La quinta columna colma los estamentos públicos…

Hemos dicho y repetido ene veces que para ser funcionario público no necesariamente hay que ser simpatizante del gobierno y mucho menos militante de alguno de los partidos que lo respaldan. Tal exigencia es una práctica aberrante heredada del puntofijismo que hizo lo que le vino en gana durante cuatro décadas y debemos erradicarla donde pudiera estar aplicándose.

Pero una cosa es esa y otra es que se tolere que servidores públicos, quienes ocupan cargos de gerencia de alta confianza, sobre los cuales descansa la inmensa responsabilidad en la ejecución de las políticas gubernamentales, sean adversarios del gobierno, lo cual es una realidad que se vive hoy y desde hace tiempo en todos los entes públicos y a una escala que nos produce escozor...

Los gobiernos de la 4ta. se aseguraron que sus gerencias estuviesen en manos de militantes activos o simpatizantes comprometidos en llevar adelante sus planes y programas. Para ello dispusieron de sendas secretarías de profesionales y técnicos que actuaban con un rigor que llamaba mucho la atención, lo cual se les reprochó porque, entonces, el filtro era para "tutti il mundi".

En nuestro proceso Bolivariano hemos descuidado esos flancos y es por allí por donde se han colado miles de opositores y/o chavistas disfrazados que han propiciado la corrupción a manos llenas, la desidia y aplicado el saboteo, en muchos casos generalizado y dañino, como sabemos que ha sucedido en muchos espacios. Recordemos, por ejemplo, a los meritócratas de Pdvsa del 2002, a los técnicos de Corpoelec señalados como saboteadores del servicio tan vital que presta esa empresa y así ocurre, sin la menor duda, en otras instancias públicas, pues los aparatos del Estado, lo reiteramos, están saturados de opositores y muchos de ellos deben estar allí sembrados para hacerle daño a la Revolución.

Cómo calificamos esto: más de 150 patrullas sin estrenar están llevando sol desde hace meses en los patios de la PNB en El Llanito y la inseguridad haciendo de las suyas en la calle...(?)

Ese tipo de burocracia perversa hay que retirarla sin contemplación alguna e instrumentar mecanismos para evitar que se recicle, como sabemos es lo que, lamentablemente, ocurre en muchos casos.

Nos ha hecho falta para impedir que la canalla nos pille por allí, revisar urgentemente el exceso de buena fe que hemos tenido, pues cuando se trata de defender la Patria, esa virtud hay que saberla manejar con inteligencia y gran cautela, pues nuestro primer deber es proteger y cuidar la estabilidad del proyecto político que nos impone la Constitución Bolivariana y el legado de Hugo Chávez.

Es inconcebible que la "quinta columna" continúe haciendo de las suyas en el Estado. Hay que denunciar al que pretenda sabotear la gestión pública en cualquier instancia, así como cerrarle el paso a todo plan dirigido a que se consoliden fuerzas opositoras en el propio seno del gobierno.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1079 veces.



Iván Oliver Rugeles


Visite el perfil de Iván Oliver Rugeles para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Iván Oliver Rugeles

Iván Oliver Rugeles

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a215717.htmlCd0NV CAC = Y co = US