposiciones, usted participó de manera candorosa y entusiasta en el paro del 10 diciembre del 2001. Marchó a Miraflores el 11 de abril y, al día siguiente, estuvo entre quienes aplaudieron a rabiar los decretos de Carmona Estanga. Al tercer día vio con asombro la desbandada general y el fin de su efímero sueño dorado.

Con posterioridad, tras un breve viaje a Miami, regresó a participar en marchas, vigilias y cacerolazos. Apoyó a los generales de la Plaza Francia y, finalmente, en diciembre pasado echó el resto. Se unió al nuevo paro, participó en los "trancazos" de tránsito, aclamó la destrucción de instalaciones en Pdvsa y se sintió feliz con la falta de gasolina. Su solidaridad acompañó a los banqueros que secuestraron el dinero de los clientes (el suyo también, pero no le importó). A fin de mes descubrió que debía pagarles a los empleados a quienes les exigió que no trabajaran. El contador, por su parte, sacó cuentas y con pesar le reveló que el negocio está quebrado. Aún así, ayer usted colaboró en el firmazo y pasó el día llevando gente al simulacro de referendo.

Sin embargo todavía Chávez no ha renunciado, ni parece que lo vayan a tumbar.
Y, entonces ¿usted sigue creyendo en pájaros preñados?
augusther@cantv.net




Esta nota ha sido leída aproximadamente 3553 veces.



Augusto Hernández


Visite el perfil de Augusto Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Augusto Hernández

Augusto Hernández

Más artículos de este autor


Notas relacionadas