La Eficacia, la Eficiencia y la Efectividad en el Gobierno Bolivariano

Uno de los problemas que debemos afrontar en esta actual coyuntura, no solo tiene que ver con la ofensiva de los empresarios incursionando en politiquería a través de la Guerra Económica, y de la activación de las células durmientes del paramilitarismo colombiano, y cuyo epicentro está ubicado en el estado Miranda. También debemos afrontar el tema de la capacidad de respuesta por parte del Estado, ante las ingentes demandas sociales que hoy tenemos.

En el ámbito administrativo y gerencial, los términos eficiencia, eficacia y efectividad son utilizados frecuentemente. Sin embargo, la mayoría de las veces, la interpretación de los mismos, obedece a breves reseñas de algunos especialistas que no son de uso cotidiano, por lo que pueden ser sujetas a interpretación, especialmente cuando se da por sentado que la instrucción ha sido entendida, basados en el hecho de que se habla en el mismo idioma. Por otra parte, se debe considerar el valor de nuestra lengua, que de acuerdo a lo indicado por D. Emilio Lorenzo Criado, durante su alocución sobre las presuntas dolencias y carencias de nuestro idioma, ante la Real Academia Española, "…Se parte en la formulación de un hecho no comprobado, pero insistentemente debatido por expertos y profanos, y que puede reducirse a estos términos: La lengua española está aquejada de múltiples dolencias que hacen temer por su integridad, que alarman a sus usuarios y que están pidiendo a gritos eficaz e inmediato tratamiento. Si no se adoptan medidas drásticas desde ahora mismo, se corre el peligro de asistir, cuando ya sea demasiado tarde, a la total desintegración del idioma…"

Uno de los lemas que se planteó Chávez fue el de eficiencia o nada. Y para algunos que tenemos la responsabilidad no sólo en la planificación, sino en el seguimiento y evaluación de las políticas públicas, para lo que tiene que ver con el cumplimiento de las metas y de los logros, es bueno tener claro los conceptos entre uno y otro, porque en muchas ocasiones, son confundidas por los que les corresponde ejecutar las mismas.

La eficacia tiene que ver con la ejecución física de un determinado proyecto. Es decir, si yo me comprometo en un proyecto a realizar 20 casas, y si construyo esas 20 casas o por encima, soy eficaz. La misma se determina dividiendo el número de acciones o proyectos ejecutados entre el número de proyectos o acciones programadas y multiplicadas por 100, así determinamos el porcentaje de eficacia.

La eficiencia tiene que ver con la ejecución financiera de las acciones o los proyectos. Tiene que ver con la obtención del efecto deseado, de hacer más con menos. Por ejemplo, para construir las 20 casas del ejemplo anterior, dispongo que las mismas cuestan 50 bólívares y me ciño a ese costo, soy muy eficiente. Se determina dicho porcentaje de eficiencia entre el número de recursos ejecutados entre el número de recursos programados multiplicado por 100.

La efectividad tiene que ver con el equilibrio entre la ejecución física y financiera de los proyectos, una mezcla de ambos. Se obtiene dividiendo el promedio de la ejecución física con la financiera, y ahí podemos obtener el resultado o nivel efectividad en cuanto al cumplimiento de metas y logros.

Pero, para poder entender esto, veamos lo que nos dice el propio Comandante Supremo y Eterno, Hugo Chávez:

"... Cuidemos la conciencia, comprometámonos mucho más en la batalla como decía yo ahí en el balcón del pueblo para darle al pueblo lo que es del pueblo, a la batalla contra los viejos vicios que siguen siendo amenaza perenne a nuestra revolución; la corrupción, la ineficiencia, el burocratismo, la inseguridad en las calles, el crimen, el narcotráfico, el consumo de droga, el alcoholismo, la falta de cultura y de conciencia, son viejas rémoras que perviven, nosotros estamos llamados a derrotarlas y echarlas y a construir de verdad una sociedad nueva y buena, una sociedad socialista, pero eso hay que hacerlo hoy, no mañana, cada una de ustedes, cada uno de ustedes debe construir el socialismo, una revolución espiritual dentro de cada uno de ustedes mujeres, de ustedes los jóvenes, una revolución espiritual, moral, ética en primer lugar.

¿Por qué tu te vas a agarrar un bólivar que no es tuyo? ¿Por qué vas a hacer negocios con la burguesía para repartirte una tajada? ¡No sabes que estás traicionando a un pueblo, a una esperanza, estas traicionando a los que murieron en este camino. ¿Por qué no te consagras por completo? ¿Por qué si tu tienes un poder que te ha delegado un pueblo directa o indirectamente? ¿Por qué yo llego aquí con el pueblo y de inmediato llegan los papeles: Chávez, soy una mujer que tengo seis hijos, ayudame. ¿Por qué, no hay nadie que ayude a esa mujer? ¿Tiene que ser Chávez el que la atienda? ¿Cómo es eso? ¿Dónde están las estructuras intermedias? ¿Por qué no llegan hasta allá, hasta la esquina, hasta el último rincón para atenderla? ¿Por qué tiene que venir la mujer hasta acá a llorar y a aferrarse a mi mano a decir ¡Chávez, ayúdame! ¿Por qué tiene que seguir siendo así?

Yo estoy obligado a pedir consagración, es decir, salir de los despachos, salir de la burocracia, caminar por todas partes, en burro, en caballo, en carro, en lancha, a recorrer las calles los ministros, las ministras, gobernadores, alcaldes, los funcionarios de todo nivel, calle por calle. Hay deudas muy grandes que hay que pagar todavía, la mayor parte de ellas son heredadas, pero son nuestras: La pobreza.

Miren, un ejemplo de nuestras ineficiencias de uno mismo es la comodidad de los que te hacen la agenda ¡Haz tu tu propia agenda y a las 5 de la mañana vete para los cerros, para los ranchos! Y eso es con todos y con todas de ustedes.

Un ejemplo de las ineficiencias nuestras esta aquí en este Calvario, y me dijeron que había un plan hace unos cuantos años, como ciento cincuenta años, aquí hicimos un "Aló Presidente", con un plan de recuperación de todo esto, pero miren las calles, el monte allá, no se hizo, eso es ineficiencia, ¡eso no puede seguir ocurriendo! ¡No debe seguir ocurriendo! La revolución no puede estar reñida con la eficiencia. Si en algún proceso se requiere eficiencia es precisamente en un proceso revolucionario, eficiencia en el cumplimiento de las metas, de los planes, en la distribución de los recursos, no despilfarrar y utilizar al máximo los recursos.

Allá una vez fui hace poco a inaugurar el Centro Penitenciario de Falcón, este es otro ejemplo de cosas que no deben seguir ocurriendo, me dijeron, esta es una tremenda infraestructura, se invirtieron 500 millones de dólares, que maravilla de centro penitenciario, pero ustedes saben que a mí me gusta mucho manejar, y me meto en el carro donde vamos, y me van explicando todo lo de la cárcel nueva, el centro penitenciario que inauguramos, para dignificar a nuestros hermanos que están en prisión y que es obligación nuestra.

Pero entonces veo un arenal y un ranchito, y entonces agarro y me meto por la arena, y llego por el patio del ranchito, y allí estaban la señora, el señor, la muchacha, y entonces me bajo y pregunto: ¿Hay café? Y tuve que pelear con la seguridad porque me cambian el café que me va a dar la señora por uno que cargan ellos y yo dije no, no, no, no, yo quiero el café de aquí, el de la señora. Ellos me cuidan, pero a veces exageran, yo quiero el café de aquí vale, la señora no me va a envenenar; entonces me paré ahí no más de cinco minutos, y la muchacha me dice, ¡Ay Chávez, aquí no tenemos agua! En una ranchería, son varias casas, ahí venden dulce de leche de cabra, venden empanadas, pero no tienen agua.

Entonces yo llamé y dije: Ingeniero. ¿Cuanto fue que se invirtió en la cárcel, en ese modernísimo centro penitenciario?- 500 millones de dólares y tiene el sistema de comunicaciones más perfecto del mundo -Ya va, ya va, esta bien, pero ¿cuantas veces tu pasaste por aquí, cuantas máquinas se movieron aquí, cuanto esfuerzo de ingenieros, trabajadores durante tres años, casi cuatro? ¿cuantas veces comiste empanadas aquí? ¿Y tu nunca preguntaste si tenían agua esta gente? ¿No hiciste nada? ¿No pudiste hacer nada? ¿No pudiste hacer un plancito y traerte de la misma tubería de la cárcel una tubería para acá, para traerle a esta gente agua? ¿te das cuenta? ¿Como que no viéramos los problemas y les pasamos por encima? Com que no viéramos.

Ahorita yo venía pasando por aquí, tomando café, y caimos en un hueco, y pluf, me bañé. ¿Por qué tiene que haber un hueco aquí? ¿Por qué razón? ¿Si nosotros exportamos asfalto, por ejemplo, si nosotros tenemos no sé cuantos años exportando asfalto, no hay asfalto para Caracas y los demás pueblos de Venezuela? ¿Cuanto pagamos nosotros en publicidad en medios que están en manos de la burguesía? ¿Cuanto se paga? ¿Cuanto se les paga a las contratistas que le hacen trabajos al Gobierno Revolucionario o a los gobiernos? ¿Cuanto se le paga? Pregúntense ustedes".

Estas líneas que he transcrito de un discurso del Comandante, las tome de unos excelentes audios que me hizo llegar un buen compañero y amigo, el cual le agradezco. Teniendo tantos temas que abordar para los próximos artículos, los mismos serán materia prima e insumos para los aportes que espero poder realizar en las próximas entregas.

En el segundo ejemplo que coloca el Comandante Supremo, Hugo Chávez, podemos ver un claro ejemplo de como el encargado del proyecto cumplió la meta física, fue muy eficaz, más no eficiente, puesto que hizo todo lo de la cárcel, pero no pudo atender la necesidad de un pueblo, teniendo los recursos para ello, además fue inefectivo. En los otros dos ejemplos, fueron ineficaces, ineficientes e inefectivos.

Son algunos ejemplos de lo que quiero ilustrar acá. No sólo es el problema de los ataques de los enemigos externos a los que debemos dedicar nuestra atención. También la lucha contra los viejos flagelos, como lo señala el propio Comandante, hay que librarla. Chávez, el cual fue asediado y constantemente atacado, a la par de ello, fue un gladiador en ese combate contra esas rémoras del pasado que denuncio el propio comandante.

Me preocupa sobremanera, para los planificadores, pero sobre todo a los que corresponde ejecutar los proyectos, y a los que corresponde realizar seguimiento y evaluación de las políticas públicas, que estos conceptos no sean manejados en su justa dimensión, y que aplican a cualquier tipo de gestión, sea socialista, capitalista o como se llame. Además de la ineficacia, ineficiencia e inefectividad, me preocupa la indolencia que pareciera se apodera de algunos ejecutores, tanto del poder constituido como del poder constituyente, he ahí el por que mi transcripción de ese audio del Comandante Eterno. Debemos transformar las relaciones de producción, de distribución, pero sobre todo de consumo en nuestra sociedad, transcender de la sociedad burguesa, donde se privilegia la individualidad, para llegar a una sociedad socialista, donde el interés colectivo tenga preeminencia.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4720 veces.



Juan Martorano

Abogado, Activista por los Derechos Humanos, Militante Revolucionario y de la Red Nacional de Tuiter@s Socialistas (RENTSOC).

 jmartoranoster@gmail.com      @juanmartorano

Visite el perfil de Juan Martorano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a207658.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO