Las más recientes agresiones belicistas de Colombia a Venezuela (II)

La crisis de la Corbeta Caldas se sucede porque algunos dirigentes políticos colombianos, para salir de una crisis política interna dentro de su país, promueven y exigen al presidente colombiano abordar con firmeza el asunto limítrofe con Venezuela como medida salvadora para calmar las manifestaciones públicas que se había producido debido a pedimentos de derechos sociales y laborales. En esa ocasión el Presidente colombiano Virgilio Barco, con toda su mala intención, pensó que la invasión a Venezuela sería el mejor remedio para calmar las agitaciones sociales que cada día se volvían más numerosas y contundentes. Aquella invasión de la armada colombiana obliga a las autoridades militares venezolanas hacer una evaluación del asunto el día 12 de agosto, estimaron que el ingreso de la Caldas a aguas del sur del paralelo de Castilletes era una acción del gobierno colombiano buscando crear una situación prebélica que internacionalizara el conflicto limítrofe; el gobierno colombiano había tomado la iniciativa militar basada en la sorpresa. Así sigue de tensa la situación entre políticos y militares venezolanos hasta que finalmente la crisis termina el 18 de agosto de 1987 a la una (1) de la tarde, fecha y hora cuando el Presidente colombiano Virgilio Barco Vargas ordena la retirada de la corbeta.

Hay que reconocer que en aquel problema la política de Venezuela se manejó con cuido, prudencia, paciencia y responsabilidad, ello detuvo una guerra que pudo ser de innegable grave consecuencia. La provocación de la oligarquía colombiana a Venezuela ejecutada por intermedio del gobierno del presidente Barco, al colocar la fragata Caldas en aguas del Golfo de Venezuela, no se podía considerar como un hecho aislado y circunstancial, sino como parte de un plan para llevar a choques fratricidas a los pueblos de Venezuela y Colombia. Se sabe que el Golfo de Venezuela es vital para Venezuela y fue por debajo del paralelo de Castilletes donde fue interceptada la corbeta colombiana, por allí todas las costas son venezolanas y se encuentran las mayores refinerías del país, el mayor puerto de embarque petrolero del hemisferio, el canal de entrada del Lago de Maracaibo, la segunda ciudad del país, y los yacimientos petroleros más ricos del continente americano. Los sediciosos colombianos tenían, aún tienen, los objetivos muy claros, servir a la política guerrerista de los gobiernos del imperialismo norteamericano.

El incidente de la corbeta Caldas en el Golfo de Venezuela fue una acción deliberadamente provocada por Colombia y forma parte de la escalada que los gobiernos de esa oligarquía tienen dentro de sus planes para obligar a nuestro pueblo a deponer su valentía y dignidad bolivariana, llevadas siempre muy profundamente arraigada en su conciencia. No, la oligarquía colombiana nunca más logrará robar a Venezuela porque los gobiernos que sigan constituyéndose en este país seguirán siendo altamente nacionalistas, sin importar para nada que se haya cumplido la segunda parte del vaticinio del senador de EEUU Paul Coverdell, quien en 1.998 dijo: "Para controlar a Venezuela es necesario ocupar militarmente a Colombia".



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1055 veces.



José M. Ameliach N.


Visite el perfil de José M. Ameliach N. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José M. Ameliach N.

José M. Ameliach N.

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a213968.htmlCd0NV CAC = Y co = US