Elecciones Regionales 2016: Oportunidad de recuperación del chavismo o escalamiento del aniquilamiento de la Revolución Bolivariana

He expresado en artículos anteriores, palabras más, palabras menos, que debemos volver a la senda de Chávez. Que tenemos no que copiar su estilo, pues Chávez es un ser único e irrepetible, pero sí seguir su ejemplo y poner en práctica sus enseñanzas, todo ello en aras de preservar su legado y conducir a la Revolución Bolivariana por la senda de la irreversibilidad, del no retorno al modelo capitalista que pretendemos erradicar.

Es en ese ejercicio, como luego de la estrepitosa y dolorosa derrota del 6 de diciembre del año pasado, de 2015, observé con mucho detenimiento y atención el Aló Presidente Nro 299, de los primeros días del año 2008 si la memoria no me falla. Para ponernos en contexto, ese Aló Presidente que menciono, fue el primero luego de la primera derrota electoral de consideración del chavismo que fue el 2 de diciembre de 2007, cuando perdimos el referendo por la Reforma Constitucional, por poco margen, pero lo perdimos.

Allí nuestro Comandante Eterno y Supremo Hugo Chávez, como lo conocimos y como siempre se caracterizó, hizo un descarnado ejercicio de crítica y autocrítica. Un análisis bien descarnado de las causas de la derrota, asumiendo sus responsabilidades. Pudiéramos decir, sin complejos, que la derrota electoral de aquél entonces, originó ciertos cismas y una crisis en el Gobierno Bolivariano, solo que Chávez, que era todo un estadista y un estratega, supo mitigar el golpe noble, y ponerse de pie rápidamente.

Sin duda hay que realizar algunas consideraciones sobre esa derrota en el año 2007 y la sufrida en el último mes del año 2015. La derrota del año 2007, si bien electoralmente nos derrotaron, no implico en principio mayor daño, puesto que conservamos el Poder teniendo a Chávez de Presidente, la mayoría de la Asamblea Nacional , gobernadores, gobernadoras, alcaldes, alcaldesas, diputados y diputadas de Consejos Legislativos y concejales y concejalas en los Concejos Municipales. A la hora de recuperarnos, el proceso sería mucho más fácil. Lo que se logró con aquella derrota fue que bajáramos la velocidad, pero para aumentar las revoluciones.

En el caso de la derrota del 6 de diciembre de 2015, evidentemente ésta si fue más dolorosa, puesto que la derecha transnacional, fascista y retrógrada se hizo de una mayoría importante y considerable de uno de los poderes fundamentales para el funcionamiento del Estado. La derecha, en esta Guerra No Convencional, se hizo de una plataforma importante, y desde donde nos puede hacer muchísimo daño. Además de ello, estamos en una crisis que se extiende, porque se había manifestado y se manifiesta terriblemente en lo económico y en lo social, pero ahora se extiende a lo político, al contar los enemigos históricos y de clase de nuestra patria, con un parlamento adeco burgués, el cual usarán para tratar de deslegitimar a nuestro Gobierno y a nuestra Revolución, y por ende, derrocarnos.

De la audacia y sagacidad que tengamos, este golpe más duro que nos han propinado, lo podemos sortear, nos lo podremos sacar y podremos seguir adelante, consolidando y profundizando nuestro proceso revolucionario. Somos de la estirpe de Bolívar y Chávez, de eso que no nos quepa la menor duda.

Pues bien, en ese marco, con una diferencia de tiempo de casi una década (2007-2016), pareciera que a veces los ciclos históricos se repiten. Expresó esto porque en el año 2008, luego de la derrota electoral de la Reforma planteada por el Comandante Chávez, además del lanzamiento de las "3R", había una coyuntura electoral, ya que en el año 2008, se escenificarían elecciones para elegir nuevamente a gobernadores, gobernadoras, diputados y diputadas a los Consejos Legislativos estadales. En el "Aló Presidente" que mencioné líneas más arriba, una de las cosas que dijo Hugo Chávez en aquella oportunidad fue que el tema de las candidaturas revolucionarias para esa coyuntura electoral, debía entrársele temprano, y que fuera un proceso auténtico y genuino que debía darse desde las bases.

