El Socialismo se voló de Miraflores

Después que el presidente Maduro eligió el nuevo gabinete, y aparecieron los nombres de Jesús Farías, Luis Salas, gritamos con alegría, se salvó la patria, porque Farías viene de las filas del comunismo y en la Asamblea Nacional gritaba a todo pulmón "yo soy comunista" y su camarada, Luis Salas, en sus clases de la Universidad Bolivariana, habló muchas veces del Materialismo Histórico y del socialismo científico, como única herramienta para acceder al poder.

Nosotros, nunca aspiramos que estos dos ministros se pusieran en Miraflores a construir un estado socialista, claro que no estamos pidiendo eso, pero si queríamos que pusieran en ejecución el Plan original de la Patria, escrito por Chávez, que abría una lucecita para que el socialismo brotara en Miraflores, como yerbabuena, a la orilla del río Boconoíto.

Del vicepresidente, solamente aspirábamos a que no se le saliera el homus romulus, pero fue lo primero que mostró al decir, yo nunca he sido enemigo de los que tienen en su manos los medios de producción, al contrario, les pido que vengan a Miraflores, y echemos una conversa larga y tendida.

De Castro Soteldo, nunca esperamos nada, sus charlas anticomunistas, en la gobernación de Portuguesa, indicaban cual sería su comportamiento político, en Miraflores, y zuás deja la puerta abierta para que Agropatria desaparezca y vuelva a aparecer en manos de los capitalistas, como Agro isleña.

Cuenta la leyenda que después de tener los nombramientos en su bolsillo, comenzó la cacería del Socialismo en Miraflores, Delpino gritaba desaforado si lo ven en el Salón Ayacucho, echénle cuchillo, mientras que Castro Soteldo exclamaba, esa piraña llamada socialismo, aquí no la queremos. Por su parte, Aristóbulo, decía, yo si lo veo, le digo: váyase de aquí, yo no lo conozco y si alguna vez lo nombré, en la Asamblea Nacional, es porque en ese sitio uno habla muchas pendejadas.

El socialismo se voló por la puerta de Miraflores que mira hacia Pagüita, y caminando con paso lento, se dirigió hacia la casa de Marea Socialista, donde pidió posada y le dieron posada.

Cuando los ministros estuvieron seguros de que el socialismo ya no estaba en Miraflores; comenzaron los anuncios al país. Delpino dijo: tenemos 22 empresas en la Faja petrolífera del Orinoco, cuyo paquete accionario es de 80% para el capital privado y 20% para el estado venezolano. Luis Salas gritó: tengo trescientos cincuenta millones de dólares para la burguesía agraria, no es cuento, tenemos los cheques listos para ser entregados. Aristóbulo afirmó ¿Cuando yo he sido enemigo de los que tienen los medios de producción en sus manos?

Castro Soteldo con su risa mefistofélica, exclamó "rolo a rolo y tolete a tolete", estaremos abrazados en el campo con la burguesía que tanto queremos. Maduro, el presidente, ratificó todo lo dicho por sus ministros y agregó: la zona petrolífera tendrá régimen especial, en lo que se refiere a la Ley del Trabajo, salarios, despidos, repatriación de capitales, doble tributación, porque ese es el trabajo productivo que están esperando los venezolanos..

Ahora bien, lo que no ha tomado en cuenta el Presidente y sus ministros, con toda esa cháchara palaciega, es que cuando al pueblo le hablan de socialismo, tarde o temprano, se encarama en la historia y se instala en el poder.

riverotorrealbaomar@gmail.com

 

.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1874 veces.



Omar Rivero Torrealba

Periodista. Escritor. Fundador de la Asociación Venezolana de Periodistas en Lara.

 riverotorrealbaomar@gmail.com

Visite el perfil de Omar Rivero Torrealba para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: