Capitalismo, religión y política

Es sorprendente la cantidad de religiones que han emergido en Venezuela, no se trata de que no hubiera en el pasado. Se sabe bien la fuerte vocación religiosa del pueblo Venezolano pero es sorprendente el crecimiento exponencial; no es una exageración decir que mensualmente se forman más de 10 iglesias en todo el territorio nacional. No ocurre lo mismo con la formación de escuelas.

La revolución francesa de 1789, marcó la ruptura entre la escolástica y las decisiones del Estado; fue así como la política separo a la iglesia triunfando así las ideas de la razón. Se impone la idea de que el hombre es dueño de su destino y no de un ser sobre natural. Fue así entonces como la llamada ilustración despoja a la inquisición los grandes adelantos científicos que permitieron acelerar el desarrollo de las naciones frente al avasallante crecimiento del modo de producción Capitalista.

Mientras la razón se imponía en la nueva estructura sociopolítica y cultural de Europa y más allá, la nueva clase económica (burguesía), también configurada en este nuevo pensamiento buscaba darle sostenibilidad a su lógica de funcionamiento vale decir; cómo hacer para consolidar un modo de producción basado en la explotación y la clase que mueve y produce la riqueza, acepte con resignación la miseria que le toca vivir como proletariado.

La ideología juega un papel fundamental en la producción y reproducción del modo de producción capitalista como bien la definía Marx; como falsa conciencia de las clases reaccionarias, como reflejo verdadero o falso de la realidad con un carácter o no científico. Continúa Marx planteando que los intereses de las clases progresivas revolucionarias contribuyen a la formación de ideologías científicas que buscan la paz, libertad y progreso de las sociedades.

De acuerdo a lo anterior el Capitalismo y su clase social requieren de una ideología que lo sustente, teniendo como aliadas más incondicionales las religiones que ayudan a legitimar el carácter explotador dentro de las relaciones de producción del modo burgués. Sus promesas a largo plazo de un mundo mejor donde no existen ni opresores ni oprimidos solo las ofrecen las religiones, aceptar con dignidad la diferencia de clase como mandato divino y la esperanza de una vida mejor, sin enfrentar al principal enemigo (los capitalistas), es igualmente una oferta halagadora. Son estas algunas de las expresiones que configura la estructura ideológica que utiliza el capitalismo para justificar su carácter explotador.

El imperialismo ha utilizado las religiones como estrategias pacifistas entre sus ciudadanos, que viven situaciones de atropellos raciales (asesinatos de Afroamericanos) durante la semana para luego los domingos dirimir y disipar las diferencias en su culto religioso. En Estados Unidos y en especial en el congreso coexisten más 33 religiones respaldadas por los diputados y senadores (Divide y reinaras).

No es casual que ahora que Venezuela está en la lucha por construir una propuesta progresista que apunte a las clases más desposeídas, se nos presenta un boom de religiones de diferentes tendencias tanto de oriente como de occidente da igual. Este caleidoscopio de religiones no solo es una práctica de los ciudadanos comunes si no que las nuevas tendencias delincuenciales (mafias, pranes), son siervos de éstas por la promesa del perdón. Se dice que Pedro Escobar tenía una virgen de 50 centímetros de oro 18 quilates fundido.

La guerra de cuarta generación es la guerra ideológica y las religiones conforman la estructura beligerante de esta confrontación. La Revolución Cubana ha sobrevivido a infinidad de ataques por parte del enemigo más grande del mundo, guerras bacteriológicas por aire y por mar, invasiones destrucciones por bombas más de 600 atentados perpetrados al comandante Fidel en fin. Todo ello fue vencido gracias a la fortaleza ideológica que tiene la población y la convicción política en la revolución.

Lamentablemente la batalla de las ideas la tenemos perdida frente a tantas religiosidades que no quieren enfrentar al adversario sino conciliar con él, porque hay que amar al enemigo según la tradición Judeo-cristiana porque ser pobre no es culpa del capitalismo sino que es un mandato divino. Hay que entender que lo único que puede vencer al capitalismo es la ideología revolucionaria devenida de la teoría Marxista-Leninista capaz de construir el Socialismo científico única arma de destrucción del modo de producción Capitalista sembrador de hambre y desolación de todos los pueblos del mundo.

VIVA EL MARXISMO-LENINISMO



Esta nota ha sido leída aproximadamente 887 veces.



Martha Calderon

Socióloga. Docente Universitaria. Magister en Docencia Universitaria Dra en Educación. Marxista Leninista. Investigadora Social

 marcal1959@gmail.com

Visite el perfil de Martha Calderón para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: