Definamos la deflación

Hay dos (2) causas principales de inflación: desbalance entre la sobredemanda y la suboferta, y escasez por acaparamiento inducido. Dejamos a un lado el cacareado y simplista monetarismo ya que este sólo prosperaría cuando sea adulterado el valor de la moneda circulante.

Asimismo, hay dos (2) causas fundamentales de deflación: depresión económica y abaratamiento real de los costes de producción.

El resultado de la política estimulatoria de la producción, las mejoras en la salud del venezolano desde su nacimiento y hasta desde su prenacimiento, los auxilios integrales a la pequeña y mediana producción con empresarios animados por intereses más colectivos que individuales; las mejoras del transporte: mayor kilometraje de "metros" y metrocables, ferrocarriles en proceso de instalación final; gran cantidad de autobuses de gran capacidad y de paquete con talleres de reparación libre de mecánicos y choferes inescrupulosos; muchas flotas de taxis nuevecitos y bien equipados con tecnología comunicacional moderna y con choferes llamados a prestar servicios sin precios especulativos ni irrespeto a los pasajeros. Flotas que cuentan con centros de abastecimiento de respuestas , cauchos, baterías y demás partes de reposiciones frecuentes, vehículos varios adquiridos con créditos blandos concedidos a gente honesta que se dedicarían a ser empresarios no parasitarios ni rentistas, como los que imperaron como arroz en Venezuela durante sus buenos 100 (cien) años. Mejoramiento de la renta mensual de millones de pensionados bien remunerados, propietarios vitalicios de viviendas bien equipadas, ciudades enteras de fresco diseño y construcción; remodelación y mejoramiento de viejas y maltrechas casas de los barrios más humildes, libres de desahucios y bien dotadas de todos los servicios; instalación masiva de centros de salud de alta tecnología con quirófanos y prestación gratuita de cirugía mayor, mediana y menor medicina profiláctica y terapéutica, entrega de medicinas gratis de alto precio en el mercado burgués, en fin, una educación alfabetizadora y especial desde primaria, secundaria y universitaria con dotación de bibliografía y recursos digitales varios.

Como leemos, semejante macropaquete de medidas dirigidas al desarrollo acelerado de nuestras fuerzas productivas, no puede terminar arribando a resultados distintos a los de una brusca depresión de los costos medios de producción, y como en socialismo la curva de oferta no es la de los costes marginales[1] que son especulativos en sí mismos, entonces, esos bajos costos de producción se verán reflejados en unos menores precios para toda la oferta nacional.

 

De resultas, céteris páribus o si se mantiene con sus mismos valores positivos el cuadro de variables macroeconómicas que hemos señalado, nuestra economía desembocará en una fuerte baja de precios en general, y esos efectos damos en llamar deflación inducida socialista.

 


 

[1] La venta de todas y de cada unidad de mercancía, según el precio de costo de la última unidad de su producción es lo más estafador y leonino que haya podido concebir y aconsejar el asesor burgués al empresario en favor exclusivo de los capitalistas y el más desangrador del bolsillo de sus correspondientes clientes, los consumidores finales.

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1114 veces.



Manuel C. Martínez


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: