Alto salario básico nominal venezolano y la conveniencia[1] de una reconversión monetaria

 

http://www.economiasimple.net/que-es-el-salario-nominal-y-el-salario-real.html

El bachaqueo numismático

Cuando los salarios reales se ven afectados por inflaciones estructurales o inducidas y sostenidas, los ajustes que pudieran ir sobreviniendo-caso actual venezolano-tienden a desembocar en salarios nominales abultados con bajo poder adquisitivo, según nos lo muestra brillantemente la gráfica inserta abajo. Allí  vemos a un trabajador pintado  con su carita de pendejo, y a un patrono gruñón y tacaño como él solito.

En caso de que tal reconversión se traduzca en un ajuste de un dígito, o sea, la equivalencia entre Bs. 1.000 y  Bs. 100, la correspondiente acuñación de nuevos billetes y de la calderilla haría oportuna la ocasión para actualizar  las desfases adquisitivas  que viene adoleciendo la calderilla vigente.

El Estado podría perfectamente sacar a concurso los diseños de tales monedas a  fin de que todas sean perfectamente manipulables y no desechables como ocurre actualmente. Para ese fin específico, desde acá, modestia aparte, nos ponemos a las gratas órdenes de los Ministros correspondientes.

Por otra parte, les venimos sugiriendo a los Ejecutivos y técnicos del Banco Central de Venezuela  que tomen las debidas precauciones de cara a evitar el bachaqueo numismático, habida cuenta de que, por lo general, las monedas y billetes de acuñación especial van a parar a manos de los comerciantes de monedas coleccionables. Eso ocurrió  no hace muchote con la moneda de Bs. 0,25, año 2011.

Ese “bachaqueo” ocurriría desde hace mucho tiempo: algunos inescrupulosos del propio BCV-hipótesis no comprobada-monopolizarían su distribución, contactarían coleccionistas del mundo entero,  aficionado a estas colecciones quienes acapararían las monedas en cuestión. Lo mismo harían los altos ejecutivos de la banca privada-otra hipótesis-, luego de satisfacer sus personales reservas como coleccionistas. Ese bachaqueo ha sido tomado de lo que hace que las tiendas de zapatos, ropas, por ejemplo, dejen las mejores pintas  y tallas más solicitadas a sus dueños y al personal de confianza.  Lo hacen los dueños de restoranes y afines; por ejemplo, en materia de hervidos de gallina, sus empleados y dueños se reservan los mejores trozos de verduras, las pechugas, los muslos, y le  dejan los carapachos a su clientela.


[1] La conveniencia de esta posible reconversión decimal y de 1 dígito, aparte de satisfacer las compras del consumidor, cubriría los movimientos bancarios, así como las manipulaciones tecnocontables y de los cajeros automáticos, con lo cual hasta sería oportuno que la banca privada renovara unos equipos que ya habrán capitalizado  varias veces. El uso de equipos obsoletos hasta el cansancio siempre ha caracterizado a la banca nacional privada, sin ánimo de ofender a sus dueños, porque, por ejemplo, un banco no puede negarle a sus clientes la emisión de un cheque de gerencia, ni  el  retiro de su dinero, aduciendo fallas de sistema digital o de electricidad. Las máquinas analógicas, las plumafuentes  y medios de escritura afines  todavía existen.

[2] En ese link aparecen las definiciones burguesas de los salarios nominal y real, a los cuales pasamos a definir con mayor precisión profesional o con criterio científico económico:

El salario nominal es la paga de la fuerza de trabajo en dinero, éste  como valores de uso  para pagar y comprar en sentido general; el s. real es la misma paga pero en dinero o valores de cambio capaces de trocarse y concretarse en mercancías varias.  



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2712 veces.



Manuel C. Martínez


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: