Vientos de la sabana

La madrugada de febrero

Aún mantenemos vivo el recuerdo de esa madrugada de febrero, cuando la noticia rodó por todos los medios. Fue un grito que emergió de las propias entrañas del pueblo rebelde, del pueblo noble, que se negó a seguir padeciendo las calamidades de una clase oligarca y un imperio decadente. Hoy pasado casi cinco lustros aún esa misma clase y ese mismo imperio se niegan a aceptar la voz de libertad de las grandes mayorías del pueblo sabio y paciente. Febrero es el mes que se sembró en el recuerdo de todos los venezolanos y venezolanas que hemos logrado una lucha que logró detener un ciclo oprobioso que vivió nuestra patria, que arrinconó a más del 84 por ciento de la población a una pobreza generalizada y a perder todos sus derechos de accesibilidad a la salud, a la educación, a la economía y a las esperanzas de poder albergar una sociedad de bienestar y felicidad.


Así, en medio de esa desgracia social y política, hundidos ante las manipulaciones y maldades de unos políticos títeres de grupúsculos de familias adineradas bandidas y con el servicio de medios de comunicación indolentes, todas las riquezas del suelo patrio se iban perdiendo sin posibilidades que el pueblo noble accediera a la inclusión o participación de la organización productiva del país.


Fueron esos detonantes los que llevaron a un valioso conjunto de hombres de las Fuerzas Armadas a protagonizar aquel 04 de febrero, hace 24 años, una ruptura de ese viciado proceso capitalista que venía socavando los tuétanos de un pueblo que apoyó a este movimiento Bolivariano y Revolucionario que sacudió los cimientos de la patria bajo el liderato de nuestro comandante eterno Hugo Chávez Frías. Un hombre que socializó con el pueblo y permitió echar las bases de la Venezuela que todos queremos, un nación poderosa de amor, de paz, de honestidad, de eficiencia, de inclusión, de libertad, de soberanía, de igualdad social.


Nunca debemos olvidar ese el levantamiento militar rebelde bolivariano del 4 de febrero de 1992 que forzó la agonía y muerte del Pacto de Punto Fijo que había comenzado en 1989, tras la explosión social ahogada con fuego y muerte por Carlos Andrés Pérez.

A 24 años después que el líder de la Revolución Bolivariana diera el primer paso para acabar con la miseria en la que tenían sumergido al pueblo los gobiernos de la Cuarta República, motivo suficiente para inspirar la rebelión cívico-militar, se celebra el Día de la Dignidad Nacional y se construye una nueva historia basada en los principios ideológicos del libertador Simón Bolívar, Ezequiel Zamora y Simón Rodríguez, que se manifiestan en beneficios directos para el pueblo venezolano.

Allí tenemos que apuntar todos nuestros esfuerzos de participación política, a revivir ese avivamiento ideológico que llevaron a estos hombres a acabar con un sistema corrupto e inmoral de la cuarta república. Debemos alimentar todos los días nuestras capacidades de colaboración, de solidaridad y de aporte, desde cada una de nuestras trincheras, para ir mejorando y perfeccionando los objetivos de esa insurrección cívico-militar que le ha permitido al pueblo tener mayor inclusión social en todos los planes de la patria.

POR ESO ATACAN, es por eso que la oligarquía y el imperio norteamericano nos atacan sin piedad, con esta guerra económica, para bajar la moral revolucionaria, es hora de maximizar la conciencia política y entender que si sus ataques persisten de manera feroz es porque sabe que existe un pueblo valiente y digno cargado de moral y de sangre libertaria.

ES IMPORTANTE ELIMINAR los criaderos de zancudos, todos tenemos que revisar los patios y alrededores para eliminar todo recipiente, incluyendo las tapas de refrescos para evitar la propagación de Zica y la Chikunguya.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1148 veces.



Geovanni Peña

Diputado a la Asamblea Nacional. Militante del PSUV.

 santanajerez@hotmail.com

Visite el perfil de Geovanni Peña para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Geovanni Peña

Geovanni Peña

Más artículos de este autor