Pues bien, con la diferencia del tiempo histórico, y que en esta oportunidad no contamos con la presencia física del Comandante Eterno, estamos en una situación más o menos similar. Puesto que en este año 2016, ha sido uno de los temas importantes, aunque menos tratado en este inicio de año, es el tema de las elecciones regionales que deberían escenificarse, salvo que la dinámica política determine otra cosa, en este año 2016.

En artículos anteriores, expresé y lo quiero ratificar en estas líneas, que desde el 6 de diciembre de 2015, el país entró en un ciclo de casi cuatro años seguidos que serán electorales: el 6 de diciembre de 2015, como todos saben, tuvimos elecciones parlamentarias; este año 2016 deberíamos tener estas elecciones regionales para elegir gobernadores, gobernadoras, diputados y diputadas a los Consejos Legislativos estadales; en el 2017 tendremos elecciones municipales para elegir alcaldes, alcaldesas, concejales y concejalas; en el 2018 elecciones presidenciales, y luego, tendremos un receso de dos años, en el 2020, tendremos nuevamente elecciones parlamentarias, pero ahí están unos escenarios para la batalla que no podemos desdeñar.

A ello, conste que no incluí la posibilidad de que los actores políticos de la derecha, como una de las opciones que tienen en su agenda es que, a partir del 19 de abril de 2016, decidan activarse, y recoger firmas para activar el mecanismo constitucional de referendo revocatorio en contra del Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, al cumplirse en dicha fecha la mitad del período presidencial. Pero esto lo menciono como parte de la agenda de la derecha, y no como parte de la agenda de los factores revolucionarios, que por razones obvias, nuestros intereses e inclinaciones se mueven por otros lados, por la ideología que profesamos.

Ahora bien. ¿Por qué escribir un artículo sobre elecciones regionales en un momento en que hay una dura coyuntura económica y geopolítica internacional?

Pues una de las razones que me mueven a escribirlo tiene que ver con parte de la agenda política que pienso que los factores revolucionarios deberíamos manejar. Además que en diferentes escenarios y hasta intervenciones mediáticas en las que he tenido oportunidad de participar, he expresado que debemos tener iniciativa política y comunicacional, establecer los temas de discusión y de debate de nuestra sociedad, y es lo que modestamente, trató de hacer en estas líneas.

Además de ello, no olvidemos que en el Plan de la Patria 2013-2019, el primer objetivo histórico tiene que ver con la defensa, expansión y consolidación del bien más preciado que hemos reconquistado después de 200 años: La independencia nacional.

En estos tiempos en los que el imperio contraataca con muchísima fuerza, y que dentro de sus intereses económicos y geopolíticos se ha trazado la reconquista de lo que ellos consideran su "patio trasero", ellos en el caso venezolano pretenden usar las elecciones y los diferentes mecanismos constitucionales y de participación popular, para generar un clima de ingobernabilidad, caos y desestabilización. Sabemos que la derecha está trabajando fuertemente para generar esas condiciones para una intervención extranjera en la Patria de Bolívar y Chávez, y para ello emplean todas las formas de lucha para lograr sus macabros propósitos.

Pues bien, retomando el Plan de la Patria, y como lo expresó en su momento el sociólogo Javier Biardeau, tomando en cuenta el objetivo estratégico 1.1.1 del referido Plan, estamos en la obligación de fortalecer a través de los procesos electorales la Revolución Bolivariana, elevando la moral y la conciencia del pueblo venezolano y de los pueblos del mundo en su lucha por la emancipación.

Sólo que le agregaría, tal y como lo hizo Biardeau, que es importante que para fortalecer a través de los procesos electorales nuestra Revolución, debemos obtener la victoria. ¿Quién puede negar que esta derrota electoral del 6-D de alguna manera nos desmoralizara y que constituyera una cachetada dura a errores y fallas que hemos cometido en la gestión gubernamental y en algunas definiciones conceptuales e ideológicas de las que nos hemos desviado? ¿Quién puede negar que la victoria del fascismo y de la derecha en diciembre de 2015, no comprometa de manera importante y considerable el bien más preciado que reconquisto después de 200 años nuestro Comandante Eterno para nosotros como lo es la independencia nacional?

Concatenado a ello, en el objetivo estratégico 1.1.4 nos exige también la obligación que tenemos los revolucionarios y las revolucionarias de preservar en algunos casos, y recuperar en otros los espacios de gobierno regional y local, esto con los fines de restituir el poder a nuestro pueblo, tal y por lo que siempre luchó Hugo Chávez.

La Revolución Bolivariana liderada hoy en día por el "hijo de Chávez", Nicolás Maduro Moros, requiere recobrar la confianza y re- moralizar a los diferentes factores revolucionarios. En próximos artículos, trataré de hacer algunas aproximaciones y de mostrar en algunos otros ámbitos el que hacer para que nuestro pueblo recupere esa confianza y se sienta altamente moralizado, no sólo en Nicolás Maduro sino del resto de los y las integrantes del Alto Mando Político y Militar de la Revolución. Pero como un primer adelanto, es que estoy escribiendo estas líneas.

Pienso que una de las acciones dentro del orden político, tiene que ver que debemos trabajar desde ya en el tema electoral regional que es parte de las coyunturas de este año, pero con visión estratégica. No iremos a cualquier elección regional como la de años anteriores. Y en eso los gringos y sus lacayos de aquí le están poniendo el ojo, además de sus otras iniciativas, a las que debemos estar pendientes. Como lo expresó Chávez en su oportunidad, a este tema hay que entrarle bien temprano.

Y tan importante fue entrarle al tema electoral regional temprano, que en el año 2008 se logró obtener una victoria importante en 18 estados de los 24 que componen nuestra geografía nacional, y se logró la mayoría parlamentaria de los Consejos Legislativos en 20 de las 24 entidades federales. Con esta victoria importante y moralizante, fue cuando en aquella oportunidad escribí un artículo (el cual se encuentra en los archivos del portal aporrea.org para quien quiera revisarlo) sugiriéndole al Comandante Chávez que propusiera la enmienda constitucional para que se le posibilitara la posibilidad de presentarse nuevamente como candidato presidencial en las elecciones presidenciales del año 2012; propuesta ésta que aceptó el Presidente Eterno y la lanzó una semana después de dichas elecciones regionales de 2008, activándose ese referendo de la enmienda el 15 de febrero de 2009. Lo demás es historia, ampliamente conocida.

Pues bien, pienso que si las fuerzas patrióticas y revolucionarias se preparan conscientemente para ganar las elecciones regionales de este año, será muy importante por el efecto altamente moralizador que tendrá en nuestras bases sociales; será una victoria estratégica porque tendría que hacer repensar a los "think tank" gringos y sus aliados de acá en su avanzada contra la Revolución en la Patria de Bolívar y Chávez, además de tener un importante efecto disuasivo, y que pudiera contribuir de manera importante al reimpulso y moralización de nuestro pueblo.

En caso contrario, si no nos preparamos para esos comicios, y la derecha, en ese uso de explotación del éxito que tuvieron en diciembre de 2015, y además de la mayoría del parlamento se hacen con la mayoría de las gobernaciones y parlamentos regionales en nuestro país, pues el escalamiento en la inestabilidad política y la aceleración de la activación de focos policéntricos de desestabilización y conflictividad social, nos pudieran llevar a mayor incertidumbre, y a un escalamiento de los conflictos que le termine de abrir la puerta al fascismo y terminar de perder lo que tanto nos ha costado.

Por ello, termino estas líneas como titule el presente artículo: Las elecciones regionales de este año 2016 pueden ser la oportunidad de la recuperación política y moral del chavismo, o de no entenderlo así, convertirse en el escalamiento de la aniquilación y la tumba de la Revolución Bolivariana.

¡Bolívar y Chávez viven, y sus luchas y la Patria que nos legaron siguen!

¡Hoy tenemos la Patria más viva que nunca, ardiendo en llama sagrada, en fuego sagrado!

¡Hasta la Victoria Siempre!

¡Independencia y Patria Socialista!

¡Viviremos y Venceremos!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2604 veces.



Juan Martorano

Abogado, Activista por los Derechos Humanos, Militante Revolucionario y de la Red Nacional de Tuiter@s Socialistas (RENTSOC).

 jmartoranoster@gmail.com      @juanmartorano

Visite el perfil de Juan Martorano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a221859.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO