Las siete palabras

Las tres religiones monoteístas más importantes del mundo: Judaísmo, cristianismo e islamismo, tienen un tronco común histórico-religioso. Son diversas las interpretaciones sobre los orígenes de las religiones. Algunos consideran que son invenciones humanas. Otros que son inspiraciones divinas. Las tres religiones antes señaladas, son frutos de diversos sincretismos religiosos dados en aquellos espacios geográficos mediterráneos y del oriente medio. Allí están presentes manifestaciones religiosas de sirios, caldeos, babilónicos, egipcios, griegos y romanos. Tal es su sincretismo, que algunos radicales llegan a dudar de la existencia de Cristo. En cualquier circunstancia, no hay duda, que el mensaje político-social de Cristo (el mismo que el Comandante Chávez logró visibilizar, hasta llamar a Cristo "El primer socialista de la historia", ha sido ocultado por la jerarquía eclesiástica, y difundido sólo lo vinculado con la fe, pues desde la fe es más fácil la manipulación.

"El poder romano se apropió del estoicismo y del cristianismo para convertirlos en credo ecuménico que a la larga legitimó, las legiones cesáreas" (Luis Brito G). Desde Constantino hasta hoy la jerarquía eclesiástica católica, lo mismo que la judía y la islámica, han estado vinculados al poder económico, incluso llegando a ser parte de él. Los fanatismos religiosos, ha aumentado el número de cementerios. "El hombre nunca comete un mal tan completo y gozosamente, como cuando lo hace por convicción religiosa". Pascal. Marx tipificó a las religiones como "el opio de los pueblos," "la conciencia invertida del mundo," en tanto anestesian su conciencia, despolitizan, desmovilizan, niegan las luchas de clase y frenan revoluciones. Freud señaló que las religiones, tienen origen en una neurosis en torno a la figura paterna. Lo cierto es dice Voltaire:"Si Dios no existiera habría que inventarlo". La Ilustración trató de reemplazar la religión con las ciencias, tildando a la edad media de la "Larga y oscura noche medieval". (Pirenne). Si la religión aliena, la ciencia libera. En cualquier caso son interpretaciones y representaciones que los creyentes se hacen de la realidad. Hoy las religiones forman parte de la economía social de mercado a pesar que el Vaticano lo denuncie como "Salvaje". Sólo la Teología de la liberación, ha intentado colocar a la religión católica al servicio de los pobres para liberarlos, para emanciparlo. No podemos olvidar el papel de la iglesia católica durante la colonización y conquista de América, por el bárbaro europeo. La iglesia formó parte esencial de la dominación colonialista europea.

PRIMERA PALABRA: "Padre perdónalos porque no saben lo que hacen". (Lucas). Donde hay propiedad privada, hay clases sociales, y por lo tanto lucha de clases. Marx propugnó la necesidad de pasar de la conciencia en sí a la conciencia para sí, dando a la clase trabajadora el carácter de "sujeto histórico", con la responsabilidad revolucionaria, creadora de una nueva sociedad. Hoy los socialdemócratas afirman, que se puede hacer revolución sin la presencia del "sujeto histórico", es como decir hacer revolución sin revolucionarios. No es suficiente el desarrollo de las fuerzas productivas, es imperioso el desarrollo de la conciencia social de los explotados. Conciencia es destrucción de lo viejo y construcción de lo nuevo. La salvación de los explotados está en el marco de la historia, precisamente es allí donde ocurren los conflictos propios de las contradicciones de clases. Hablamos de la confrontación real, de intereses completamente opuestos. Si la propiedad es hija de un delito: la explotación de la fuerza de trabajo de los otros, los explotadores tienen muy claro su papel en la historia, como clase dominante. ¿Cómo perdonarlos si son opresores, explotadores y negadores de la paz y la convivencia? Pensamos a voz alta en lo terrenal, en la existencia humana cotidiana, la manera como los trabajadores producen los bienes y reproducen su existencia. Pensemos de lo que son capaces los propietarios por defender sus privilegios. La ley antigua judía dice: "No odiarás a tu hermano en tu corazón….amarás a tu prójimo como a ti mismo" (Levítico). Pero, ¿cómo amarnos si entre nosotros hay profundas e irreconciliables desigualdades, causadas por las diferencias económicas que obviamente generan injusticia social? "Se amen los unos a los otros; así como yo los he amado" (Juan). ¿Cuál es el origen de profundas querellas humanas? ¿Cómo hacer convivir los intereses egoístas de la propiedad privada, con los intereses humanos, de la propiedad colectiva?

En los pueblos antiguos, fue frecuente el sacrifico de animales en honor de sus dioses, como agradecimientos, o para calmar sus iras. El pecado cometido por Adán, ameritaba el sacrificio de un hombre para el reencuentro con Dios. He aquí la hipóstasis. Jesús muere y resucita, es el mesías el hombre-Dios, muchos no le creyeron, por esto en el momento de su crucifixión le dijeron: "Sálvate a ti mismo. Si eres hijo de Dios, baja de la cruz" .La interpretación cristiana señala que Cristo conocía el poder de la unión de la fe y el perdón, y con la fe supera la blasfemia, y considera que la fe reconcilia internamente al hombre. ¿Pero, cómo perdonar a tanto malandro político, que hace de su oficio una vil ratería en desmedro de la hacienda pública? ¿Cómo perdonar a los explotadores del pueblo? Por Zeus, por Anu, padre de Istar en los Persas, por Cristo, que sobran ganas de que se desaten todos los odios contra los infames, los causantes de la pobreza humana. "Y hecho un azote de cuerdas, écholes a todos del templo a los mercaderes" (Juan). ¿Y qué de Bolívar que condenó el perdón, porque era fuente de nuevos delitos? ¿Qué de la justicia que perdona a los injustos?

SEGUNDA PALABRA. "Hoy estarás conmigo en el paraíso" (Lucas). Dos hombres estaban crucificados con Cristo, y se burlaron de él, por decir que él era el hijo de Dios. Uno de ellos, le dijo:"Jesús, acuérdate de mí cuando llegues a tu reino". Jesús le respondió: "En verdad te digo, que hoy estarás conmigo en el paraíso". Cristo había aprendido el perdón del Padre. En la religión, la fe conduce a la redención del hombre, por la vía de su Dios. San Agustín señala, que: "Para ver a Dios, se requiere la visión de la fe". Mateo, enseña que Cristo dijo:" Si alguien quiere venir en pos de mí niéguese a sí mismo y tome su cruz y sígame". En el Avesta, el libro sagrado de la antigua religión Persa del zoroastrismo, se habla del "hermoso Yima, el buen pastor, que fue el primer mortal con quien conversó Ahura-Maza el creador. "El amor es sufrido y bondadoso… el amor nunca falla" (Corintios). Pero, ¿qué consuelo de salvación se le puede dar hoy a millones de pobres que arrastran sus penosas vidas? Sufrir calladamente aquí, para encontrar la igualdad y la paz en el reino de los cielos, es un verdadero contrasentido. La paz, la justicia, la igualdad, la vida plena la quiero aquí y ahora, invocó Andrés Bretón, padre del surrealismo. El paraíso aquí y ahora.

TERCERA PALABRA: "Mujer, he aquí a tu hijo. Hijo he aquí a tu madre" (Juan). Al pié de la cruz estaba María madre de Cristo y María Magdalena, Jesús mira al pié y ve a su discípulo preferido Juan, y le dice a su madre:"Mujer, ahí tienes a tu hijo". Así María no es sólo madre de Cristo, sino la madre universal de todos. Es la madre misericordiosa. La madre de siempre, la que lo ayudó a huir de Egipto, ella es: "Consuelo de los afligidos, reina de los mártires, salud de los enfermos, auxilio de los cristianos". Cuenta Mateo que andando con Cristo le preguntaron por su madre y hermano, y él respondió: "He aquí mi madre y mis hermanos. Porque todo aquél que hiciera la voluntad de mi padre que está en los cielos, ese es mi hermano y hermana y madre". En el Egipto antiguo, Isis, era símbolo de la maternidad divina. Pero de cuál fraternidad hablamos en medio de tan profundas diferencias cuantificables y dolorosas? La fe no es suficiente para explicar la maldad humana.

CUARTA PALABRA. "Dios mío, Dios mío, por qué me han abandonado" (Mateo). Enseñanza para fortalecer la fe. "Porque así como en Adán todos están muertos, así también en el Cristo todos serán vivificados."(Corintios). Calvino dirá siglos después, que la salvación no requiere de méritos. Jesús fue a Betanía para darle vida a Lázaro, la hermana de Lázaro Marta no lo creía. "Tu hermano se levantará…Yo soy la resurrección y la vida" (Juan). Era nueva prueba de Cristo sobre el poder de la fe. ¿Cómo persuadir a los malvados, a los enriquecidos con el sudor ajeno, del mal que hacen? La justicia es revolucionaria y la revolución es la mayor conquista que los pueblos pueden alcanzar. La unidad del pueblo es de clase. La fe revolucionaria es en el triunfo de la revolución, en la construcción "del hombre y la mujer nueva" del Che. No queremos la esperanza, la de espera allá. Sólo el pueblo salva al pueblo.

QUINTA PALABRA: "Tengo sed" (Juan). Le dieron a tomar vinagre, para hacer más amarga su sed. Los hombres explotados están por sed de justicia. Pilatos le recuerda que puede salvarse, y Cristo responde:"Mi reino no es de este mundo". ¿Cuántos pobres mueren al año por hambre? ¿Cuánto se gasta en el planeta en armamento? ¿Cómo apagar el juego de la injusticia? El reino de otro mundo que no es el terrenal, es después de la muerte. ¿Hay seguridad de esto? ¿No debo revelarme contra la opresión de clases? ¿Qué debo hacer para ganarme el reino de los cielos? ¿Significa esto tolerar todas las injusticias de este sistema capitalista para ganarse el reino de los cielos? ¿Es esto conciliación de clases? ¿Le conviene esta conducta pasiva de los explotados a los grandes explotadores? ¿Son o no las religiones controles para impedir revoluciones sociales?

SEXTA PALABRA: "Todo está consumado" (Juan)."El reino de Dios está cerca; arrepentíos y creed en el Evangelio" (Marcos). Jesús es ahora hombre y Dios, se hipostasió; es la salvación divina. Con la muerte o sacrificio de Cristo, el hombre lava sus pecados. "En él estaba la vida y la vida era la luz de los hombres" (Juan). Cristo terminó de tomar las últimas gotas de vinagre y muere. Se recuerda su señalamiento:"Yo soy el camino y la verdad. Nadie viene al padre sino por mí" (Juan). En los egipcios al morir una persona, su alma era pesada para recibir o no la aprobación de Osiris e ir al paraíso. ¿Y dónde quedan los pobres? "Bienaventurados los pobres, porque vuestro es el reino de Dios" (Lucas). Tantos pobres no caben en el cielo. ¿Los ricos a dónde irán? Señor baja a la tierra y aplica justicia contra tanto miserable que vive con el esfuerzo ajeno. "Señor expulsa del paraíso a Abel y pídele que venga a hacer justicia en la tierra". A Rimbau.

SEPTIMA PALABRA:"Padre, en tus manos entrego mi espíritu" (Lucas). En los asirios, Mardu era el Dios supremo, que tenía poder sobre todos los dioses. Entre los egipcios llegó a ser Amon-Ra, Krisna, Osiris, Atis, Adonis, o Mitra, en otros cultos. Son dioses y hombres a la vez. Mateo da por cierto que Cristo había nacido en Belén de Judá, durante el reino de Herodes, lo que coincidía con la profecía del hebreo Miqueas:"De ti saldrá aquél, que ha de llegar a ser gobernante de Israel". Si la pobreza crece, el mensaje religioso queda al descubierto como factor ideológico. Es la alienación y la enajenación religiosas.

La historia la mueven las contradicciones de clase, impulsadas por la conciencia colectiva de los explotados, se trata de realidades concretas y terrenales que tienen que ser superadas. La miseria no puede seguir dominando el planeta. El crecimiento de la conciencia social, hará posible la legión de revolucionarios dispuestos a morir por la dignidad de todos. Del cielo que se encarguen los astronautas.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1313 veces.



Jesús M. Vivas

Profesor Universitario con 45 años de servicio docente. PhD en Historia, egresado de la Universidad Complutense de Madrid. Más de 700 Artículos publicados a nivel nacional e internacional, mas de 60 años en la lucha revolucionaria, soy Jesus "Chucho" Vivas

 jesusm_vivas@hotmail.com

Visite el perfil de Jesús M. Vivas P. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: