Cancillería antifascista

El positivismo mágico europeo, el que reinó con impunidad en la mente de los líderes occidentales, hasta mediados del siglo pasado liberando el fascismo contenido en sus entrañas, alentó con todo el fervor de su fe, aun en contra de sus propias convicciones, la idea de que el fuego vencería al hielo, y que por lo tanto, la luz desplazaría las tinieblas en la última refriega de las fuerzas universales que ellos creyeron desatar. Sin embargo, el más elemental ejercicio de raciocinio, nos advirtió desde siempre, que tanto el hielo como las tinieblas, son la continuación de sus antítesis, simplemente porque ya no hacen resistencia: son la eternidad.

Por tanto, el recalentamiento global, configurado como una crisis coyuntural, producto de las anomalías que el capitalismo depredador le impone al planeta, al final, sucumbirá ante el frio de las regiones polares después de todas las victorias del antiimperialismo. Es decir, El General Invierno, el de las estepas rusas, seguirá siendo imbatible y la más grande federación de poder alterno, continuará siendo inexpugnable militarmente, no solo por la valentía de su pueblo-ejército, sino porque ni el calor, ni las emisiones de gases de efecto invernadero, serán lo suficientemente místicas como para animar una nueva campaña bélica sobre el anhelado deshielo soviético.

Para un presidente estadounidense, derogar un decreto que ha sido firmado por su propia mano, bajo la égida de la "política imperial", concebido como un legado para quien le sucederá en el cargo, es lo que se conoce como un "supuesto negado". Como lo será, con mayor grado de negación, para quien lo herede, que "sin querer queriendo", como doctrina política, lo ejecutará sin arriesgar ningún tipo de capital político. Bajo esta perspectiva, pareciera que no tenemos salvación, y que estamos inexorablemente a merced del monstruo fascista que nos engullirá, como lo dice la historia próxima pasada, dígase dolorosamente: Panamá, Irak, Libia, Siria.

Pues bien. La soberana política exterior venezolana, construida por el Comandante Supremo, Hugo Chávez, está diseñada, no solo para obtener la victoria de la integración y la paz continental, sino para vencer al imperio en la salsa de sus propias contradicciones. Si los presidentes gringos no pueden reversar lo ya decidido; los o las aspirantes a presidentes o presidentas, por el contrario, presentan un importante periodo de compromiso electoral, que si bien no es garantía para que lo prometido en él, se cumpla, como lo demuestra la tradición política de ese país, corroborada hasta la saciedad con Barak Hussein Obama II, ella se convierte en una oportunidad única para diluir en la ética de la palestra pública, el fatídico decreto.

Venezuela y su política exterior, debe formularle al futuro representante del imperio, la única pregunta que está obligado a responder ante la opinión pública mundial: ¿Qué hará con el decreto que declara a La República Bolivariana de Venezuela como una amenaza para los EEUU?

La Cancillería bolivariana, a través de su organización comunicacional, y los organismos de integración regional, deben garantizar que la interrogante sobre el absurdo decreto, le sea formulada en cuanta presentación pública, rueda de prensa, entrevista, mitin, ponencia, encuentro, realice él o la susodicha, en el marco de sus aspiraciones presidenciales. Sus respuestas o sus silencios, disolverán el nefasto decreto más allá de su constitución técnico jurídico, lo hará en su sentencia facha.

El quinto objetivo del Plan de La Patria, combate, entre muchas otras aberraciones ambientales, la práctica de la fractura de la corteza terrestre (fracking) para la extracción de petróleo por el horror que ello significa para la ecología mundial. Pero la salvación del planeta y la lucha contra la piratería petrolera ecocida, no puede plantearse solo desde suelo patrio. La batalla diplomática para ello, tratándose de garantizar la sobrevivencia de la especie humana, debe abrir frentes muy aguerridos, sin brindar tregua, en la esfera fronteriza, tras las fachadas andina, amazónica, atlántica y caribeña de la República Bolivariana, por donde merodea el fascismo imperial, sobre todo porque desde ellas, corre peligro de succión la Faja Petrolífera del Orinoco.

El chavismo es poder cultural.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1059 veces.



Milton Gómez Burgos

Artista Plástico, Promotor Cultural.

 miltongomezburgos@yahoo.es      @MiltonGomezB

Visite el perfil de Milton Gómez Burgos para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Milton Gómez Burgos

Milton Gómez Burgos

Más artículos de este autor