El criticón 2: todo el Parlatino en manos de la oposición. ¡Por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa!

El 14 de abril de 2015, la bancada revolucionaria, mayoría en la Asamblea Nacional, aprobó y le solicitó al Consejo Nacional Electoral que no convoque elecciones del Parlatino para el 6D, porque ahora sus diputados representantes serían escogidos mediante el método de la "cooptación" desde la Asamblea Nacional que se instale a partir del 5 de enero de 2016. En esa oportunidad, el camarada Diosdado Cabello, manifestó que "Diputados y diputadas del Parlatino serán electos de acuerdo a la fórmula de la Asamblea Permanente y Pluralista".

Como era de esperar, los diputados opositores rechazaron esa decisión, pero Cabello le respondió insistentemente: "Hay elecciones sólo para diputados parlamentarios, ustedes verán dónde meten a sus dinosaurios". No obstante, el 5 de enero el "dinosaurio mayor", Henry Ramos Allup, asume como presidente del Poder Legislativo y ahora el antichavismo decidirá quiénes serán esos representantes en su totalidad.

¿Errores políticos, de estrategia, desconexión con la realidad y/o una visión triunfalista? Son errores que se pagará caro. Ahora los opositores van a decidir quiénes serán los 12 que representarán y "defenderán" la Política Exterior venezolana ante esa instancia deliberante internacional. Valga decir, ejecutarán en su máxima expresión y legalmente la llamada visión apátrida de la Política Exterior.

Los hechos demuestran que el no haber realizado las elecciones del Parlamento Latinoamericano fue un error político. Aquí se evidencia aquella frase "el éxito tiene muchos padres, pero el fracaso es huérfano". Los resultados del 6D, inesperados por todos los analistas y encuestas manejadas por la revolución, muestran que la oposición obtuvo 7.707.422 votos (57%) y la revolución bolivariana 5.599.025 (42%).

Allí se evidencia un mal manejo de los instrumentos de seguimiento de política pública, proyecciones estadísticas y de encuestas sociales por el Comando de Campaña Bolívar-Chávez. Porque la tendencia electoral por el descontento económico era otra.

¿QUÉ ES EL PARLAMENTO LATINOAMERICANO Y CÓMO SE CONFORMABAN SUS INTEGRANTES?

El Parlamento Latinoamericano es un organismo regional, permanente y unicameral, integrado por representantes de los Congresos, Asambleas Legislativas Nacionales o Parlamentos Nacionales de los países latinoamericanos elegidos democráticamente mediante sufragio popular y cuyos países suscribieron el correspondiente "Tratado de Institucionalización" el 16 de noviembre de 1987, en Lima, Perú. Según el Estatuto de funcionamiento (Art. 1, 5, 6, 7 y14) las delegaciones nacionales estarán compuestas por un número máximo de doce miembros.

En el caso venezolano, hasta la decisión unilateral de la mayoría revolucionaria en la Asamblea Nacional a inicios de abril de 2015, éramos el único país que elegía de manera democrática, en forma universal, directa y secreta a sus representantes (Art. 188 de la CRBV, Art. 191 de la Lopre, Art. 5.2 del Estatuto del Parlamento Latinoamericano). De hecho nos vanagloriamos por ser más democráticos, entre otras cosas, por aplicar ese método de escogencias. Resultaban electos o electas diputadas al Parlamento Latinoamericano de aquellas listas presentadas por las organizaciones políticas que obtuvieran los cocientes (método D’Hontd) más elevados de las diversas listas (Art. 20 Lopre).

Si hubiésemos realizado las elecciones del Parlatino los resultados hubiesen sido otros. Aplicando el método D´Hontd a los resultados del 6D encontramos que la oposición obtuvo 7 escaños (58%) y la revolución bolivariana 5 (42%). Se estaría en minoría pero se tendría una vocería en esa instancia parlamentaria. Es muy probable que la oposición no le entregue ni un solo cargo a los diputados revolucionarios ante el Parlatino y el edificio La Perla, sede de ese parlamento, se convierta en otro reducto de conspiración y descrédito contra el gobierno.

Método D´Hontd aplicado a la totalidad de votos del 6D

 

MUD

PSUV

Votos

7.707.422

5.599.025

Diputado 1

7.707.422

5.599.025

Diputado 2

3.853.711

5.599.025

Diputado 3

3.853.711

2.799.513

Diputado 4

2.569.141

2.799.513

Diputado 5

2.569.141

1.866.342

Diputado 6

1.926.856

1.866.342

Diputado 7

1.541.484

1.866.342

Diputado 8

1.541.484

1.399.756

Diputado 9

1.284.570

1.399.756

Diputado 10

1.284.570

1.119.805

Diputado 11

1.101.060

1.119.805

Diputado 12

1.101.060

933.171

Total cargos electos

7

5

% Votos

57%

42%

% Diputados

58%

42%

Fuente: CNE. Cálculos propios

¿PARA QUÉ SIRVE UN PARLATINO EN MANOS DE LA OPOSICIÓN?

En los últimos años he insistido que el presidente obrero, Nicolás Maduro y la directiva del PSUV, deben tomar acciones significativas contra a aquellas personas que se prestan a las estrategias del fascismo y conspiran contra la nación. Sobre todo "ponerle mano dura".

El Parlatino es un espacio para la proyección internacional de lo que ocurre en Venezuela. Hasta el 6D, servía como una ventana de difusión en los países latinoamericanos de las dos visiones antagónicas sobre la realidad política nacional. A partir del 5 de enero de 2016, servirá para proyectar una sola visión: la contrarrevolucionaria. La oposición contará además con una institucionalidad y financiamiento legal para "desmitificar" la revolución y al Socialismo del siglo XXI, e imponer sus nuevos mitos sobre la Venezuela post Chávez.

Con una Asamblea Nacional contrarrevolucionaria, todas las propuestas y decisiones en ese órgano deliberante serán vinculantes, porque serán ratificadas tanto por la Comisión Permanente de Política Exterior y por la plenaria del parlamento, ambos controlados por la oposición. Son decisiones que el Ejecutivo Nacional, democráticamente, deberá refrendar o refutar, y que es probable se transforme en otro escenario de enfrentamiento de gran significación para los nuevos tiempos, que profundice el antagonismo y recrudezca la intolerancia política e intelectual en Venezuela.

Las decisiones del Parlatino continuarán siendo " no vinculantes" para la Política Exterior revolucionaria, porque seguirá como un órgano de segundo grado. Siempre se insistió que los voceros y voceras de oposición llegarían al poder sólo para defender sus intereses personales y los del imperio norteamericano. Ahora, tendrán dólares y logística para viajar libremente en nombre de la República Bolivariana de Venezuela, y seguir su política de descalificación, de generar matrices de opinión y conspirar de manera libre y democrática contra la revolución chavista.

PASOS DE UNA MALA DECISIÓN POLÍTICA

El 14 de abril de 2015, la Asamblea Nacional aprueba solicitarle al Consejo Nacional Electoral que no convoque elecciones para el Parlatino el 6 de diciembre de 2015. Ante esa decisión, el 05 de mayo de 2015, el presidente del Parlatino, Ángel Rodríguez, diputado del PSUV, respaldó públicamente que estaba de acuerdo que sus representantes fueran electos por la Asamblea Nacional, argumentando que ese es el método utilizado por el resto de los países miembros.

De manera contraria, la diputada del Parlatino, Ana Elisa Osorio, también electa con los votos del PSUV, pero hoy día opositora, planteaba que eliminar la elección popular para esa instancia parlamentaria era un retroceso. Incluso, días antes de esa decisión, el 21 de abril de 2015, Osorio pidió al presidente de la AN, Diosdado Cabello, consultar al Tribunal Supremo de Justicia esa decisión.

A mi parecer, se vulneró el principio de progresividad de los derechos civiles consagrados internacionalmente y en el Artículo 19 de la CRBV, así como el debilitamiento del ejercicio democrático de la voluntad popular. También se omitió la Ley Orgánica de Procesos Electorales (Lopre) en sus artículos 10 y 191, y una de las competencias fundamentales del CNE consagrada en la Lope que era totalizar, adjudicar, proclamar y extender las credenciales con base en las actas de escrutinio a quienes resulten elegidas o elegidos a los cuerpos deliberantes para el Parlamento Latinoamericano (…) dentro de los lapsos establecidos en la ley (Art. 33, numeral 7).

El 07 de mayo de 2015, el Consejo Nacional Electoral (CNE), en sesión ordinaria, debatió sobre la comunicación emanada por la Asamblea Nacional en la que le notifica sobre la decisión legislativa en cuanto a la forma de representarse en el Parlamento Latinoamericano. Días después, mediante su boletín de prensa, se da a conocer la decisión de cumplir con lo acordado por el Poder Legislativo, de acuerdo con las competencias que le confiere la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

El 22 de junio de 2015, el CNE emitió Resolución N° 150622-141, publicada en la Gaceta Electoral No. 757 del 25 de junio de 2015, mediante el cual se convoca la elección de los diputados y diputadas a la Asamblea Nacional para el día domingo 06 de diciembre de 2015, excluyendo la elección de los representantes al Parlatino.

El 04 de agosto de 2015, la Sala Electoral del TSJ admitió un recurso contencioso electoral interpuesto por el diputado opositor integrante del Parlatino, Timoteo Zambrano, contra "la omisión en que incurrió el Consejo Nacional Electoral al no haber efectuado la convocatoria a la elección directa, universal y secreta de los representantes de Venezuela al Parlatino. Asimismo, el 30 de diciembre de 2015, esa sala toma la decisión de declarar "parcialmente con lugar" una apelación ejercida por el abogado apoderado judicial de Zambrano, y admite la prueba de exhibición. Pero pautó la audiencia para el jueves 10 de marzo de 2016, a las 10:30 am, para que las partes presenten sus informes en forma oral, y luego tomar una decisión final.

CAMBIO DE ESTRATEGIA: HAY QUE EXIGIRLE AL CNE QUE CONVOQUE YA LA ELECCIÓN DEL PARLATINO

Considero que esperar hasta el mes de marzo de este año 2016 por la decisión de la Sala Electoral del TSJ es demasiado tiempo. Hay que delinear estrategias de incidencias políticas con base en la dinámica social. Hay que tomar decisiones políticas como la de exigirle al Consejo Nacional Electoral que convoque a elecciones del Parlatino en los próximos 3 meses.

Lo importante es recuperar los espacios perdidos lo más pronto posible. Incluso, habría que impedir que la oposición instale el nuevo Parlatino en los próximos días. Si hay que rectificar hay que hacerlo antes que sea demasiado tarde. Lo importante es el futuro de la revolución y no los errores del pasado. Los tomadores de decisiones pasan pero la revolución debe ser permanente en el tiempo.

Estos son momentos históricos, de decisiones, de tener coraje, de madurez política. Creo que la tolerancia política e intelectual va ser fundamental entre los actores sociales: gobierno, empresarios y pueblo. Pero al pueblo bolivariano y chavista le tocará asumir una posición de vanguardia, de participación activa y de organización social para defender la revolución.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2459 veces.



Andrés Giussepe

Doctor en Gerencia, Especialista en Política y Comercio Petrolero Internacional y Economista de la Universidad Central de Venezuela. Secretario Nacional del Movimiento Profesionales de Venezuela.

 agiussepe@gmail.com

Visite el perfil de Andrés Giussepe para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Andrés Giussepe

Andrés Giussepe

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a220565.htmlCd0NV CAC = Y co = US