La hipocresía episcopal

La cúpula del partido político CEV (Léase Conferencia Episcopal Venezolana), cada día se muestra más transparente en su alineación al lado del fascismo nacional e internacional. La CEV, es el ala ensotanada de la MUD, que justifica cualquier barbaridad, con tal que favorezca sus fines.

Una prueba evidente son las declaraciones del Cardenal Urosa Sabino, a un canal privado de televisión, donde este personaje, tuvo el tupé de plantarse frente al entrevistador y en nombre de Dios, salir en defensa de los criminales responsables de más de cincuenta asesinatos durante la violencia callejera, provocada por las pataletas de Henrique Capriles Radonski y Leopoldo López, el primero, cuando en octubre de 2013, al ser derrotado como candidato presidencial, llamó a sus huestes a drenar "esa arrechera", contra el pueblo chavista, dejando como saldo una docena de inocentes asesinados, entre ellos una niña y un niño.

El segundo de estos líderes del fascismo criollo, amamantados y formados por el imperio del norte, en febrero de 2014, llamó a "La salida", proyecto terrorista para salir del presidente Nicolás Maduro, por la vía que fuese, incluyendo el magnicidio, generando un clima continuado de violencia de tres meses, con apostamiento en azoteas y barricadas de paramilitares, para ultimar militares, policías y civiles con más de 40 asesinatos, entre ellos dos capitanes de la Guardia Nacional Bolivariana y una veintena de uniformados de tropa, entre militares y policías, más de 800 heridos graves de los cuales cerca del 40 por ciento quedaron con discapacidades.

El jerarca de la CEV, al ser interrogado sobre la Ley de amnistía que en defensa de estos criminales se propone aprobar la nueva mayoría parlamentaria no tuvo empacho en señalar, que la amnistía tiene que venir, porque va a beneficiar a jóvenes y personas en general que están incursos en delitos relacionados con la actividad política y que: "Nosotros denominamos presos políticos". Hay jóvenes que están en los calabozos del SEBIN, por el solo hecho de haber emitido un Twitter y ese pobre hombre, que ya no está preso, porque se suicidó o sabrá Dios, ese que llamaban El Piloto, preso por dar alimentos a unos jóvenes que estaban en una protesta.

Mayor hipocresía imposible. Este señor más que nadie sabe que (alias) "El piloto", era el responsable de la logística para apoyar los crímenes de las "Guarimbas" y si se suicidó fue guardando fidelidad, a la mafia, primero muerto antes que hablar.

El pueblo rechazó un modelo totalitario, comunista que se pretende instaurar en el país y el gobierno tiene que aceptarlo con humildad, opina el prelado. Niega rotundamente que la inestabilidad de la familia sea producto de la pobreza. Claro, la pobreza, es producto del capitalismo y por eso no tiene culpa en absoluto de las penurias del pueblo. Por eso también vaticinó que las colas seguirán. Eso lo sabemos, seguirán hasta que caiga Maduro, porque es el paro, que se le fue de las manos a Carlos Ortega y que tras 17 años como no pudo con Chávez continúa vivito, contra la revolución.

La inestabilidad en la familia a criterio de este ilustre "Ministro de Dios", es por la falta del matrimonio eclesiástico, que viene desde la colonia, cuando esa institución era solo para la clase alta. Esa es una mentira del tamaño de una catedral, puesto que en nuestros barrios y campos encontramos parejas que llevan felices hasta más de 30 años, con su familia, sin más lazos, que el amor y el respeto que cada uno se profesa, sin intermediarios. Razón tienen muchos feligreses que siguen fieles a su credo, pero cada día creen menos en estos profetas de la hipocresía episcopal. Periodista* CNP 2414 cd2620@gmail.com.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1655 veces.



Cástor Díaz

Periodista CNP 2414

 cd2620@gmail.com

Visite el perfil de Cástor Díaz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: