Cuando un asesino por encargo no es más que una víctima de quienes pagaron su sueldo. Caso Leiver Padilla

Cuando un asesino por encargo no es más que una víctima de quienes pagaron su sueldo. Caso Leiver Padilla

Que vaina te echaste encima Leiver, que más preciso sería decir te han echado. Debo confesar que desde la primera vez que vi tu rostro “inocente” con esa mirada que confunde a cualquiera, lo primero que me quedó claro es que no eres más que otra víctima de un “sistema” que tiene mil tentáculos y donde los “más culpables” siempre terminan ilesos.

Quizás lo que te jodió es lo que siempre ha jodido a otros como tú, tu arrojo y esa condición de siempre estar dispuesto a cualquier cosa a cambio de un buen pago. Atreverte a cualquier cosa confiando siempre en que los poderosos que ordenaron el trabajo y que pagaron por él garantizarían tu impunidad. Eso que sin duda la televisión y el medio donde te desenvolviste desde niño aprendiste, toda es basura que Hollywood a través de sus películas inculca a los niños y niñas a lo largo y ancho del planeta.

Esa estatura ventajosa desde tu niñez sin duda fortaleció tu confianza y desde adolescente te ayudó a ganar autoridad y liderazgo entre tus pares y reforzó el mito del héroe que es capaz de cualquier cosa gracias a sus superpoderes. No me atrevo a echarte en cara tantas otras cosas malas que pudiste haber hecho en tu pasado, suficiente con “esta última” que hoy te tiene en las circunstancias más jodidas que has tenido en toda tu vida.

Indudablemente que tu color de piel ayudó a que te seleccionaran a ti, precisamente a ti, porque debes estar claro que quienes te contrataron tienen todo un ejército como tú, dispuesto a hacer lo mismo, pero el rostro más “parecido al chavismo” que pudieron encontrar fue el tuyo Leiver. En el imaginario colectivo que ha impuesto la canalla mediática el chavismo es negro, y si quieres más es negro perverso, negro delincuente, negro criminal, negro asesino, negro malandro, pero siempre negro como tú Leiver. Contrataron al más parecido que encontraron al chavismo para darle un zarpazo y que al fin de cuentas todo quedara como un pleito entre pandillas. Un pleito entre los malos.

Yo sí creo que muchas de las cosas contenidas en la carta, presuntamente de tu autoría, que se publicó en las redes, pueden son ciertas. Si creo que el chavismo y la revolución te ofreció oportunidades a ti y a muchos otros como tú, a quienes nunca nadie les ofreció otras oportunidades que no fueran distintas a delinquir para sobrevivir, lamentablemente tú como muchos otros optaron por el camino de la ganancia fácil, el camino donde no hay límites, ese camino que hace que muchos niños y jóvenes entreguen todo por tan poco. Sí creo que la revolución te ofrecía, como le ha ofrecido a muchos hermanos venidos del vecino país, vivir con dignidad, pero para ello debías dejar el mal camino al que la vida te había conducido, ese camino que el capitalismo te construyó siglos antes de que nacieras y en el que tu destino no importa, porque en ese modelo lo que importa es el Capital y quienes lo detentan.

Lamentablemente no pudimos ganarte para lo mejor y a pesar de todo lo que hizo la revolución por ti y por los tuyos terminaste apostando por tus verdugos, apostaste por quienes en lo inmediato te ofrecieron presuntas ganancias milagrosas con el mínimo esfuerzo, pero como puedes verlo mejor ahora, todo era una fantasía, era un engaño, tan parecido a la publicidad de la t.v que le dice a la gente que comprando cualquier producto se realiza cuando la verdad es que la realización humana de la gente es lo que menos le interesa al capitalismo y a quienes lo promueven.

Te diré que no fue el Comandante Chávez el que se equivocó en su afán de regenerar a tanta gente como tú Leiver, como ahora lo vocifera la derecha mezquina y miserable, esa derecha que tiene 16 años exigiendo plomo y cárcel para personas que como tú a las que les siempre le negaron oportunidades de estudio y de vida digna porque los necesitan para hacer el trabajo sucio de la droga y de cuantos vicios y desmanes ha inventado la humanidad.

La descomunal humanidad del Comandante Chávez, que no cabía en su cuerpo, lo hizo soñar en que en poco tiempo gente como tú se regeneraría con el paso de los días pero hoy resulta que muchas de las lacras heredadas del capitalismo son los peones que la derecha enfila contra la revolución bolivariana y amenazan el sueño de socialismo que Chávez nos dejara. Acaso los bachaqueros, de aquí y de más allá de la frontera, no forman parte de esa inmensa familia tuya Leiver, que se ha puesto a sueldo del imperio para acabar con el sueño libertario venezolano.

Lamentablemente Leiver tú como muchos otros han perdido la oportunidad de renacer que Chávez y la revolución bolivariana trajo a todos, pero el capitalismo te puso a sus servicios y ese sistema es una máquina que devora personas. Triste y trágico tu final, nada distinto al final que el capitalismo depara a quienes apuestan por él.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2044 veces.



Carlos Luna Arvelo


Visite el perfil de Carlos Luna Arvelo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: