¿Vamos a esperar que el dólar cueste 500 bsf?

En reflexiones anteriores advertimos las fallas fundamentales del sistema cambiario en Venezuela y los cambios necesarios. Ver videohttp://www.aporrea.org/contraloria/a203868.html

Lo que en aquel momento fueron advertencias, ahora se convierte en una preocupante realidad: El peligroso dólar paralelo, ilegal pero influyente en la nación, se cotizó por encima de los 400 bsf y miles de empresarios, productores, importadores, distribuidores, comercializadores, vendedores al mayor y al detal ajustarán sus precios a la nueva situación monetaria en nuestra amada Venezuela importadora y dependiente de la renta petrolera.

Sino se toman medidas, se cometerán devastadores abusos económicos, más sobreprecios, especulación, acaparamiento, crecimiento del mercado negro o ilegal, en fin la angustia del pueblo de Venezuela (chavistas y no chavistas) se expandirá y será susceptible a caer en grandes estafas colectivas frente a bandidos que ahora, en nombre del dólar a 400 bsf, sienten que tienen licencia para robar, especular y expoliar a nuestro pueblo. La peor de las suertes recaerá sobre alimentos y medicinas, vale decir, productos de extrema necesidad para las familias venezolana, allí la distorsión económica será mucho más cruel, en virtud de al alto porcentaje de bienes elementos en esa categoría que se comportan como lo diga el dólar.


Decretar un Estado de Emergencia Económica en el marco de la Constitución Bolivariana como lo establecen sus artículos 337, 338 y 339 luce conveniente para que en uso de facultades extraordinarias el Estado podrá nacionalizar la importación de alimentos y medicinas para evitar que, por un interés puesto en el lucro, algunos empresarios puedan desviar el uso de las divisas. "Esta medida no significa una agresión hacia el sector privado. Debe haber una comunicación fluida entre el Gobierno y este sector; se trata de una política de seguridad de Estado, pero hay que llegar a acuerdos para incentivar la producción.

En este contexto constitucional, el Estado estará habilitado para vigilar y normalizar las cadenas de importación, producción, distribución, comercializacion, venta al mayor y al detal de alimentos y medicinas. Detectar y sancionar a los saboteadores es una tarea impostergable. Eliminar las colas es vital para prevenir el escenario programado de caos económico nacional.

Recordemos que meses atrás el Gobierno Nacional planteó la iniciativa de un Centro Nacional de Comercio Exterior (CENCOEX) que tendría como prioridad que el Estado Venezolano estableciera el carácter estratégico de las importaciones en el área de alimentos y medicinas y en consecuencia asumiría el control de tales importaciones para así evitar el presunto fraude cometido por empresarios que operan en Venezuela. Sólo falta dar reimpulso a esta política ya anunciada dentro de un marco constitucional de emergencia que genere rapidez y atraviese las paredes burocráticas.

Imposible olvidar la amenaza de inmenso fraude nacional que emana de empresarios cadivistas y petro-chulos solicitando divisas extranjeras para traer productos vitales pero que finalmente desvían tales recursos monetarios hacia otras actividades como la importación de bienes no esenciales que reportan mayores ganancias o la dañina venta de estos dólares pecadores al precio del mercado negro que se estipulan a través de fuentes referenciales, ilícitas o informales tales como dolartoday.com,lechugaverde.com, entre otros que toda Venezuela conoce.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 5380 veces.



Jesús Silva R.

Doctor en Derecho Constitucional. Abogado penalista. Escritor marxista. Profesor de estudios políticos e internacionales en UCV. http://jesusmanuelsilva.blogspot.com

 jesussilva2001@gmail.com      @Jesus_Silva_R

Visite el perfil de Jesús Silva R. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: