Discurso en Honor de Jorge Mier Hoffman en los 232 años del Natalicio de Simón Bolívar

Bolívar Antimperialista

Primero quiero con estas palabras rendir un merecido homenaje a mi amigo Jorge Mier Hoffman,  el pasado viernes a la salida del Centro Comercial Costa Azul, en la isla de Margarita a las tres de la tarde.

Quiero recordar que Jorge Mier, fue el que manejo la hipótesis de que el Libertador Simón Bolívar había sido asesinado, autor del Libro La Carta sobre el tema, miembro de la Organización Simón Bolívar y articulista de aporrea.org.

Autor de 15 libros de historia, Jorge Mier Hoffman es el responsable de que el Estado Venezolano haya iniciado la investigación sobre la muerte de Simón Bolívar, tal cual denunció, con pruebas, en su Libro La Carta "que cambiará la historia".

Por 28 años, se había dedicado a la investigación de la vida y obra de Simón Bolívar, con la responsabilidad de ser pariente de Don Joaquín de Mier, que según la historia manipulada, fue el benefactor del Libertador en su postrimería en Santa Marta.

¡Honor a quien, honor merece!

Hoy; 232 años de su nacimiento; Bolívar está más vivo que nunca. Hoy cuando los tiempos de cambios han sonado en nuestra América; la América India; ya no es como lo fue en el pasado, el patio trasero del imperio yanqui. El pensamiento del Libertador, su obra y su vigencia, estuvo secuestrado por quienes pretendieron ocultar su legado.

Simón es el hijo más grande que pueblo alguno haya tenido. Su ideal y obra mantienen una clara vigencia. Bolívar tuvo una visión cargada de humanismo, solidaridad y apoyo a la libertad de los pueblos.

Conocer al Libertador es encontrarnos con nosotros mismos, con la identidad cultural de nuestra América, con la política, ideología, idiosincrasia, historia, valores, pensamiento nacionalista e internacionalista.

El caraqueño fue una persona excepcional, digna de gran admiración y respeto por su gran capacidad de entrega.

Las ideas del quijote latinoamericano; el alma de su acción es sin lugar a duda profundamente democrática y solamente esta doctrina política se apega a su propósito de libertad e integración latinoamericana, cualquier otra idea es antagónica con el pensamiento bolivariano.

Simón manifestaba en todos sus escritos que la autoridad proviene del pueblo, esa verdadera democracia tiene un contenido de equidad y justicia social que se resume en aquella frase que decía:

"El sistema de gobierno más perfecto, es aquel que produce mayor suma de felicidad posible, mayor suma de seguridad social y mayor suma de estabilidad política"…

En la época de Bolívar y en nuestros tiempos, para rivalizar con la mayor suma de felicidad de los pueblos, surgió el imperio norteamericano para defenestrar esa consigna, ya que como lo dijo Lenin con su libro El imperialismo, fase superior del capitalismo.

El pensamiento de Bolívar notaba claramente el nacimiento de los Estados Unidos como una potencia que lesionaría los intereses de nuestra América y por eso los excluye del Congreso de Panamá.

El Libertador estaría claro que los yanquis evitarían la unión, el desarrollo, el fortalecimiento de la América indígena y entendería que la América yanqui plagaría de miseria a nuestra tierra usando la excusa de la libertad y destruirían cualquier posibilidad de la autodeterminación de los pueblos.

En este tiempo la Unión Latinoamericana y Caribeña es la garantía de la libertad de los pueblos, frente al neoliberalismo, el imperialismo, la imposición cultural, económica y financiera del Norte.

Bolívar entendió perfectamente la existencia de dos Américas y en sus planes de integración excluía a Los Estados Unidos. Reconocía la unidad para poder enfrentarse al imperialismo español y al reciente imperio norteamericano.

El Libertador fue enfático en sus expresiones de identificar dos tipos de habitantes de América; los de la América Meridional, los suramericanos y los de la América Septentrional que eran los de procedencia inglesa como los "gringos".

Numerosa son las cartas de Bolívar aclarando la perversa e interesada conducta de los "albinos", como llamaba a los habitantes de la América inglesa, dirigida a Revenga: "Jamás conducta ha sido más infame que la de los norteamericanos con nosotros" (San Cristóbal, 25-V-1820); y "Ya que por su anti-neutralidad, la América nos ha vejado tanto, exijámosle servicios que nos compensen sus humillaciones y fratricidios. Pidamos mucho y mostrémonos circunspectos para valer más o hacernos valer".

A Urdaneta le dice: "Wilson me escribe que en los Estados Unidos no ha encontrado a nadie que hablara en mi favor" (Guayaquil, 30-VII-1829); a Patrick Campbell, la famosa frase : "Los Estados Unidos "parecen destinados por la Providencia para plagar la América de miserias a nombre de la Libertad" (Guayaquil, 5-VIII-1829); a Santander: "Y así, yo recomiendo a usted que haga tener la mayor vigilancia sobre estos americanos que frecuentan las costas: son capaces de vender a Colombia por un real si la tuvieran" (Magdalena, 13-VI-1826).

Hoy más que nunca; cuando somos sometidos a una cruenta guerra económica, cuando son atacadas las democracias de los pueblos; cuando somos declarados amenaza inusual y extraordinaria para Los Estados Unidos, su pensamiento de integridad latinoamericana es la guía para liberarnos de la hecatombe imperial, en donde el hombre es el peor depredador de su propia especie.

El imperialismo comprende perfectamente que la unidad de Nuestra América termina completamente con sus posibilidades de hegemonía en el continente. Entendiendo esto, están completamente de acuerdo de destruir cualquier idea de integración y no se detendrán en usar cualquier forma; asesinatos, golpes de estado, sobornos y corrupción.

Como lo hicieron antaño lo hacen ahora y no faltarán los Santaderes que se prestarán como lacayos para que seamos como lo fuimos en aquellos tiempos de la cuarta república.

Hoy cuando conmemoramos un año más del nacimiento del gigante de América, lo sentimos más vivo que nunca. Bolívar siempre Bolívar, el padre de lo que somos y seremos. Su pensamiento claro nos enseñó que la mayor gloria esta en ser grande y ser útil.

Por eso es que ahora con este nuevo despertar latinoamericano; con estos vientos de cambios que surcan la América India; crea la alerta en el imperio que tratara de todas las maneras posibles defenestrar la unidad latinoamericana.

Debemos entender que el tiempo de Bolívar que es el tiempo de la lucha anticolonial no se ha cerrado, el Comandante Eterno Hugo Chávez Frías nos lo enseño.

El Libertador sabía que en nombre de la libertad los yanquis iban a dominar a los países latinoamericanos y Chávez basado en esas ideas de Bolívar, enarbola la bandera del nacionalismo y es capaz de enfrentarse a ese imperialismo y declararse antiimperialista.

Chávez fue el que más nos enseños de Bolívar y aprendió mucho de él, entendió que la diferencia que estableció Bolívar con los norteamericanos se debió a la experiencia sobre los procedimientos y actitud de estos.

El pensamiento y la acción de Bolívar están presentes en todos los aspectos de la Revolución Bolivariana. Busca que el pueblo venezolano construya una patria soberana donde quepamos todos y todas, llamada Patria Socialista y Democrática. Podemos llamarla nuestra Herencia Histórica, nuestros Antecedentes más positivos.

En la Revolución Bolivariana el comandante Supremo, entendió la necesidad de asumir el momento histórico que se vivía devolviendo a nuestra historia, la verdadera, la otra historia y no la que nos contaron del Bolívar muerto.

El habernos dado esa posibilidad nos hizo más venezolanos, más latinoamericanos, más conscientes y más humanos ante la realidad del prójimo, del que había sido excluido por los más poderosos.

Chávez con Bolívar en su utopía nos enseñó que es posible el sueño del caraqueño universal, en la nueva lucha por la independencia definitiva. Bajó a Simón de las estatuas frías y lejanas, lo sembró en nuestros corazones, dándole el puesto que se había ganado en la historia y este le entregó su espada para hacer el proceso bolivariano que ahora vivimos en nuestro país.

La libertad de Nuestra América se logrará a la medida de que el pueblo organizado asuma la dirección del gobierno como lo está haciendo en la revolución bolivariana, con la inclusión, poder popular, la ciencia y tecnología al servicio de las mayorías, la democracia participativa y protagónica, pero más que nunca es necesario encaminarse hacia la libertad económica y financiera, hacia la lucha contra la explotación del hombre por el hombre.

No debemos olvidar que somos los herederos de Bolívar y Chávez teniendo la obligación de seguir construyendo de la América de Bolívar, de Martí, del Che, de Sandino, de Sucre la cuna grande de la verdadera libertad, la libertad de los pueblos ya que somos patriotas de la Patria Grande:

¡Bolívar Vive! ¡Chávez Vive! ¡La Lucha Sigue!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2813 veces.



José Rosario Araujo


Visite el perfil de José Rosario Araujo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: