Análises herético de los dias 11, 12, 13 y 14 de Abril

En verdad aquí trato de hacer un análisis desde otra perspectiva y sobre desde una óptica revolucionaria y radical que es obvio que esa óptica no se impuso el 11-A, sino todo lo contrario, se impuso la óptica de la conciliación y el entreguismo; reconozco también que hacer ese tipo de análisis, ahora (Quizás luego sea el análisis “oficial”), sobretodo para su autor, en este caso mi persona, se sufre graves consecuencias mas que todo de un sector que ha resultado ser mas papista que el papa y para demostrar lealtad (Mas que lealtad es solidaridad automática), cualquier critica, por mas cierta y valedera que sea, maniobreramente (No es inocente esa actitud) lo considera y sobretodo, lo pregona, que se “le esta haciendo el juego al enemigo”, y hasta de escuálido lo acusan a uno; esto es peligroso para quien escribe, repito, porque esta gente hoy día tiene poder. Pero repito, haré este análisis porque quienes somos estudiosos y recibimos inspiración de espíritus revolucionarios estamos obligados a retransmitirla, por eso, adelante, por arriba de las tumbas, adelante.

Ya muchos sectores, y sobretodo con experiencia internacional, nos venían diciendo desde el 10 de diciembre del 2001 que a Venezuela se le venia aplicando el libreto de Chile, el mismo que aplicó la CIA a Salvador Allende y que conllevó a la dictadura Pìnochetista, es decir, que el grito de alerta con bastante anterioridad, ya se había lanzado, no obstante ese grito de alerta fue desoído por la persona que estaba llamado a oírlo y a tomar los correctivos pertinentes; me refiero al Comandante Hugo Chávez Frías, quien ha cometido muchos (Demasiados) errores y pidiéndole a los altos espíritus de luz de la cosmogonía que esos errores no los tenga que pagar Venezuela (Sobretodo el pueblo llano que es quien sufrirá las consecuencias) por los próximos Cincuenta (50) años debido a una ofensiva imperial que haga tierra rasada en la patria de Bolívar. Uno de esos errores, que aun se cometen, y en aquella fecha pre-once de abril fueron determinantes para el triunfo de ese golpe mediatico-militar, fue la excesiva (Casi única) confianza que tiene Chávez en el sector militar sobretodo entre sus “contingentes” (Camaradas contemporáneos), ese error se sigue repitiendo hoy en día y los Guayaneses me darán la razón en escribir como escribo aquí. Para cualquier civil conocedor de la política era obvio que el alto mando estaba volteado o que “algo olía a podrido”, mas no así el Comandante, y si lo vio y no tomó las medidas adecuadas, entonces la cosa es peor, vamos a dejarlo en que no lo vio.

Para nadie era un secreto que se fraguaba una restitución reaccionaria de la derecha imperialista y que esta contaba (Y cuenta) con múltiples ramificaciones dentro del aparato político oficial (MVR, PPT, PODEMOS, Administración Publica) y dentro del sector militar, tanto activo como el retirado que ahora esta activo en política. Esas ramificaciones fueron (Y son) claves para el triunfo de cualquier tipo de “parada” de la derecha restauradora.

El 11-A, se sobrestimó la solución militar, cuando era un problema psicologico-político, se trataba de un grupo minoritario del país pero con poder económico que a través de un instrumento de guerra psicológica (mcs), sobretodo la TV, habían logrado crear una matriz de opinión en contra del gobierno y favorable a la contrarevolución e hicieron circunstancialmente mayoría, por inacción o por respuesta inadecuada o insuficiente del gobierno bolivariano; esa mayoría circunstancial producto de un “encanto” mediático (Guerra psicológica) se desinfla cuando la gente se encuentra con la realidad; la realidad fue que la bestia mostró su verdadera faz el mismo día verdadero del golpe, el 12-04-02, al aparecer Carmona montado sobre los hombros de los milicos, las razzias derechistas “cazando brujas”, allanando casas de los círculos bolivarianos, deteniendo las hordas sifrinas a funcionarios y diputados chavistas; estos allanamientos y acciones al peor estilo hitleriano, eran televisados con toda la mala fe del mundo; buscaban reproducir esta conducta en todo el país y hacer que el pueblo se incorporara y multiplicara esas razzias con fines de sembrar el terror total y así acabar físicamente con el Chavismo, lo que consolidaria el golpe. Y la gota que rebasó el vaso, fue la coronación del Presidente de Facto en un acto en donde el Emperador Bonaparte quedó chiquitico.

Todos estos factores, post-entrega indebida de Chávez, tuvieron el efecto contrario al muy bien meditado y programado “terror hitleriano” de la derecha. Resulta que al tocar la realidad, el encanto mediático se evapora, ya que se ha logrado levantar al pueblo en contra de un supuesto régimen militarista, pero el gobierno producto de ese levantamiento, esta efectuando acciones peores a las del régimen derrocado en lo que a derechos humanos se refiere; esto hace que el pueblo afecto al bolivarianismo, que es mayoría y solo la perdió circunstancialmente por una táctica deficiente del comando de la revolución emerja, pero ya como “legitima defensa”, sabe que de continuar esa razzia fascista de la derecha sifrina Venezolana aunado a la presidencia de un superdictador todopoderoso, no quedará ningún bolivariano vivo a la vuelta de tres meses o menos. El pueblo despierta y quiere que todo vuelva al estado anterior, es decir que regrese el Presidente Constitucional al cual horas antes algunos, no todos, habían visto con indiferencia su caída. Aquí hay que reconocer las acciones de ciertas vanguardias “no oficialistas” que tuvieron un rol protagónico en ese despertar.

EL SENTIDO DE HONRAR A LOS HÉROES DE PUENTE LLAGUNO.

Honrar a Cabrices, post mortem, y a Atencio, Rivera y Peñalver (No ha sido muy “honrado” por cierto), como los mas emblemáticos aunque no los únicos, porque sufrieron cárcel por esa defensa licita, ya que salvaron la vida del Presidente, de la Constitución y de la Patria; no tiene ningún sentido si no se dice la verdad de lo que ellos defendían y no solo la verdad de lo defendido sino el alcance de esa defensa, la honra a estos héroes es incompleta o una media honra y no deja en el colectivo social la lección de esta acción, consistente en; pistola en mano haber parado a una banda armada compuesta por Civiles y Metropolitanos que eran la punta de lanza de una supuesta marcha pacifica, cuya verdadera intención o agenda oculta, era apartar el tapón humano que circundaba a Miraflores con el propósito de asesinar al Presidente y mostrarle al país y al mundo que el pueblo había hecho justicia por sus propias manos al matar a un tirano, una especie de Fuenteovejuna, de este tipo de operación la CIA (Quien dirigió el golpe evidentemente), tenia un antecedente con Ceaciescu en Rumania, no me quedaría ninguna duda que el nombre clave dado por USA a esta operación fuese Bucarest o Rumania, tipos de operaciones estas que han tenido éxito en algunas ex republicas soviéticas (Georgia, Ukrania, etc.). Una vez asesinado el Presidente Chávez por parte de la avanzadilla armada simulada de marcha pacifica, repito, vendría el verdadero vacío de poder, por la muerte del Presidente, vacío este que seria ocupado por una “Junta Cívico-Militar de Reconstrucción Nacional”, plan inicial de los golpistas el cual fue abortado por los héroes, defensores en legitima defensa del país de Puente Llaguno. Una vez abortado el plan inicial de Washington (Operación Rumania), desequilibró a la dirección Yanqui del golpe y de allí en adelante todo fue desaciertos y fracasos.
Ya el Vice-Presidente ha reconocido lo de la operación Rumania (Verdadera intención de la supuesta marcha pacifica) y la magnitud de lo logrado por los defensores de Puente Llaguno.

Pero hasta ahora lo que ha dicho es una media verdad; si la lección de los defensores de Llaguno no conlleva a la conclusión de que esa es la única forma de defender la revolución bolivariana con cojones y con las armas en la mano echándole plomo a la burguesía; entonces no estamos rindiendo digno y completo homenaje a los héroes de Puente Llaguno, no le estamos dando el verdadero sentido a esta gesta, estamos silenciando, quizás lo mas importante, el alcance de esa gesta, el aporte de esa gesta a la teoría revolucionaria Venezolana; que el pueblo debe estar armado para impedir ser aplastado por la derecha quien no ceja de destruir esta revolución por cualquier vía, y ahora mas que nunca sabe que la única vía que le queda es la violenta, por ello está buscando refuerzo en Colombia con los paramilitares de Uribe y su plan patriota, al ver que no tiene ni votos ni cuarteles.

Esta enseñanza de Puente Llaguno del 11-A, nos conlleva a reformular lo del pueblo en armas lo de las reservas quienes están siendo tratadas como un apéndice a un ejercito que opera conservadoramente, al estilo de un ejercito burgués cualquiera y no de un ejercito popular o libertador. Las milicias populares deben tener autonomía de acción y de comando y los milicianos deben tener su armamento de reglamento en sus casas y no en el parque del cuartel, el cual es fácilmente bloqueado o tomado a la hora de una invasión u otro golpe como el del 11-A. Se debe aprovechar, también ahora, que la derecha le está dando una connotación política conspirativa al combate al delito, por los casos Sindoni y Faddoul, para que esa propuesta de milicias populares y permanentes se les asignen funciones policiales a fin de erradicar el delito en los barrios populares.
¿QUÉ DEBEMOS HACER?

Antes de llegar a las conclusiones de lo que deberíamos hacer; tenemos que agotar el punto del 11-A, y es que el Presidente se entregó muy tempranamente cuando había condiciones para una resistencia exitosa, revertir la tortilla, y peor aun después del 13-A, aparecerse con un Cristo perdonando a todo el mundo, cuando lo que se requería en ese momento era aplicar la ley, hacer justicia bajo la luz de la Constitución y el estado de derecho vigente, esa perdón le costó al país, mucho mas muertos y Veinte Millardos de Dollares con el paro petrolero golpista, el pretender convertir un referéndum consultivo en revocatorio, las firmas planas, las guarimbas y el referéndum revocatorio, mas las muerte de los Faddoul y Jorge Aguirre, etc.

Para saber lo que debemos hacer tenemos que conocer nuestras debilidades y/o defectos; y ellos son: 1) La gran falla que tiene la revolución bolivariana, es la ausencia de una vanguardia preclara que motorice este proceso bajo una óptica revolucionaria; aunque tenemos un líder único e indiscutible, cosa que es buena porque a veces la lucha por el liderazgo conlleva a divisiones y estas divisiones conducen al fracaso; pero un solo palo no hace montaña. Un solo hombre por mas ungido que sea y aunque tenga la capacidad de trabajo que tiene Hugo Chávez, capacidad excepcionales ambas en el, no es suficiente para conducir una revolución exitosa; el mismo Fidel Castro con todo y lo fuera de serie que es, el ha tenido a un Che Guevara de segundo, a un Camilo Cienfuegos, a su propio hermano que es otra estrella con luz propia, en Venezuela carecemos de ese conjunto de estrellas que brillen con luz propia conjuntamente con el líder. 2) Carecemos de una “Inteligencia Orgánica” que dirija administrativa, técnica y científicamente este proceso de cambios, lo cual es muy importante, ya que una revolución no es solo la toma del poder político y el mantenerse, una revolución también son logros, mejorías sociales y económicas de la sociedad en su conjunto y de las personas en lo particular, que incidan en su calidad de vida y que les haga ver el cambio en mejor, con el estado de cosas anterior. Y 3) Una revolución requiere al pueblo en armas para defenderse de cualquier enemigo que la ataque tanto interna como externamente, ese pueblo en armas aparte de mantener la vigilancia de la revolución, también tiene la función de conservar el orden interno, sobretodo el orden revolucionario producto de la nueva carta magna.

El vació de una vanguardia preclara y de una Intelectualidad orgánica, se está llenando por una Pléyade, cuya inmensa mayoría, está integrada por personas trepadoras y cazafortunas que han copado los cargos mas alto tanto en el sector político como en la administración publica, y son, por arriba del imperialismo yanqui (El imperialismo tiene en ellos a unos magníficos Caballos de Troya), el principal factor de retroceso y restauración de la derecha al poder. Una vanguardia revolucionaria así como a una intelectualidad orgánica no se le decreta ni se hace en 24 horas; existen dos formas de lograr estos objetivos; uno a corto plazo, creando un comando de la revolución, definiendo un perfil del dirigente político bolivariano revolucionario, así como del intelectual que dirigirá la administración publica, mientras no exista esa intelectualidad orgánica ningún cargo en la administración publica es permanente, todos son interinos, el poder judicial y el CICPC, están dando titularidad, en donde la mayoría de sus “ganadores” vienen de la IV Republica, por intermedio de cursitos y concursos que no son de oposición ni públicos propiamente tal. A largo plazo, hay que tomar las escuelas y los liceos y las universidades y cambiar los pensums radicalmente, dar instrucción militar en los colegios y liceos, hacer de las escuelas, liceos y universidades granjas, fabricas y empresas, para hacer realidad la educación en, para y por el trabajo esencia de la pedagogía de Simón Rodríguez.

Con respecto al pueblo en armas, es cierto que tenemos un Ejercito, sobretodo su dirección que no es reaccionaria y está comprometida con este proceso, pero ello no es suficiente. Nuestra FFAA, a pesar de no ser reaccionaria recalcitrante tiene una estructura y una cultura verticalista típica de los ejércitos conservadores formados por Washington y no son suficientes para una guerra asimétrica, que requiere un ejercito confundido con el pueblo y con comandos móviles en las zonas populares, dirigiendo a las masas y nutriéndose de allí, en un todo orgánico que haga que cuando el invasor penetre esos espacios inmediatamente sufrirá bajas y se le causará daños irreparables.

Se debe implantar el servicio militar obligatorio, a todo nivel, y dar instrucción militar en las fabricas, los barrios, los campos, los liceos, las empresas, etc., así entrenarlos en movilidad popular en contra de bombardeos y demás efectos de armas de destrucción masivas que serian las primeras acciones imperiales en contra de nuestro pueblo; estos entrenamientos con el fin de incorporar a todo el pueblo a la defensa del país de una forma que si al imperialismo se le ocurre invadirnos para posesionarse de nuestro petróleo, se desangrará en Venezuela y sufrirá una derrota definitiva superior a la de Vietnam e Irak.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 5491 veces.



Francisco Sierra Corrales


Visite el perfil de Francisco Sierra Corrales para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a21110.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO