Cómo sería una CANTV privatizada

¿Qué pensaría usted, amable lector, de un mecánico a quien le hubiera entregado su carro para que le cambiara únicamente el motor de arranque, y que al irlo a buscar el muy cínico pretendiera cobrarle la instalación de otras piezas tales como el radiador, el tren delantero, los amortiguadores y hasta los espejitos y el reproductor, y ello pese a que era evidente que no se le había hecho al vehículo ningún otro cambio distinto al convenido? Pero eso no es todo, porque ante sus airados y justos reclamos, el mecánico le contestara con toda la desfachatez de un redomado sin vergüenza: "sí, yo sé, pana, que no se le hicieron ninguno de esos cambios al carro, pero o vos me pagáis lo que te estoy cobrando o no te lo lleváis. Y no te molestéis en ir a ninguna parte, ni a la policía, ni a los tribunales, ni a la fiscalía, ni al Ministerio del Interior, ni a los partidos políticos, ni al presidente de la República, ni al demonio mismo, porque váis a perder el tiempo. Así que caé con las munas, pajarito".

Pero, además, ¿qué pensaría usted de un país y de unas autoridades donde con la mayor impunidad puedan suceder cosas tan increíbles como estas? ¿Dónde el ciudadano se encuentre tan desamparado y a merced del hampa –encorbatada o no- que usted, para poder recuperar su carro tenga que pagar lo que al atracador le salga de las entretelas cobrarle, así tenga que vender o hipotecar la vivienda que tanto trabajo le constó adquirir? Seguramente, pensaría de ese país y de ese mecánico, aunque no crea que existan, lo peor …¿no es verdad? Y tendría razón, no sería yo quien cometa la imperdonable insensatez de discutírselo. Sin embargo, en relación con sus dudas, déjeme decirle que, aunque pueda parecerle imposible la existencia de un país y de un sujeto como el descrito, de todos modos, se lo juro por este pocotón de cruces, que sí existen. Y no en una remota y perdida región del Himalaya, sino aquí mismito, en el norte de sur América. Ese país, como ya debe haberlo adivinado no podría ser otro que Venezuela. Y en cuanto al mecánico, tampoco podría ser otro que la CANTV y sus escandalosos y delictivos atracos.

Pero si a usted, pese a todas las evidencias, a todas las denuncias y, sobre todo, al amplio prontuario que la empresa de teléfonos tiene, y que incluye una condena en Barquisimeto que la obligó no sólo a reinstalar una línea sino también a pagar una millonaria multa por daños y perjuicios, si pese a todo esto, repito, todavía se niega a aceptar que existe una empresa de servicios tan desalmada e inescrupulosa que con tal de estafar a sus clientes es capaz de todo, incluso de apelar al chuzo y la ganzúa, como cualquier vulgar ratero, entonces hágame el favor de leer lo siguiente. Se trata de una correspondencia que el 13 de febrero del 89 le envié al que para entonces era el gerente de la compañía de Las Laras y que fue redactada en los siguientes términos: "Estimado señor, yo Alfredo Schmilinsky Ochoa, titular de la cédula de identidad Nro. 1.640.609 y usuario del teléfono 83001, me dirijo a usted en la oportunidad de plantearle lo siguiente: En vista de los fraudes escandalosos que con las llamadas de larga distancia se vieneN cometiendo, y en vista asimismo de que dicha situación plantea a los "suscriptores" el riesgo de perder el servicio, le ruego ordenar el bloqueo del doble cero -00-, de manera que desde mi teléfono no se puedan hacer directamente ninguna llamada al exterior. Sin más, tal,tal y cual.

Con una solicitud así, no había pele –al menos eso era lo que pensaba- , pues yo era de los que creían ciegamente en aquello de muerto el perro del discado directo, se acabaría la rabia de los recibos chimbos y fraudulentos, es decir, que bloqueado el doble cero y no existiendo por tanto ninguna posibilidad de que por mi teléfono pudiera nadie comunicarse con el exterior, tampoco había la manera de que en mis facturas pudieran aparecer cobros por llamadas de ese tipo. Y en el caso improbable de que aparecieran esas llamadas fantasmas, entonces ya no tendría que ser yo el que las tuviera que pagar sino CANTV, que tiene esos pactos con el diablo, que le permiten hacer esos actos de magia negra.

Sin embargo, aunque usted no lo crea, anonadado lector y me llame embustero, farsantes y otras lindezas por el estilo, llegó un día que en el recibo me aparecieron dos llamadas al exterior. Una a España y otra a los EE.UU. ¿Cómo pudo ocurrir semejante prodigio? ¿En virtud de qué arte de birlibirloque o demoníaco, mejor, pudo suceder un hecho que tecnológicamente era imposible que ocurriera, aun en este país de milagros al revés? La respuesta es más cosa de brujos, quirománticos y hechiceros que de otra cosa, pues a partir de allí no hay un solo mes en que no aparezcan en mis facturas esas dos llamadas hechas , asómbrese usted, a través del discado directo internacional.

Menos mal que el ingeniero Barroso y su eficiente secretaria Xiomara, funcionarios por demás eficientes y probos, analizaron el caso y, al comprobar que efectivamente el doble cero se hallaba desde hacía bastante tiempo bloqueado, me exoneraron esas llamadas y las que continuaron saliendo después. ¿Cómo puede ocurrir tal cosa? ¿Qué es lo que podría explicar que dispositivos electrónicos que se suponen son infalibles, puedan ser burlados tan fácilmente? Y lo que es aun más asombroso: que funcionarios que por cumplir con su deber de evitar que los usuarios sean estafados puedan ser despedidos de sus cargos? Qué hubiera ocurrido si no intervienen los mencionados funcionarios? ¿O si no hubiera escrito yo la fulana carta? Nada, que como el mecánico del ejemplo me hubieran dicho: "o pagáis o te quitamos el teléfono, pajarito" " Y a llorar al Valle, porque donde no hay gobierno o donde los que hay son cómplices de cuanta estafa pudiera ser víctima la población, nosotros hacemos lo que nos dé la gana, ¿OK? ".

Por último, si no estoy mal informado, creo que en la legislación venezolana existe una figura cuya denominación en latín es "notitia criminis". Según este precepto jurídico, actualmente vigente, los tribunales de la República, ante la denuncia pública de un delito estarían obligados a intervenir de oficio, es decir, espontáneamente y sin que para ello tenga que mediar solicitud de parte interesada alguna. Ahora, ante la magnitud de la estafa que a plena luz del día se viene perpetrando contra los usuarios de la CANTV ¿no sería procedente invocar la citada figura jurídica? Señores jueces y fiscales del Ministerio Público, tienen la palabra.

Este artículo fue publicado en el diario Panorama el 29-4-93. Hoy, a 4 años de esa publicación y cuando al frente del país se encuentra otro gobierno, los desmanes y abusos delictivos de la CANTV contra sus suscriptores, no sólo no han desparecido sino que se han incrementado. Hoy, a las llamadas al exterior, a los impulsos adicionales y demás artimañas inventadas para robar al pobre e indefenso usuario, se ha unido otra fuente de saqueo y expoliación: las llamadas a celulares y el despojo injustificado de líneas, que luego son vendidas a otras personas.

Por favor, Dr. Caldera, recuerde que una de las principales funciones del estado es combatir el delito en cualquiera de sus múltiples manifestaciones. Por consiguiente, no hacerlo, cruzarse de brazos ante la descarada y bochornosa estafa de la CANTV, sólo porque de la misma participa el mismo gobierno, es hacerse cómplice de tales desafueros. Tenga en cuenta que esos sujetos, a quienes Carlos Andrés les entregó las comunicaciones telefónicas, ya fueron condenados en los EE.UU. por el delito de sobrefacturación. O sea, "que perro que come manteca mete su lengua en tapara".

A la luz de lo expuesto en este artículo cabría preguntar: ¿qué sucedería con servicios como la electricidad si fuera privatizada como lo plantea el programa de gobierno de la oposición? Si tomamos en cuenta que durante los gobiernos anteriores uno de los más intensos dolores de cabeza de la población eran los constantes y continuos aumentos de las tarifas eléctricas, no es difícil deducir lo que sucedería con este y los otros servicios en manos privadas, cuyo interés no es el de satisfacer una necesidad de la colectividad sino la obtención de ganancias mediante el constante y frecuente aumento de las mencionadas tarifas. O sea, que se multiplicarían hasta la desesperación los dolores de cabeza de la familia venezolana.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1685 veces.



Alfredo Schmilinsky Ochoa


Visite el perfil de Alfredo Schmilinsky Ochoa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alfredo Schmilinsky Ochoa

Alfredo Schmilinsky Ochoa

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a216572.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO