Se escuchan los tambores de la guerra

Así como en España se llevó a cabo una guerra entre las salas de su Tribunal Supremo y el Tribunal Constitucional, producto del advenimiento de un nuevo orden constitucional, que se resolvió con un mandato del Rey Juan Carlos: "Dejen hacer y dejen pasar al Tribunal Constitucional que nosotros le vamos a decir cómo hacerlo y que debe dejar pasar", aquí en nuestra República Bolivariana de Venezuela ya se escuchan los tambores de la guerra entre la Asamblea Nacional entrópica y en evaporación; y, la Sala Constitucional y el Poder Ciudadano.

El campo de batalla va a tener dos escenarios: el político/jurídico y el mental, el primero es bien conocido por los batallones del chavismo cosa que no sucede con las fuerzas de la derecha. El campo mental es un baluarte de los batallones de la derecha porque los combatientes del chavismo no practican el arte de la guerra del autoconocimiento y permiten que sus enemigos penetren en sus mentes; y que su cuerpo y deseos sea el apresto logístico del enemigo.

Corresponde aprender a desentrañar lo ambiguo de las palabras, los sim-bo-los y los dia-bo-los. Detectar y desvelar las falacias angelicales como el "Contrato Social" ¿Cuál contrato? ¿Cuándo lo firmé? Descubrir, quitarle el velo al pueblo malo, zafio, fariceo y proteger al pueblo bueno, solidario, histórico, sacrificado y combativo.

Descubrir al hermano hipócrita, al hijo traidor, al padre mercader marcador de precios dsede la vileza, al amigo huidizo, al tira la piedra y esconde la mano, al General Santander, al General Páez, pero sobretodo, descubrir al demonio con cara angelical, al Bruto con el puñal escondido.

¡Se escuchan los tambores de la Guerra!
¡Yo no me quedó en mi casa pues al combate me voy, voy a defender la puerta en el Valle del Momboy!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2047 veces.



Enrique Tineo Suquet

Abogado


Visite el perfil de Enrique Tineo Suquet para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: